Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Lagrimeo

(Epífora)

Por Kathryn Colby, MD, PhD, Professor and Chair, Department of Ophthalmology and Visual Science, The University of Chicago Medicine & Biological Sciences

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El lagrimeo excesivo puede producir una sensación de ojos acuosos o hacer que las lágrimas corran por las mejillas (epífora).

Fisiopatología

Las lágrimas se producen en la glándula lagrimal y drenan a través de los puntos superiores e inferiores en los canalículos y luego en el sacro lagrimal y el conducto nasolagrimal (ver figura Anatomía del sistema lagrimal.). La obstrucción del drenaje de las lágrimas puede conducir a estasis e infección. La infección recurrente del saco lagrimal (dacriocistitis) a veces puede propagarse y conducir potencialmente a una celulitis orbitaria.

Anatomía del sistema lagrimal.

Etiología

Globalmente, las causas más frecuentes de lagrimeo son

  • Infección de las vías aéreas superiores

  • Rinitis alérgica

El lagrimeo puede ser causado por un aumento de la producción de lágrimas o una disminución del drenaje nasolagrimal.

Aumento de la producción de lágrimas

Las causas más frecuentes son:

  • Infección de vías aéreas superiores

  • Rinitis alérgica

  • Conjuntivitis alérgica

  • Ojos secos (lagrimeo reflejo producido en respuesta a la sequedad de la superficie ocular)

  • Triquiasis

Cualquier trastorno que produce irritación conjuntival o corneana puede aumentar la producción de lágrimas (véase Algunas causas de lagrimeo). Sin embargo, la mayoría de los pacientes con trastornos de la córnea que producen un exceso de lagrimeo (p. ej., abrasión corneana, úlcera de córnea, cuerpo extraño corneano, queratitis) o un glaucoma primario de ángulo estrecho o uveítis anterior se presentan con síntomas oculares distintos del lagrimeo (p. ej., dolor ocular, enrojecimiento). La mayoría de las personas que han estado llorando no se presentan para una evaluación del lagrimeo.

Disminución del drenaje nasolagrimal

Las causas más frecuentes son

  • Estenosis del conducto nasolagrimal relacionada con la edad idiopática

  • Dacriocistitis

  • Ectropión

La obstrucción del sistema de drenaje nasolagrimal puede ser causada por estenosis, tumores o cuerpos extraños (p. ej., cálculos, a menudo asociados con una infección subclínica por Actinomyces). La obstrucción también puede ser una malformación congénita. Muchos trastornos y fármacos pueden producir estenosis u obstrucción del drenaje nasolagrimal.

Algunas causas de lagrimeo

Causa

Hallazgos sugestivos

Trastornos que causan una producción excesiva de lágrimas

Ojos secos con lagrimeo reflejo

Empeora en los días fríos o ventosos o con la exposición al humo de cigarrillo o al calor seco

Sensación intermitente de cuerpo extraño

En los pacientes con un trastorno conocido por causar sequedad ocular (p. ej., blefaritis)

Irritación de la superficie ocular (p. ej., conjuntivitis alérgica, abrasión, erosión o úlcera de la córnea, cuerpo extraño, orzuelo, conjuntivitis infecciosa, sustancias químicas irritantes, queratitis, triquiasis, irritación con lesiones punteadas debidas a la paresia de los músculos del cierre palpebral como sucede en la parálisis facial)

Arenilla

Enrojecimiento

En pacientes con lesiones corneanas, dolor, sensación constante de cuerpo extraño y fotofobia

Conjuntivitis alérgica

Prurito

Posiblemente folículos en la conjuntiva tarsal

Irritación e inflamación nasal (p. ej., rinitis alérgica, infección de vías aéreas superiores)

Rinorrea, estornudos, congestión nasal

Trastornos que producen obstrucción del drenaje nasolagrimal

Obstrucción congénita del conducto nasolagrimal

Síntomas que comienzan poco después de las 2 semanas de vida

Estenosis idiopática del conducto nasolagrimal relacionada con la edad

Examen habitualmente normal excepto por evidencia de obstrucción

Dacriocistitis

Dolor nasal

A menudo, hinchazón, enrojecimiento y calor sobre el saco lagrimal y, con la palpación, dolor y expresión de pus

