Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Generalidades sobre las vitaminas

Por Larry E. Johnson, MD, PhD, Associate Professor of Geriatrics and Family and Preventive Medicine;Attending Physician, University of Arkansas for Medical Sciences;Central Arkansas Veterans Healthcare System

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Las vitaminas pueden ser liposolubles (vitaminas A, D, E y K) o hidrosolubles (vitaminas del complejo B y vitamina C). Las vitaminas del complejo B incluyen la biotina, el ácido fólico, la niaciana, el ácido pantoténico, la riboflavina (B2), la tiamina (B1), la B6 (piridoxina) y la B12 (cobalaminas). Para los requerimientos dietéticos, fuentes, funciones, efectos de las deficiencias y toxicidades, niveles plasmáticos y dosificaciones terapéuticas usuales de las vitaminas, ver Ingestión diaria recomendada de vitaminas y Fuentes, funciones y efectos de las vitaminas

Los requerimientos dietéticos de vitaminas (y otros nutrientes) se expresan como ingestión diaria recomendada (DRI, por su sigla en inglés). Existen tres tipos de DRI:

  • Requerimientos diarios recomendados (RDA, por su sigla en inglés): Los RDA se determinan para alcanzar las necesidades del 97 al 98% de la población sana.

  • Ingestión adecuada (AI, por su sigla en inglés: Cuando los datos para calcular un RDA son insuficientes, los AI se basan en cálculos empíricos o experimentales de la ingestión de los nutrientes por la población sana.

  • Nivel superior tolerable de ingestión (UL, por su sigla en inglés): El UL es la máxima cantidad de un nutriente que la mayoría de los adultos pueden ingerir por día sin riesgo de sufrir efectos adversos.

En los países industrializados, las deficiencias vitamínicas pueden ser resultado sobre todo de la pobreza, las dietas de moda, los fármacos (ver Interacciones entre nutrientes y fármacos y Interacciones potenciales entre vitaminas y fármacos), el alcoholismo; también, la alimentación por vía parenteral prolongada o con suplementos inadecuados. La deficiencia vitamínica leve es frecuente en adultos mayores débiles o institucionalizados que tienen desnutrición calórico-proteica. En los países en desarrollo, las deficiencias pueden producirse por la falta de acceso a los nutrientes. Las deficiencias de vitaminas hidrosolubles (excepto la vitamina B12) pueden desarrollarse semanas a meses después de aparecida la desnutrición. Las deficiencias de vitaminas liposolubles y de vitaminas B12 tardan > 1 año en desarrollarse porque el cuerpo las almacena en cantidades relativamente grandes. La ingestión de cantidades suficientes de vitaminas para prevenir las deficiencias clásicas de vitaminas (como el escorbuto o el beriberi) puede no ser adecuada para mantener una salud óptima. Esto aún genera controversia y demanda investigaciones más detalladas.

La dependencia vitamínica es el resultado de un defecto genético que afecta el metabolismo de una vitamina. En algunos casos, dosis de vitaminas tan altas como 1000 veces los DRI mejoran la función de la vía metabólica alterada.

La toxicidad vitamínica (hipervitaminosis) suele ser resultado de la ingestión de megadosis de vitaminas A, D, C, B6 o niacina.

Ingestión diaria recomendada de vitaminas

Edad (años)

Ácido fólico (μg)

Niacina (mg NE*)

Riboflavina (mg)

Tiamina (mg)

Vitamina A (μg)

Vitamina B6 (mg)

Vitamina B12 (μg)

Vitamina C (mg)

Vitamina D (IU)

Vitamina E (mg)

Vitamina K (μg)

