Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Absceso y celulitis periamigdalinos

Por Clarence T. Sasaki, MD, American Laryngological Association;Dysphagia;Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

El absceso y la celulitis periamigdalinos son infecciones faríngeas agudas más frecuentes entre los adolescentes y los adultos jóvenes. Los síntomas son dolor de garganta intenso, trismo, voz gangosa y desviación de la úvula. El diagnóstico se basa en la aspiración con aguja. El tratamiento consiste en antibióticos de amplio espectro, drenaje del pus, hidratación, analgésicos y, en ocasiones, amigdalectomía inmediata.

Etiología

El absceso y la celulitis representan probablemente un espectro del mismo proceso en el cual la infección bacteriana de las amígdalas y la faringe se propaga a los tejidos blandos. La infección casi siempre es unilateral y se localiza entre la amígdala y el músculo constrictor superior de la faringe. Suelen participar múltiples bacterias. Streptococcus y Staphylococcus son los patógenos aerobios más frecuentes, mientras que las especies de Bacteroides predominan entre los patógenos anaerobios.

Signos y síntomas

Los síntomas consisten en el comienzo gradual de dolor de garganta unilateral, disfagia, fiebre, otalgia y adenopatía cervical asimétrica. El trismo, la voz gangosa (hablar como si un objeto caliente estuviera en la boca), un aspecto tóxico (ver Epiglotitis), el babeo, la halitosis intensa y los exudados eritematosos amigdalinos también son frecuentes. El absceso y la celulitis presentan hinchazón por encima de la amígdala afectada, si bien en el caso del absceso hay una protrusión más circunscrita, con desviación del paladar blando y la úvula y trismo pronunciado.

Diagnóstico

  • Aspiración con aguja

  • A veces, TC

La celulitis periamigdalina se reconoce en pacientes con dolor de garganta intenso, trismo, voz gangosa y desviación de la úvula. En estos pacientes, se requieren la aspiración con aguja de la masa amigdalina y cultivos. La aspiración de pus diferencia el absceso de la celulitis.

La TC o la ecografía del cuello pueden ayudar a confirmar el diagnóstico cuando la exploración física es difícil o se plantean dudas acerca del diagnóstico, sobre todo cuando la enfermedad debe ser diferenciada de una infección parafaríngea o de otra infección profunda del cuello.

Tratamiento

  • Antibióticos

  • Drenaje del absceso

La celulitis remite, en general dentro de las 48 h, con hidratación y penicilina en altas dosis (p. ej., 2 millones de unidades IV cada 4 h o 1 g VO 4 veces al día); fármacos alternativos son una cefalosporina de primera generación o la clindamicina. Luego, se indican antibióticos según los resultados del cultivo durante 10 días.

Se realiza la incisión y el drenaje de los abscesos en la sala de guardia utilizando anestesia local meticulosa y, a veces, sedación; muchos médicos consideran que la aspiración con aguja sola proporciona un drenaje adecuado. Aunque casi todos los pacientes pueden ser tratados en forma ambulatoria, algunos necesitan hospitalización breve para la administración parenteral de antibióticos, hidratación IV y control de la vía aérea. En raras oportunidades se realiza la amigdalectomía inmediata, sobre todo en un paciente joven o que no coopera de modo adecuado y que presenta otras indicaciones para la amigdalectomía electiva (p. ej., antecedente de amigdalitis recurrente o apnea obstructiva del sueño). En cualquier caso, la amigdalectomía electiva se realiza 4 a 6 semanas después para prevenir la recidiva del absceso.

Recursos en este artículo