Tumores

Masa dura en el sistema del conducto nasolagrimal, sobre todo en los ancianos

Otras causas de estenosis u obstrucción del drenaje nasolagrimal (véase texto)

Con frecuencia, factores de riesgo

A menudo no existen hallazgos característicos en el examen fuera de la obstrucción

Trastornos que producen disminución del drenaje sin obstrucción

Mala alineación entre la película de lágrimas y los puntos (p. ej., ectropión, entropión)

Habitualmente, visible en el examen

Otras causas de estenosis u obstrución del drenaje nasolagrimal incluyen

  • Quemaduras

  • Agentes quimioterápicos

  • Colirios (sobre todo yoduro de ecotiofato, adrenalina y pilocarpina)

  • Infección, incluida la canaliculitis (p. ej., producida por Staphylococcus aureus,Actinomyces,Streptococcus,Pseudomonas, virus herpes zóster, conjuntivitis por herpes simple, mononucleosis infecciosa, papilomavirus humano, Ascaris, lepra, tuberculosis)

  • Trastornos inflamatorios (sarcoidosis, granulomatosis con poliangeítis [antes llamada granulomatosis de Wegener])

  • Lesiones (p. ej., fracturas nasoetmoidales; cirugía nasal, orbitaria o sinusal endoscópica)

  • Obstrucción de la salida nasal a pesar de un sistema nasolagrimal intacto (p. ej., infección de vías aéreas superiores, rinitis alérgica, sinusitis)

  • Radioterapia

  • Síndrome de Stevens-Johnson

  • Tumores (p. ej., tumores primarios del saco lagrimal, papilomas benignos, carcinoma epidermoide y basocelular, carcinoma de células transicionales, histiocitomas fibrosos, granuloma de la línea media, linfoma)

Evaluación

Anamnesis

Antecedentes de enfermedad actual: evalúan la duración, el inicio y la gravedad de los síntomas, que incluyen el hecho de que las gotas cayeran por las mejillas (epífora verdadera). Se determinan los efectos del clima, la humedad ambiental y el humo de cigarrillo.

Revisión por aparatos y sistemas: se deben evaluar síntomas de posibles causas, que incluyen prurito, rinorrea o estornudos (sobre todo cuando ocurren de forma incesante o después de la exposición a alérgenos potenciales específicos como una reacción alérgica), irritación o dolor ocular (blefaritis, abrasión corneana, sustancias químicas irritantes) y dolor cerca del canto medial (dacriocistitis). Deben buscarse otros síntomas, aunque tienen menos sensibilidad diagnóstica, que incluyen cefalea posicional, rinorrea purulenta, tos nocturna y fiebre (sinusitis, granulomatosis con poliangeítis), erupciones (síndrome de Stevens-Johnson), tos, disnea y dolor torácico (sarcoidosis) o epistaxis, hemoptisis, poliartralgias y mialgias (granulomatosis con poliangeítis).

Antecedentes médicos: se deben buscar trastornos conocidos que producen lagrimeo, como la granulomatosis con poliangeítis, la sarcoidosis y el cáncer tratado con agentes quimioterápicos, algunos trastornos que producen ojos secos (p. ej., artritis reumatoidea, sarcoidosis, síndrome de Sjögren) y el uso de fármacos, como el ecotiofato, la adrenalina y la pilocarpina. Se determinan los antecedentes oculares y nasales, que incluyen infecciones, lesiones, procedimientos quirúrgicos y exposición a radiación.

Examen físico

El examen se concentra en el ojo y las estructuras circundantes.

