Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Otras lesiones óseas

Por Michael J. Joyce, MD, Associate Clinical Professor, Orthopaedic Surgery;Orthopaedic Surgeon, Case Western Reserve University ;Cleveland Clinic

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Muchas afecciones no neoplásicas del hueso pueden simular clínica o radiológicamente un tumor óseo solitario.

Quiste óseo unicameral

Los quistes óseos unicamerales simples aparecen en los huesos largos en la zona distal a la placa epifisaria en niños. El quiste produce un adelgazamiento de la corteza y predispone a una fractura en hebilla patológica, que suele ser la forma en que se reconoce el quiste. Las radiografías simples suelen ser diagnósticas. Los quistes óseos unicamerales simples suelen aparecer como lesiones de márgenes netos sin esclerosis reactiva o una corteza expansiva. Los quistes < 5 cm pueden curar y desaparecen al curarse la fractura. Los quistes > 5 cm, en especial en niños, pueden requerir resección o curetaje e injerto óseo; sin embargo, muchos responden a la inyección de corticoides, matriz ósea desmineralizada o sustitutos sintéticos de hueso. La respuesta puede ser variable y requerir múltiples inyecciones. En un 10 a 15% de los pacientes, los quistes persisten a pesar el tratamiento.

Displasia fibrosa

La displasia fibrosa es un desarrollo anormal del hueso durante la infancia. Puede afectar uno o varios huesos. Puede presentar pigmentación cutánea y anormalidades endocrinas (síndrome de Albright). Por lo general, en la pubertad dejan de aparecer las lesiones óseas anormales de displasia fibrosa. Rara vez sufren degeneración maligna. En la radiografía, las lesiones son quísticas y pueden ser extensas y deformantes. En estudios por la imagen, las lesiones tienen una apariencia clásica de vidrio esmerilado. La calcitonina puede aliviar el dolor. Las deformaciones progresivas, las fracturas que no curan con inmovilización o un dolor intratable, pueden tratarse con cirugía.

Quiste óseo aneurismático

El quiste óseo aneurismático es una lesión expansiva idiopática que aparece antes de los 25 años. Esta lesión quística se presenta en la región metafisaria de huesos largos, aunque puede afectar cualquier hueso. Es de crecimiento lento. Se forma una nueva capa perióstica alrededor de la lesión expansible que suele ser más ancha que el hueso original. Con frecuencia produce dolor e hinchazón. El diagnóstico puede hacerse en pocas semanas hasta un año de aparecida la lesión. La apariencia radiológica es característica: el área rarefacta está bien circunscrita y excéntrica; el periostio está abultado y se extiende hacia el tejido blando, y puede estar rodeado por formación de hueso nuevo. La RM muestra niveles líquido-líquido. En las imágenes, algunas lesiones de tipo quiste óseo aneurismático pueden aparecer más ominosas, con características similares a osteosarcoma, y por lo tanto se debe sospechar osteosarcoma telangiectásico.

El tratamiento más efectivo es la resección quirúrgica de toda la lesión; en ocasiones, puede haber regresión luego de una resección incompleta. Debe evitarse la radiación en lo posible, pues pueden aparecer sarcomas. Sin embargo, la radiación puede ser el tratamiento de elección en lesiones vertebrales completamente inaccesibles que comprimen la médula espinal.