Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Pólipos, nódulos, y granulomas de las cuerdas vocales

Por Clarence T. Sasaki, MD, American Laryngological Association;Dysphagia;Yale University School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

El traumatismo agudo o la irritación crónica causa cambios en las cuerdas vocales que pueden llevar a la formación de pólipos, nódulos, o granulomas. Todos ellos causan ronquera y voz entrecortada. La persistencia de estos síntomas durante > 3 semanas exige la visualización de las cuerdas vocales. El diagnóstico se basa en la laringoscopia y en la biopsia para descartar un cáncer. La extirpación quirúrgica adecuada restablece la voz, y la eliminación de la fuente irritante evita las recidivas.

Etiología

Los pólipos y los nódulos son producidos por la lesión en la lámina propia de las cuerdas vocales verdaderas. Los granulomas son el resultado de lesiones en el pericondrio que cubre las apófisis vocales de los cartílagos aritenoides.

Los pólipos pueden aparecer en el tercio medio de las cuerdas membranosas y con mayor frecuencia son unilaterales. Pueden ser secundarios a una lesión fonatoria aguda que actúa como factor iniciador. Los pólipos pueden tener varias otras causas, como reflujo gastroesofágico, estados hipotiroideos no tratados, reacciones alérgicas laríngeas crónicas o inhalación de irritantes durante períodos muy prolongados, como gases industriales o humo de cigarrillos. Los pólipos tienden a ser más grandes y protuberantes que los nódulos y a menudo presentan un vaso sanguíneo dominante en su superficie.

Los nódulos suelen aparecer en forma bilateral en la unión entre los tercios anterior y medio de las cuerdas. Su causa principal es el abuso crónico de la voz (chillar, gritar, cantar fuerte o usar una frecuencia anormalmente baja).

Los granulomas ocurren en la glotis posterior contra las apófisis vocales. Pueden ser unilaterales o bilaterales. Por lo general, son el resultado de un traumatismo durante la intubación, pero pueden ser agravados por la enfermedad por reflujo.

Signos y síntomas

Todos ellos producen ronquera de evolución lenta y voz entrecortada.

Diagnóstico

  • Laringoscopia

  • A veces, biopsia

El diagnóstico se basa en la visión directa o indirecta de la laringe con un espejo o laringoscopio. La biopsia de lesiones separadas para descartar carcinoma se realiza mediante microlaringoscopia.

Diferenciación entre pólipos, nódulos y granulomas vocales

Tipo

Causas

Características

Tratamiento

Pólipos

Trauma agudo, reflujo gastroesofágico, estados hipotiroideos no tratados, reacciones alérgicas laríngeas crónicas, inhalación de irritantes durante períodos muy prolongados (p. ej., gases industriales o humo de cigarrillos)

Unilateral

Ocurren en la cuerda membranosa

Más grande que los nódulos

Los vasos sanguíneos de la superficie

Resección quirúrgica

Nódulos

Trauma crónico (p. ej., abuso de la voz, chillar, gritar, cantar fuerte o usar una frecuencia anormalmente baja).

Bilaterales

Ocurren en la cuerda membranosa

Modificaciones de la conducta (p. ej., disminución de la tensión musculoesquelética de la laringe al hablar), fonoaudiología, terapia antirreflujo

Granulomas

Abuso vocal repetido, enfermedad por reflujo, intubación endotraqueal

A menudo bilateral pero puede ser unilateral

Se producen en ambas apófisis vocales (cuerdas posteriores)

Más grandes que los nódulos

Fonoaudiología, terapia antirreflujo

En granulomas que no involucionan, extirpación quirúrgica.

Tratamiento

  • Evitar la causa

  • En el caso de los pólipos, por lo general extirpación quirúrgica

La corrección del abuso de la voz produce la curación de la mayoría de los nódulos y evita la recidiva. La supresión de los irritantes causales (incluyendo el tratamiento del reflujo gastroesofágico) permite la curación, y la terapia vocal con un logoterapeuta reduce el traumatismo de las cuerdas vocales causado por cantar de manera incorrecta o hablar en voz alta por períodos prolongados. Los nódulos suelen remitir con la terapia vocal sola. Los granulomas que no involucionan se pueden extirpar quirúrgicamente, pero tienden a repetirse.

Para restablecer la voz normal, los pólipos deben ser extirpados quirúrgicamente. Es preferible la extirpación microquirúrgica con criobisturí durante la microlaringoscopia directa que la ablación con láser, que con mayor probabilidad causa lesión térmica colateral si no se aplica del modo correcto.

En la microlaringoscopia se utiliza un microscopio quirúrgico para explorar, tomar muestras para biopsia e intervenir la laringe. Las imágenes también pueden registrarse en video. El paciente se anestesia y la vía aérea es asegurada mediante ventilación con chorro a alta presión a través del laringoscopio, intubación endotraqueal o, ante una vía aérea superior inadecuada, traqueostomía. Como el microscopio permite la observación a mayor aumento, el tejido puede ser extirpado con precisión y exactitud, y minimiza el daño (tal vez permanente) al mecanismo vocal. La cirugía con láser puede realizarse a través del sistema óptico del microscopio para permitir cortes precisos. Conviene recurrir a la microlaringoscopia para casi todas las biopsias laríngeas, los procedimientos que implican los tumores benignos y muchas formas de fonocirugía.

Recursos en este artículo