Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Herpes zóster oftálmico

(Virus herpes zóster oftálmico, herpes zóster oftálmico, virus varicela zóster oftámico)

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

El herpes zóster oftálmico es la infección por el virus varicela zóster (Ver también Herpes zóster) que afecta el ojo. Los signos y síntomas, que pueden ser intensos, consisten en exantema en el dermatoma de la frente e inflamación dolorosa de todos los tejidos del segmento anterior y rara vez del segmento posterior del ojo. El diagnóstico se basa en el aspecto típico del segmento anterior del ojo si se asocia a dermatitis zóster de la primera rama del trigémino (V1). El tratamiento se realiza con antivirales orales, midriáticos y corticoides tópicos.

El herpes zóster de la frente afecta el globo ocular en tres cuartas partes de los casos cuando hay afectación del nervio nasociliar (indicada por lesiones en la punta de la nariz) y en un tercio de los casos sin afectación de la punta nasal. En términos generales, el globo ocular se afecta en la mitad de los pacientes.

Signos y síntomas

Puede presentarse un prodromo de hormigueos en la frente. Durante la enfermedad aguda, además del exantema frontal doloroso, los signos y síntomas pueden incluir dolor ocular intenso, edema palpebral pronunciado, hiperemia conjuntival, epiescleral y pericorneana, edema corneano y fotofobia.

Complicaciones

La queratitis y/o la uveítis (ver Aspectos generales de la uveítis) puede ser grave y producir cicatrización. Son frecuentes las secuelas graves como glaucoma, cataratas, uveítis crónica o recurrente, cicatrices corneanas, neovascularización corneana e hipoestesia, que suponen un riesgo para la visión. Más tarde, puede aparecer una neuralgia posherpética. Los pacientes pueden desarrollar epiescleritis (ver Epiescleritis) o retinitis.

Diagnóstico

  • El herpes zóster sobre la frente o el párpado más hallazgos oculares

El diagnóstico se basa en la erupción aguda típica herpética sobre la frente o los párpados, con una historia característica más signos de erupción previa por zóster (p. ej., cicatrices hipopigmentadas atróficas). Las lesiones vesiculosas o ampollosas en esta distribución que no afectan aún el ojo sugieren un riesgo importante y deben conducir a una consulta a oftalmología para determinar si el ojo está afectado. Los cultivos y los estudios inmunológicos o de PCR de la piel en la evaluación inicial o las pruebas serológicas seriadas sólo se realizan cuando hay lesiones atípicas y el diagnóstico es dudoso.

Tratamiento

  • Antivirales orales (p. ej., aciclovir, famciclovir, valaciclovir)

  • A veces, corticoides tópicos

El tratamiento precoz con 800 mg de aciclovir VO 5 veces al día o con 500 mg de famciclovir o 1 g de valaciclovir VO 3 veces al día durante 7 días reduce las complicaciones oculares. Los pacientes con uveítis o queratitis necesitan corticoides tópicos (p. ej., acetato de prednisolona al 1% instilado cada hora para la uveítis o 4 veces al día para la queratitis al inicio, alargando los intervalos cuando vayan mejorando los síntomas). La pupila debe dilatarse con atropina al 1% o escopolamina al 0,25% cada 8 horas. La presión intraocular debe ser controlada y tratada si se eleva significativamente por encima de valores normales.

El uso de una serie breve o de megadosis de corticoides orales para prevenir la neuralgia posherpética en> 60 años con buen estado general es controvertido.

Conceptos clave

  • En alrededor de la mitad de los casos de reactivación V1 de la infección por el virus varicela zóster resulta afectado el ojo.

  • La queratitis o uveítis puede ser grave y producir morbilidad.

  • La aparición de la erupción típica del herpes zóster habitualmente es diagnóstica.

  • El tratamiento se realiza con antivirales orales y habitualmente corticoides tópicos y dilatación pupilar.

Recursos en este artículo