Lactantes

0–6 meses

65

2

0,3

0,2

400

0,1

0,4

40

400

4

2,0

7–12 meses

80

4

0,4

0,3

500

0,3

0,5

50

400

5

2,5

Niños

1–3

150

6

0,5

0,5

300

0,5

0,9

15

600

6

30

4–8

200

8

0,6

0,6

400

0,6

1,2

25

600

7

55

Hombres

9–13

300

12

0,9

0,9

600

1,0

1,8

45

600

11

60

14–18

400

16

1,3

1,2

900

1,3

2,4

75

600

15

75

19–70

400

16

1,3

1,2

900

1,3

2,4

90

600

15

120

> 70

400

16

1,3

1,2

900

1,7

2,4

90

800

15

120

Mujeres

9–13

300

12

0,9

0,9

600

1,0

1,8

45

600

11

60

14–18

400

14

1,0

1,0

700

1,2

2,4

65

600

15

75

19–70

400

14

1,1

1,1

700

1,3

2,4

75

600

15

90

70

400

14

1,1

1,1

700

1,5

2,4

75

800

15

90

Mujeres embarazadas

19–50 años

600

18

1,4

1,4

770

1,9

2,6

85

600

15

90

Mujeres que amamantan

19–50 años

500

17

1,6

1,4

1300

2,0

2,8

120

600

19

90

Límite superior (UL)§

1000

35

ND

ND

3000

100

ND

2000

4000

1000

ND

Nota: Los requerimientos diarios recomendados (RDA) se muestran en letra normal. Los RDA se determinan para alcanzar las necesidades del 97 a 98% de la población sana.

La ingestión adecuada (AI) se muestra en negrita. Cuando los datos para calcular los RDA para un nutriente son insuficientes, los AI se basan en cálculos empíricos o experimentales de la ingestión de los nutrientes por la población sana.

*1 equivalente de niacina (NE) es igual a 1 mg de niacina o 60 mg de triptófano de la dieta.

200 UI de vitamina D es igual a 5 μg de colecalciferol.

800 UI de vitamina D es la reocmendación para personas 70 años.

§UL es la máxima cantidad de un nutriente que la mayoría de los adultos pueden ingerir por día sin riesgo de sufrir efectos adversos. Cuanto más se exceda el UL, mayor es el riesgo de efectos adversos.

ND = no determinado por falta de datos (las fuentes deben limitarse a los alimentos); RAE = equivalentes de la actividad del retinol (1 µg RAE de precursor de vitamina A = 3,33 UI).

Adaptado de Dietary Reference Intakes, Food and Nutrition Board, Institute of Medicine. Washington, DC: National Academy Press.

Fuentes, funciones y efectos de las vitaminas

Nutriente

Fuentes principales

Funciones

Efectos de la deficiencia y la toxicidad

Ácido fólico

Verduras de hojas verdes, frutas, carnes de vísceras (p. ej., hígado), cereales y panes enriquecidos

Maduración de eritrocitos

Síntesis de purinas, pirimidinas y metionina

Desarrollo del sistema nervioso central

Deficiencia: anemia megaloblástica; defectos congénitos del tubo neural, confusión

Niacina (ácido nicotínico, nicotinamida)

Hígado, carnes rojas, pescado, aves de corral, legumbres, cereales y panes integrales o enriquecidos

Reacciones de óxido-reducción

Metabolismo celular y de los hidratos de carbono

Deficiencia: Pelagra (dermatitis, glositis, disfunción gastrointestinal y del sistema nervioso central)

Toxicidad: Rubor

Riboflavina (vitamina B2)

Leche, queso hígado, carne, huevos, productos con cereales enriquecidos

Metabolismo de los hidratos de carbono y las proteínas

Integridad de las membranas mucosas

Deficiencia: Queilosis, estomatitis angular, vascularización córnea

Tiamina (vitamina B1)

Granos, carnes (en especial, cerdo e hígado), productos con cereales enriquecidos, nueces, legumbres, patatas

Metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos, aminoácidos y alcohol

Función de las neuronas centrales y periféricas

Función miocárdica

Deficiencia: Beriberi (neuropatía periférica, insuficiencia cardíaca), síndrome de Wernicke-Korsakoff

Vitamina A (retinol)

Como precursor vitamínico: aceite de hígado de pescado, hígado, yemas de huevo, manteca, productos lácteos fortificados con vitamina A

Como precursores carotenoides: vegetales verdes y amarillos, frutas amarillas y naranjas

Formación de rodopsina (un pigmento fotorreceptor en la retina)

Integridad de los epitelios

Estabilidad de los lisosomas

Síntesis de glucoproteínas

Deficiencia: Ceguera nocturna, hiperqueratosis folicular, xeroftalmia, queratomalacia, mayor morbilidad y mortalidad en niños pequeños

Toxicidad: Cefalea, descamación de la piel, hepatoesplenomegalia, hipertensión endocraneana, papiledema, hipercalcemia

