Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Endoftalmitis

Por Emmett T. Cunningham, Jr., MD, PhD, MPH, Professor of Ophthalmology;Director, Stanford University;The Uveitis Service, California Pacific Medical Center and Clinic

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La endoftalmitis es una uveítis difusa aguda producida casi siempre por una infección bacteriana.

La mayoría de los casos de endoftalmitis son causados por las bacterias grampositivas, como el Staphylococcus epidermidis o el S. aureus. Los microorganismos gramnegativos también pueden producir endoftalmitis que tienden a ser más virulentas y tienen peor pronóstico. Las endoftalmitis micóticas o protozoarias son raras. La mayoría de los casos ocurren después de la cirugía intraocular (exógenos) o de un traumatismo penetrante ocular. Menos habitualmente, la infección alcanza el ojo a través del torrente sanguíneo después de una intervención quirúrgica sistémica u odontológica o cuando se usan vías o fármacos IV (endoftalmitis endógena).

La endoftalmitis es una emergencia médica porque el pronóstico visual depende directamente del tiempo desde el comienzo de su tratamiento. Rara vez, las infecciones intraoculares no tratadas se extienden fuera del globo ocular y afectan la órbita y el SNC.

La endoftalmitis exógena normalmente causa dolor intenso y pérdida de visión. Los signos incluyen

  • Hiperemia conjuntival intensa e inflamación intraocular en la cámara anterior y el vítreo

  • Pérdida del reflejo rojo

  • Edema palpebral (ocasionalmente)

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

  • Pruebas microbiológicas (p. ej., tinción de Gram y cultivo de los aspirados de endoftalmitis endógena, cultivos de sangre y orina)

El diagnóstico requiere un alto grado de sospecha en pacientes de riesgo elevado, sobre todo tras una operación ocular o un traumatismo reciente. Hay que realizar tinción de Gram y cultivo de los aspirados de humor acuoso y vítreo. En los pacientes con sospecha de endoftalmitis endógena, también es necesario realizar hemocultivos y urocultivos.

Tratamiento

  • Antibióticos intravítreos

  • Para la endoftalmitis endógena antibióticos intravítreos e IV.

  • En los casos graves, posible vitrectomía y corticoides intraoculares

El tratamiento inicial incluye antibióticos intravítreos de amplio espectro, por lo general vancomicina y ceftacidima. Los pacientes con endoftalmitis endógena deben recibir antibióticos intravítreos e IV. El tratamiento se modifica sobre la base de los resultados del cultivo y la sensibilidad.

El pronóstico visual a menudo es malo, incluso con un tratamiento precoz y correcto. En los pacientes que acuden con visión de contar dedos o peor, hay que valorar la realización de una vitrectomía y el uso de corticoides intraoculares. No obstante, los corticoides están contraindicados en la endoftalmitis fúngica.

Recursos en este artículo