Se inspecciona el rostro; la asimetría sugiere obstrucción congénita o adquirida del drenaje del conducto nasolagrimal. Para examinar los ojos, debe usarse una lámpara de hendidura cuando se encuentre disponible. Se inspeccionan las conjuntivas y las córneas para detectar lesiones, que incluyen manchas punteadas y enrojecimiento. Se tiñe y examina la córnea con fluoresceína. Se evierten los párpados para detectar cuerpos extraños ocultos. Se inspeccionan con cuidado los párpados, incluidos los puntos lagrimales, para cuerpos extraños, blefaritis, orzuelos, ectropión, entropión y triquiasis. Se palpa el saco lagrimal (cerca del canto medial) para detectar calor, dolor a la palpación y hinchazón. Se palpa cualquier hinchazón para determinar su consistencia y para ver si drena pus.

Se examina la nariz para detectar congestión, purulencia y hemorragia.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos son particularmente preocupantes

  • Episodios inexplicables repetidos de lagrimeo

  • Masa dura en las estructuras de drenaje nasolagrimal o cerca de ellas

Interpretación de los hallazgos

Los hallazgos que sugieren obstrucción del drenaje nasolagrimal incluyen

  • Lágrimas que corren por las mejillas (epífora verdadera)

  • Ausencia de signos de una causa específica

A menudo es evidente una causa a partir de la evaluación clínica (ver Algunas causas de lagrimeo).

Estudios complementarios

A menudo es innecesario realizar estudios complementarios porque la causa suele ser aparente en el examen.

La prueba de Schirmer con mucha humedad (p. ej., > 25 mm) sugiere un ojo seco evaporativo como etiología del lagrimeo. La prueba de Schirmer con muy poca humedad (< 5,5 mm) sugiere un ojo seco acuosodeficiente. Un oftalmólogo es quien suele realizar la prueba de Schirmer para poder interpretarla correctamente.

El sondaje y la irrigación con solución salina del sistema de drenaje puede ayudar a detectar una obstrucción anatómica del drenaje o una estenosis completa del sistema de drenaje nasolagrimal. La irrigación se realiza con un colorante de fluoresceína y sin él. El reflujo a través del punto o el canalículo opuesto señala una obstrucción fija; el reflujo y la secreción nasal significan estenosis. Esta prueba es considerada auxiliar y es realizada por oftalmólogos.

A veces son útiles las pruebas y los procedimientos de imágenes (dacriocistografía, TC, endoscopia nasal) para delinear la anatomía anormal cuando se considera la cirugía o, en ocasiones, para detectar un absceso.

Tratamiento

Se tratan los trastornos subyacentes (p. ej., alergias, cuerpos extraños, conjuntivitis).

El uso de lágrimas artificiales disminuye el lagrimeo cuando la causa se debe a ojos secos o defectos epiteliales corneanos.

La obstrucción congénita del conducto nasolagrimal a menudo se resuelve espontáneamente. En los pacientes < 1 año, la compresión manual del saco lagrimal 4 o 5 veces/día puede aliviar la obstrucción distal. Después de 1 año, el conducto nasolagrimal puede requerir un sondaje con el paciente bajo anestesia general. Si la obstrucción es recurrente, se puede colocar un tubo de drenaje transitorio.

En la obstrucción adquirida del conducto nasolagrimal, la irrigación del conducto puede ser terapéutica cuando los trastornos subyacentes no responden al tratamiento. Como último recurso, se puede confeccionar quirúrgicamente un pasaje entre el saco lagrimal y la cavidad nasal (dacriocistorrinostomía).

En los casos de estenosis punteada o canalicular, la dilatación habitualmente es curativa. Cuando la estenosis canalicular es grave y molesta, puede considerarse un procedimiento quirúrgico que coloca un tubo de vidrio que conduce desde la carúncula a la cavidad nasal.

Principios geriátricos esenciales

La estenosis idiopática del conducto nasolagrimal relacionada con la edad es la causa más frecuente de epífora inexplicable en los adultos mayores; sin embargo, también hay que considerar los tumores.

Conceptos clave

  • Cuando las lágrimas no corren por las mejillas, la causa a menudo es el ojo seco.

  • Cuando las lágrimas corren por las mejillas, es probable una obstrucción del drenaje nasolagrimal.

  • A menudo es innecesario realizar estudios complementarios pero se requieren en casos de dacriocistitis infecciosa recurrente, que pueden progresar hasta trastornos más graves como la celulitis orbitaria.

Recursos en este artículo