Vitaminas del complejo B6 (piridoxina, piridoxal, piridoxamina)

Carne de vísceras (p. ej., hígado), cereales, pescados, legumbres

Metabolismo del nitrógeno (p. ej., transaminaciones, síntesis del hemo y de las porfirinas, conversión del triptófano en niacina)

Biosíntesis de ácidos nucleicos

Metabolismo de los ácidos grasos, lípidos y aminoácidos

Deficiencia: Convulsiones, anemia, neuropatías, dermatitis seborreica

Toxicidad: Neuropatía periférica

Vitamina B12 (cobalaminas)

Carnes (en especial, ternera, cerdo, vísceras, aves de corral), huevos, cereales fortificados, leche y productos lácteos

Maduración de eritrocitos, función neural, síntesis de DNA, síntesis y reparación de la mielina

Deficiencia: Anemia megaloblástica, déficits neurológicos (confusión, parestesias, ataxia)

Vitamina C (ácido ascórbico)

Frutas cítricas, tomates, patatas, brócoli, frutillas, pimientos dulces

Formación de colágeno

Salud ósea y de los vasos sanguíneos

Producción de carnitina, hormonas y aminoácidos

Cicatrización de heridas

Deficiencia: Escorbuto (hemorragias, pérdida de los dientes, gingivitis, defectos óseos)

Vitamina D (colecalciferol, ergocalciferol)

Radiación con rayos ultravioleta B de la piel (fuente principal), productos lácteos fortificados (fuente principal dietética), aceites de hígado de pescado, pescados grasos, hígado

Absorción de calcio y fosfato

Mineralización y reparación óseas

Reabsorción tubular de calcio

función tiroidea y de la insulina, mejoría de la función inmunitaria, disminución del riesgo de enfermedades autoinmunitarias

Deficiencia: Raquitismo (en ocasiones asociado a tetania), osteomalacia

Toxicidad: Hipercalcemia, anorexia, insuficiencia renal, calcificaciones metastásicas

Vitaminas del grupo E (α-tocoferol, otros tocoferoles)

Aceites vegetales, nueces, legumbres

Antioxidante intracelular

Elimina los radicales libres de las membranas biológicas

Deficiencia: Hemólisis eritrocitaria, déficits neurológicos

Toxicidad: Predisposición a hemorragias

Vitaminas del grupo K (filoquinona, menaquinonas)

Vegetales de hojas verdes (en especial, espinaca, lechuga y coles), brotes de soja, aceites vegetales

Bacterias del tracto gastrointesinal después del período neonatal

Formación de protrombina, otros factores de la coagulación y proteínas óseas

Deficiencia: Sangrado por deficiencia de protrombina y otros factores, osteopenia

Interacciones potenciales entre vitaminas y fármacos

Nutriente

Fármaco

Biotina

Antibióticos, antiepilépticos

Ácido fólico

Alcohol, 5-fluorouracilo, metformina, metotrexato, anticonceptivos orales, anticonvulsivos (p. ej., fenobarbital, fenitoína, primidona), sulfasalazina, triamtireno, trimetoprima

Niacina

Alcohol, isoniacida

Riboflavina

Alcohol, barbitúricos, fenotiacinas, diuréticos tiacídicos, antidepresivos

Tiamina

Alcohol; anticonceptivos orales, antagonistas de la tiamina en el café, té, pescado crudo y col roja

Vitamina A

Colestiramina, aceite mineral

Vitamina B6

Alcohol, antiepilépticos, corticosteroides, cicloserina, hidralazina, isoniacida, levodopa, anticonceptivos orales, penicilamina

Vitamina B12

Antiácidos, metformina, óxido nitroso (exposición crónica)

Vitamina C

Corticosteroides

Vitamina D

Antipsicóticos, corticosteroides, aceite mineral, anticonvulsivos, rifampicina

Vitamina E

Aceite mineral, warfarina

Vitamina K

Antibióticos, antiepilépticos, aceite mineral, rifampicina, warfarina

Muchas personas comen de manera irregular, por lo que los alimentos solos pueden proporcionar cantidades subóptimas de cada vitamina. En estos casos, puede aumentar el riesgo de algunos cánceres o de otras enfermedades. Sin embargo, no se ha demostrado que los suplementos multivitamínicos diarios reduzcan el riesgo de cáncer.

Recursos en este artículo