Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Metástasis tumorales hepáticas

Por Steven K. Herrine, MD, Professor of Medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology ;Vice Dean for Academic Affairs, Thomas Jefferson University;Sidney Kimmel Medical College

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las metástasis hepáticas son frecuentes y pueden ser secundarias a numerosos tipos de cáncer, en especial del tubo digestivo, la mama, el pulmón y el páncreas. Los primeros síntomas de las metástasis suelen ser inespecíficos (p. ej., pérdida de peso, molestias en el cuadrante superior derecho del abdomen) e incluso en ocasiones representan el primer síntoma del cáncer primario. Las metástasis hepáticas se sospechan en pacientes que experimentan pérdida de peso y hepatomegalia o que presentan tumores primarios capaces de diseminarse al hígado. El diagnóstico suele confirmarse con un estudio de diagnóstico por la imagen, con mayor frecuencia ecografía, TC helicoidal con contraste o RM con contraste. El tratamiento suele consistir en quimioterapia paliativa.

El cáncer de hígado metastásico es más frecuente que el primario y a veces es la manifestación inicial de un cáncer procedente del tubo digestivo, las mamas, los pulmones o el páncreas.

Signos y síntomas

Las metástasis hepáticas tempranas pueden ser asintomáticas, pero en general producen síntomas inespecíficos de cáncer (p. ej., pérdida de peso, anorexia, fiebre). El paciente podría presentar hepatomegalia dura o dolorosa, pero la hepatomegalia masiva con nódulos palpables con facilidad indica una enfermedad hepática avanzada. Los soplos hepáticos y el dolor pleurítico con un roce suprayacente son poco frecuentes pero patognomónicos. En ocasiones se desarrolla esplenomegalia, en especial cuando el cáncer primario es pancreático. La siembra peritoneal tumoral concomitante puede producir ascitis, pero la ictericia suele ser leve o estar ausente en el período inicial, salvo cuando un tumor causa obstrucción biliar.

En el estadio terminal, la ictericia progresiva y la encefalopatía hepática predicen la muerte del paciente.

Diagnóstico

  • TC o RM con contraste

  • En ocasiones, biopsia

Se sospecha la presencia de metástasis hepáticas en pacientes que perdieron peso y presentan hepatomegalia o tumores primarios que podrían diseminarse al hígado. Si se sospechan metástasis, suele solicitarse un hepatograma, pero los resultados en general son inespecíficos. Las concentraciones de fosfatasa alcalina, γ-glutamil transpeptidasa y, a veces, lactato deshidrogenasa (LDH) aumentan en forma típica antes o en mayor medida que otras pruebas, pero las concentraciones de aminotransferasa varían. Los estudios de diagnóstico por la imagen poseen adecuada sensibilidad y especificidad. La ecografía suele ser útil, pero la TC o la RM con contraste suelen ser más precisas.

La biopsia hepática bajo guía de imágenes permite arribar al diagnóstico de certeza y se indica si las otras pruebas producen resultados ambiguos o si la información histológica (p. ej., tipo celular de las metástasis hepáticas) puede ayudar a definir el plan terapéutico.

Tratamiento

El tratamiento depende de la extensión de las metástasis.

Cuando el paciente presenta metástasis solitarias o muy pocas metástasis secundarias a un cáncer colorrectal, la resección quirúrgica podría prolongar la supervivencia.

De acuerdo con las características del tumor primario, la quimioterapia sistémica podría reducir el tamaño tumoral y prolongar la vida, pero no es curativa. En ocasiones, la quimioterapia intraarterial hepática produce el mismo efecto pero con menos efectos adversos sistémicos o efectos más leves.

En ciertos casos, la radioterapia en el hígado reduce el dolor intenso secundario a las metástasis avanzadas, pero no prolonga la vida. La enfermedad extensa es fatal y se maneja en forma óptima con medidas paliativas para el paciente y de sostén para la familia (ver El paciente moribundo).

neoplasias hematológicas e hígado

El hígado se compromete con frecuencia en pacientes con leucemia avanzada y trastornos hematológicos relacionados. Estas enfermedades no requieren biopsia hepática. En el linfoma hepático, en especial en el linfoma de Hodgkin, la extensión del compromiso hepático determina el estadio y el tratamiento, pero puede ser difícil de evaluar. La hepatomegalia y las alteraciones del hepatograma podrían reflejar una reacción sistémica al linfoma más que una diseminación al hígado, y la biopsia suele mostrar infiltrados mononucleares inespecíficos localizados o granulomas de significado incierto. El tratamiento está destinado a la neoplasia hematológica.

Recursos en este artículo