Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Rumiación

Por Norton J. Greenberger, MD, Harvard Medical School;Brigham and Women's Hospital

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La rumiación es la regurgitación (por lo general, involuntaria) de pequeñas cantidades de alimento del estómago (la mayoría de las veces, 15-30 min después de comer) que vuelven a masticarse y, en la mayoría de los casos, se tragan otra vez. Los pacientes no refieren náuseas ni dolor abdominal.

La rumiación suele observarse en lactantes. Se desconoce la incidencia en adultos, porque rara vez es comunicada por los propios pacientes.

Etiología

Los pacientes con acalasia o un divertículo de Zenker pueden regurgitar alimentos no digeridos sin náuseas. En la mayoría de los pacientes que no presentan estos trastornos esofágicos obstructivos, se conoce poco la fisiopatología. En los seres humanos no se ha informado la peristalsis inversa de los rumiantes. Es probable que el trastorno sea un hábito aprendido, inadaptado, y puede formar parte de un trastorno alimentario. La persona aprende a abrir el esfínter esofágico inferior y a propulsar el contenido gástrico hacia el esófago y las fauces aumentando la presión gástrica mediante la contracción y relajación rítmicas del diafragma.

Signos y síntomas

No hay náuseas, dolor ni disfagia. Durante períodos de estrés, el paciente puede ser menos cuidadoso en ocultar la rumiación. Al observar la acción por primera vez, otros pueden indicarle que consulte a un médico. Rara vez, los pacientes regurgitan y expulsan suficientes alimentos como para perder peso.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • En ocasiones, endoscopia, estudios de motilidad esofágica o ambos

La rumiación suele diagnosticarse por observación. La anamnesis psicosocial puede revelar estrés emocional subyacente. Se requiere endoscopia o seriada GI alta para descartar trastornos que causan obstrucción mecánica o un divertículo de Zenker. Puede recurrirse a manometría esofágica y estudios para evaluar la evacuación gástrica y la motilidad antoduodenal para detectar una alteración de la motilidad.

Tratamiento

  • Técnicas conductistas

El tratamiento es de sostén. Por lo general, la farmacoterapia no es útil. Los pacientes motivados pueden responder a técnicas conductistas (p. ej., relajación, biorretroalimentación, entrenamiento en respiración diafragmática [utilizar el diafragma en lugar de los músculos torácicos para respirar]). La consulta psiquiátrica puede ser de utilidad.