Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Fasciosis plantar

(Fascitis plantar)

Por Kendrick Alan Whitney, DPM, Temple University School of Podiatric Medicine

Información:
para pacientes

La fasciosis plantar consiste en dolor en la zona de inserción de la fascia plantar y del calcáneo (entesopatía del calcáneo), que puede acompañarse o no de dolor a lo largo del borde medial de la fascia plantar. El diagnóstico es sobre todo clínico. El tratamiento consiste en ejercicios de estiramiento de los músculos de la pantorrilla y de los tejidos blandos de la planta del pie, férulas nocturnas y ortesis, y zapatos con elevación apropiada del talón.

Los síndromes de dolor en la fascia plantar se denominan fascitis plantar; sin embargo, dado que no suele haber inflamación, es más correcta la denominación de fasciosis plantar. Otros términos utilizados incluyen entesopatía del calcáneo o el síndrome del espolón del calcáneo, aunque puede no haber espolones óseos en el calcáneo. La fasciosis plantar puede deberse a un estiramiento agudo o crónico, desgarro y degeneración de la fascia en su zona de inserción.

Etiología

Las causas reconocidas incluyen acortamiento o retracción de los músculos de la pantorrilla y la fascia plantar. Los factores de riesgo de este acortamiento incluyen un estilo de vida sedentario, trabajos que obligan a estar sentado, arco del pie muy alto o bajo, y el uso crónico de zapatos de tacón alto. La afección es frecuente también entre corredores y baliarines, y en personas que deben estar paradas o caminar sobre superficies duras durante períodos prolongados. La fasciosis plantar puede asociarse con obesidad (ver Obesidad), artritis reumatoidea (ver Artritis reumatoidea (AR)), artritis reactiva (ver Artritis reactiva) y artritis psoriásica (ver Artritis psoriásica). Las inyecciones múltiples de corticoides pueden contribuir al causar cambios degenerativos en la fascia y posible pérdida de la capa adiposa subcalcánea.

Signos y síntomas

La fasciosis plantar se caracteriza por un dolor en la base del talón al apoyar el pie, en particular al levantarse por la mañana; el dolor mejora dentro de los 5 a 10 minutos y reaparece hacia el final del día. Empeora al apoyar el talón (la fase propulsiva de la marcha) y luego de períodos de descanso. El dolor agudo intenso del talón, en especial con una ligera hinchazón local, puede indicar un desgarro fascial agudo. Algunos pacientes describen un dolor quemante o punzante a lo largo del borde medial de la planta del pie al caminar.

Diagnóstico

  • Dolor reproducido por la presión del calcáneo durante la dorsiflexión

Otras afecciones que causan dolor en el talón pueden simular una fasciosis plantar:

  • El dolor punzante en el talón, en especial al quitarse los zapatos o con ligero calor y hinchazón, es más indicativo de bursitis del calcáneo (ver Bursitis calcánea inferior).

  • El dolor retrocalcáneo agudo intenso, con enrojecimiento y calor, puede indicar gota (ver Gota)

  • El dolor que se irradia desde la parte inferior de la espalda hacia el talón puede ser una radiculopatía en S1 debida a una hernia de disco en L5.

La fasciosis plantar se confirma si al aplicar presión firme con el pulgar sobre el calcáneo con el pie en dorsiflexión se desencadena dolor. Puede haber también dolor fascial a lo largo del borde medial plantar de la fascia. Si los hallazgos son dudosos, la presencia de un espolón en el talón en radiografía puede ayudar al diagnóstico; sin embargo, su ausencia no descarta el diagnóstico, y es posible que los espolones visibles no sean la causa de los síntomas. Rara vez, los espolones calcáneos no se ven claramente en la radiografía y muestran una neoformación ósea borrosa, que sugiere espondiloartropatía (p. ej, espondilitis anquilosante, artritis reactiva- (ver Resumen de espondiloartropatías seronegativas). Si se sospecha un desgarro agudo de la fascia, debe realizarse una RM.

Tratamiento

  • Férula, estiramiento y almohadillas u ortesis

Para aliviar la presión y el dolor sobre la fascia, la persona debe caminar con pasos cortos y evitar caminar descalzo. Deben evitarse las actividades que implican un impacto en el pie, como la carrera. El tratamiento más efectivo incluye el uso de almohadillas del talón y arco y ejercicios de estiramiento de la pantorrilla, y férulas nocturnas para estirar la pantorrilla y la fascia plantar mientras el paciente duerme. Las ortesis de pie prefabricadas o adaptadas al paciente también pueden aliviar la tensión en la fascia y los síntomas. Otros tratamientos incluyen modificación de las actividades, AINE, pérdida de peso en pacientes obesos, masajes con frío o calor y, en ocasiones, inyecciones de corticoides. Sin embargo, dado que las inyecciones de corticoides pueden predisponer a una fasciosis plantar, muchos médicos no las recomiendan.

En casos resistentes al tratamiento, debe iniciarse fisioterapia, administrar corticosteroides orales e indicar inmovilización con escayola o yeso antes de considerar una intervención quirúrgica. Una nueva forma de tratamiento para este tipo de fasciosis plantar que no responde al tratamiento es la terapia extracorpórea de activación del pulso (EPAT), en la que se administran ondas de pulso de baja frecuencia localmente utilizando un aplicador de mano. La onda de presión pulsada es una técnica segura, no invasiva que estimula el metabolismo y mejora la circulación de la sangre, lo que ayuda a regenerar el tejido dañado y acelerar la curación. EPAT se utiliza en los principales centros médicos.

Conceptos clave

  • La fasciosis plantar incluye diversos síndromes que causan dolor en la fascia plantar.

  • Varios factores de estilo de vida y trastornos aumentan el riesgo al producir un acortamiento de los músculos de la pantorrilla y la fascia plantar.

  • El dolor en la base del talón empeora en la posición de pie, en especial al empujar el talón y a lo largo del día.

  • El diagnóstico se confirma mediante la reproducción de dolor con la presión ejercida con el pulgar sobre el calcáneo durante la dorsiflexión.

  • El tratamiento inicial consiste en el uso de almohadillas de talón y arco en el calzado, ejercicios de estiramiento de la pantorrilla, y férulas por la noche.