Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Generalidades de los trastornos de la concentración de magnesio

Por James L. Lewis, III, MD, Attending Physician;Attending Physician, Princeton Baptist Medical Center;Brookwood Medical Center

Información:
para pacientes

El magnesio (Mg) es el cuarto catión más abundante del organismo. Un adulto de 70 kg tiene alrededor de 2.000 mEq de Mg. Aproximadamente el 50% se encuentra secuestrado en el hueso y no puede intercambiarse con facilidad con el magnesio en los otros compartimentos. El LEC sólo contiene el 1% del Mg corporal total. El resto reside en el compartimento intracelular. La magnesemia normal oscila entre 1,4 y 2,1 mEq/L (entre 0,7 y 1,05 mmol/L).

El mantenimiento de la magnesemia depende sobre todo de la ingesta dietética y de la conservación renal e intestinal efectiva. Siete días después del inicio de una dieta deficiente en magnesio, las excreciones renal y fecal de Mg descienden hasta alrededor de 1 mEq/día (0,5 mmol/día) cada una.

Aproximadamente el 70% de la concentración sérica de Mg se ultrafiltra (se filtra a través de poros diminutos) en los riñones y el resto está unido a proteínas. La unión del Mg a las proteínas depende del pH. La magnesemia no está estrechamente relacionada con el contenido corporal total de Mg ni con el contenido intracelular de este catión. No obstante, la hipomagnesemia grave puede reflejar una disminución del contenido corporal total de Mg.

Muchas enzimas se activan en presencia de Mg o dependen de él. Este catión es necesario en todos los procesos enzimáticos que requieren ATP y para el funcionamiento de muchas de las enzimas comprometidas en el metabolismo de los ácidos nucleicos. También se requiere Mg para la actividad del cofactor tiamina pirofosfato, además de para estabilizar la estructura de ciertas macromoléculas, como DNA y RNA. Asimismo, el Mg está relacionado íntimamente con el metabolismo del Ca y el K, pero a través de mecanismos aún poco comprendidos.