Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Epiescleritis

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La epiescleritis es una inflamación grave idiopática recurrente autolimitada de los tejidos epiesclerales que no compromete la visión. Sus síntomas consisten en un área de hiperemia en el globo ocular, irritación y lagrimeo. El diagnóstico es clínico. El tratamiento es sintomático.

La epiescleritis aparece en adultos jóvenes, sobre todo en mujeres. Suele ser idiopática, pero puede asociarse a enfermedades del tejido conjuntivo y, rara vez, a enfermedades sistémicas graves.

Produce irritación leve. Además, aparece un parche rojo brillante justo por debajo de la conjuntiva bulbar (epiescleritis simple). También puede haber un nódulo elevado, hiperémico y edematoso (epiescleritis nodular). La conjuntiva palpebral es normal.

La epiescleritis se diferencia de la conjuntivitis (ver Aspectos generales de la conjuntivitis) por la hiperemia localizada en un sector limitado del globo, mucho menos lagrimeo y la ausencia de secreción. Se distingue de la escleritis(ver Escleritis) por la ausencia de fotofobia y de dolor intenso.

Es un trastorno autolimitado que rara vez se asocia a enfermedades sistémicas de importancia. Los corticoides tópicos (p. ej., colirio de acetato de prednisolona al 1% 4 veces al día durante 7 días, reducidos gradualmente durante 3 semanas) o un AINE oral habitualmente acortan el ataque; los corticoides suelen ser prescritos por un oftalmólogo. Los vasoconstrictores tópicos (p. ej., tetrahidrozolina) pueden emplearse para mejorar el aspecto estético.

Recursos en este artículo