Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Generalidades de la función suprarrenal

Por Ashley B. Grossman, MD, FRCP, FMedSci, Professor of Endocrinology, Churchill Hospital, University of Oxford

Información:
para pacientes

Las glándulas suprarrenales, ubicadas sobre el polo superior de cada riñón, están formadas por una corteza y una médula, y cada una tiene funciones endocrinas diferentes.

Corteza

La corteza suprarrenal produce glucocorticoides (sobre todo, cortisol), mineralocorticoides (a predominio de aldosterona) y androgénos (principalmente, dehidroepiandrosterona y androstenediona). La fisiología del sistema hipotálamo-hipófiso-adrenocortical se amplía en Discutido en Generalidades del sistema endocrino.

Los glucocorticoides promueven e inhiben la transcripción de genes en muchas células y sistemas. Los efectos más importantes son antiinflamatorios y aumento de la gluconeogénesis hepática.

Los mineralocorticoides regulan el transporte de electrolitos a través de las superficies epiteliales, en particular la conservación de sodio a cambio de potasio.

La principal actividad fisiológica de los andrógenos suprarrenales se observa después de su conversión a testosterona y dihidrotestosterona.

Médula

La médula suprarrenal está compuesta por células cromafines, que sintetizan y secretan catecolaminas (sobre todo adrenalina y, en menor medida, noradrenalina). Las células cromafines también sintetizan aminas y péptidos bioactivos (p. ej., histamina, serotonina, cromograninas, hormonas neuropeptídicas). La adrenalina y la noradrenalina, principales aminas efectoras del sistema nervioso simpático, son responsables de la respuesta de “lucha o huida” (es decir, efectos cronotrópicos e ionotrópicos sobre el corazón, broncodilatación, vasoconstricción periférica y esplácnica con vasodilatación muscular esquelética y efectos metabólicos sobre la glucogenólisis, la lipólisis y la secreción de renina).

Síndromes clínicos

La mayoría de los síndromes por deficiencia afectan la producción de todas las hormonas adrenocorticales. La hipofunción puede ser primaria (funcionamiento anormal de la glándula suprarrenal propiamente dicha, como en la enfermedad de Addison–ver Enfermedad de Addison) o secundaria (debido a la falta de estimulación suprarrenal por la hipófisis o el hipotálamo, aunque algunos expertos consideran terciaria a la disfunción hipotalámica).

La hiperfunción causa varios síndromes clínicos diferentes. La hipersecreción de andrógenos produce virilización suprarrenal (ver Virilización suprarrenal), la de glucocorticoides produce síndrome de Cushing (ver Síndrome de Cushing) y la de aldosterona produce hiperaldosteronismo (aldosteronismo–ver Aldosteronismo primario). A menudo, estos síndromes presentan características superpuestas. La hiperfunción puede ser compensadora, como en la hiperplasia suprarrenal congénita (ver Generalidades de la hiperplasia suprarrenal congénita), o secundaria a una hiperplasia adquirida, un adenoma o un adenocarcinoma. Los pacientes con feocromocitoma producen una cantidad excesiva de adrenalina y noradrenalina (ver Feocromocitoma).