Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

eEsprúe tropical

Por Atenodoro R. Ruiz, Jr., MD, Consultant, Section of Gastroenterology, The Medical City, Pasig City, Metro-Manila, Philippines

Información:
para pacientes

El esprúe tropical es una enfermedad adquirida, rara, probablemente de etiología infecciosa, caracterizada por malabsorción y anemia megaloblástica. El diagnóstico ser realiza por la clínica y por biopsia de intestino delgado. El tratamiento consiste en tetraciclina y ácido fólico durante 6 meses.

Etiología

El esprúe tropical se observa principalmente en el Caribe, sur de India y sudeste de Asia, y afecta tanto a nativos como a visitantes. La enfermedad es rara en los visitantes que pasan < 1 mes en regiones donde la enfermedad es endémica. Si bien se desconoce la etiología, se considera que se debe a la infección crónica del intestino delgado por cepas toxigénicas de bacterias coliformes. La malabsorción de ácido fólico y vitamina B12 causa anemia megalobástica. Rara vez se ha comunicado esprúe tropical en los EE. UU., y la incidencia mundial ha disminuido en las últimas décadas, quizá debido al mayor uso de antibióticos en la diarrea del viajero aguda (ver Diarrea del viajero).

Signos y síntomas

Los pacientes suelen tener diarrea aguda, con fiebre y malestar general. A continuación, se inicia una fase crónica de diarrea más leve, náuseas, anorexia, cólicos abdominales y cansancio. La esteatorrea es frecuente. Con el tiempo, aparecen deficiencias nutricionales, en especial de ácido fólico y vitamina B12, después de varios meses a años. El paciente también puede presentar pérdida de peso, glositis, estomatitis y edema periférico.

Diagnóstico

  • Endoscopia con biopsia de intestino delgado

  • Pruebas en sangre para investigar las consecuencias de la malabsorción

Se sospecha un esprúe tropical en personas que viven en regiones donde la enfermedad es endémica, o las han visitado, y que tienen anemia megaloblástica y síntomas de malabsorción. La prueba definitiva es la endoscopia digestiva alta con biopsia de intestino delgado. Las alteraciones histológicas características (véase Histología de la mucosa de intestino delgado en ciertos trastornos malabsortivos) suelen comprometer todo el intestino delgado y consisten en acortamiento de las vellosidades con infiltración de células inflamatorias crónicas en el epitelio y la lámina propia. Deben descartarse enfermedad celíaca (ver Enfermedad celíaca) e infección parasitaria (ver Infección e infestación digestiva).

Otros estudios de laboratorio (p. ej., hemograma completo; albúmina; Ca; TP; y concentraciones de hierro, ácido fólico y B12) ayudan a evaluar el estado nutricional. El tránsito baritado de intestino delgado puede mostrar segmentación del bario, dilatación de la luz y engrosamiento de los pliegues mucosos. La absorción de d‑xilosa es anormal en > 90% de los casos. Sin embargo, estas pruebas no son específicas ni esenciales para el diagnóstico.

Tratamiento

  • Tetraciclina a largo plazo

El tratamiento consiste en tetraciclina en dosis de 250 mg por vía oral 4 veces al día durante 1-2 meses y, después, 2 veces al día hasta por 6 meses, lo que depende de la gravedad de la enfermedad y de la respuesta al tratamiento. Se puede indicar doxiciclina, 100 mg 2 veces al día VO, en lugar de tetraciclina. Debe administrarse ácido fólico, de 5 a 10 mg por vía oral una vez al día, durante el primer mes junto con vitamina B12, 1 mg IM semanalmente durante varias semanas. La anemia megalobástica desaparece con rapidez, y la respuesta clínica es sustancial. Otros reemplazos nutricionales se indican según sea necesario. Puede haber recidivas en el 20% de los casos. La falta de respuesta después de 4 semanas de tratamiento sugiere otro trastorno.