Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Enfermedad digestiva funcional

Por Stephanie M. Moleski, MD, Assistant Professor of Medicine, Division of Gastroenterology & Hepatology, Thomas Jefferson University Hospital

Información:
para pacientes

1 iOS Android

A menudo, no se detecta ninguna causa fisiológica de los trastornos digestivos, aun después de una evaluación exhaustiva. Se dice que estos pacientes presentan enfermedad funcional, que representa del 30 al 50% de las derivaciones a gastroenterólogos. La enfermedad funcional puede manifestarse por síntomas digestivos altos o bajos.

No se conocen con claridad los motivos de los síntomas funcionales. Cierta evidencia sugiere que estos pacientes presentan hipersensibilidad visceral, una alteración de la nocicepción por la que perciben molestias causadas por sensaciones (p. ej., distensión luminal, peristalsis) que otras personas no hallan molestas. En algunos pacientes, cuadros psicológicos como ansiedad (con aerofagia o no), trastorno de conversión, somatización de la depresión o hipocondría se asocian con síntomas digestivos. Las teorías psicológicas sostienen que los síntomas funcionales pueden satisfacer ciertas necesidades psicológicas. Por ejemplo, algunos pacientes con enfermedad crónica obtienen beneficios secundarios de estar enfermos. Para ellos, el tratamiento eficaz de los síntomas puede inducir la aparición de otros.

Los trastornos digestivos funcionales son difíciles de comprender y tratar para muchos médicos que solicitan derivaciones y para gastroenterólogos, y la incertidumbre puede provocar frustración y actitudes críticas. Los médicos deben evitar solicitar estudios reiterados o indicar pruebas con múltiples fármacos al paciente que insiste con trastornos inexplicables. Cuando los síntomas no son sugestivos de enfermedad grave, el médico debe aguardar en lugar de iniciar otro plan diagnóstico o terapéutico. A su tiempo, nueva información puede orientar la evaluación y el tratamiento. En ocasiones, los trastornos funcionales afectan a pacientes con enfermedad fisiológica (p. ej., úlcera péptica, esofagitis); estos síntomas pueden no remitir aun cuando se trate la enfermedad fisiológica.