Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Escleritis

Por Melvin I. Roat, MD, FACS, Clinical Associate Professor, Wills Eye Institute, Department of Ophthalmology, Jefferson Medical College, Thomas Jefferson University

Información:
para pacientes

La escleritis es una inflamación grave y destructiva que puede afectar la visión y compromete la episclera profunda y la esclerótica. Los síntomas consisten en dolor moderado a intenso, hiperemia ocular, lagrimeo y fotofobia. El diagnóstico es clínico. El tratamiento es con corticoides sistémicos y a veces inmunosupresores.

La escleritis es más frecuentes en mujeres entre 30 y 50 años de edad que a menudo tienen enfermedades del tejido conjuntivo, como artritis reumatoidea, LES (ver Lupus eritematoso sistémico (LES)), poliarteritis nudosa (ver Poliarteritis nudosa (PAN)), granulomatosis con poliangeítis (antes llamada granulomatosis de Wegener [ver Granulomatosis con poliangeítis (ACP)]) o policondritis recidivante (ver Policondritis recidivante). Algunos casos son de origen infeccioso. Alrededor del 50% de los casos de escleritis no tienen ninguna causa conocida. La escleritis afecta casi siempre el segmento anterior y se presenta de 3 formas: difusa, nodular y necrosante.

Signos y síntomas

El dolor (a menudo de tipo sordo y persistente) es tan acusado que puede afectar el sueño y el apetito. Puede haber fotofobia y lagrimeo. Aparecen parches hiperémicos profundos por debajo de la conjuntiva bulbar, de color más violáceo que en la episcleritis(ver Epiescleritis) o la conjuntivitis(ver Aspectos generales de la conjuntivitis) . Las conjuntivas palpebrales son normales. El área afectada puede ser focal (habitualmente, un cuadrante del globo) o extenderse por todo el ojo, y puede contener un nódulo elevado edematoso e hiperémico (escleritis nodular) o un área avascular (escleritis necrosante). La escleritis posterior es menos frecuente y es menos probable que produzca ojo rojo, pero puede producir visión borrosa o disminuida.

En los casos graves de escleritis necrosante, pueden producirse perforación y pérdida del globo ocular. Coexisten enfermedades del tejido conjuntivo en el 20% de los pacientes con escleritis difusa o nodular y en el 50% de aquellos con escleritis necrosante. La escleritis necrosante en pacientes con enfermedad del tejido conjuntivo señala una vasculitis sistémica subyacente.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

El diagnóstico se hace clínicamente y con la lámpara de hendidura. Son necesarios frotis o biopsias para confirmar una escleritis infecciosa. La TC o la ecografía pueden ser necesarias para el diagnóstico de escleritis posterior.

Pronóstico

De los pacientes con escleritis, el 14% pierde agudeza visual de forma importante antes del año y el 30% pierde agudeza visual importante dentro de los 3 años. Los pacientes con escleritis necrosante y vasculitis sistémica subyacente tienen una tasa de mortalidad de hasta el 50% en los 10 años (principalmente debido a IAM).

Tratamiento

  • Corticoides sistémicos

En ocasiones, basta con los AINE para los casos leves. Sin embargo, suele agregarse un corticoides (p. ej., prednisona 1 a 2 mg/kg VO 1 vez al día durante 7 días, después reducir y suspender para el día 10) como tratamiento inicial. Si la escleritis no responde, hay intolerancia a los corticoides sistémicos o el paciente tiene una escleritis necrosante y una enfermedad del tejido conjuntivo, está indicada la inmunosupresión con ciclofosfamida, azatioprina o agentes biológicos (p. ej., rituximab) pero sólo tras consultar con un reumatólogo. Pueden estar indicados los injertos esclerales si hay amenaza de perforación.

Conceptos clave

  • La escleritis es una inflamación grave y destructiva que puede afectar la visión.

  • Los síntomas incluyen dolor sordo y profundo; fotofobia, lagrimeo y enrojecimiento focal o difuso de los ojos.

  • El diagnóstico se hace clínicamente y con la lámpara de hendidura.

  • La mayoría de los pacientes requieren corticosteroides sistémicos, prescritos en consulta con un reumatólogo.

  • Pueden estar indicados los injertos esclerales si hay amenaza de perforación.

Recursos en este artículo