Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Rinitis

Por Marvin P. Fried, MD, Professor, Department of Otorhinolaryngology, Head and Neck Surgery;Professor and University Chairman, Montefiore Medical Center;The University Hospital for Albert Einstein College of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La rinitis es la inflamación de la mucosa nasal, con la resultante congestión nasal, rinorrea y síntomas variables asociados según la etiología (p. ej., prurito, estornudos, rinorrea acuosa o purulenta, anosmia). La causa suele ser viral, aunque pueden ocasionarla los irritantes. En general, el diagnóstico es clínico. El tratamiento incluye la humidificación del aire ambiental, las aminas simpaticomiméticas y los antihistamínicos. La sobreinfección bacteriana requiere el tratamiento antibiótico adecuado.

Hay varias formas de rinitis. La rinitis alérgica se detalla en ver Rinitis alérgica.

Rinitis aguda

Esta forma de rinitis, que se manifiesta con edema y vasodilatación de la mucosa nasal, rinorrea y obstrucción, suele ser el resultado de un resfriado común (ver Resfriado común); otras causas son las infecciones estreptocócicas, neumocócicas y estafilocócicas.

Rinitis crónica

En general, esta forma de rinitis es una prolongación en el tiempo de una rinitis inflamatoria subaguda o de una rinitis infecciosa viral, pero también puede aparecer con escasa frecuencia en la sífilis, la tuberculosis, el rinoescleroma, la rinosporidiosis, la leishmaniasis, la blastomicosis, la histoplasmosis y la lepra, caracterizadas todas por la formación de granuloma y la destrucción de tejidos blandos, cartílago y hueso. Como consecuencia, se produce obstrucción nasal, rinorrea purulenta y hemorragia frecuente. El rinoescleroma causa obstrucción nasal progresiva a partir del tejido inflamatorio indurado en la lámina propia. La rinosporidiosis se caracteriza por pólipos sangrantes. Tanto la baja humedad como los irritantes transmitidos por el aire pueden producir rinitis crónica.

Rinitis atrófica

Esta forma de rinitis produce atrofia y esclerosis de la mucosa; la mucosa cambia de ser un epitelio cilíndrico seudoestratificado ciliar a uno plano estratificado, y la lámina propia se reduce en cantidad y vascularidad. La rinitis atrófica se asocia con la edad avanzada, la granulomatosis con poliangeítis (GPA, antes llamada granulomatosis de Wegener), y la extirpación yatrógena excesiva de tejido nasal. Si bien se desconoce la etiología exacta, con frecuencia participa la infección bacteriana. En los adultos mayores, se produce la atrofia de la mucosa nasal.

Rinitis vasomotora

Esta forma de rinitis es una alteración crónica en la que se observa la ingurgitación vascular intermitente de la mucosa nasal, que produce rinorrea acuosa y estornudos. La etiología es incierta y no puede identificarse una causa alérgica. Al parecer, la sequedad ambiental agrava el cuadro.

Signos y síntomas

La rinitis aguda produce tos, fiebre de baja intensidad, congestión nasal, rinorrea y estornudos.

Las manifestaciones de la rinitis crónica son similares a las de la rinitis aguda, pero en casos prolongados o severos, los pacientes también pueden tener secreción mucopurulenta espesa y maloliente; costras en la mucosa y/o sangrado.

La rinitis atrófica causa permeabilidad anormal de las cavidades nasales, formación de costras, anosmia y epistaxis, que puede ser recidivante y grave.

La rinitis vasomotora produce estornudos y rinorrea acuosa. La mucosa turgente varía de rojo brillante a violeta. La enfermedad se caracteriza por períodos de remisión y exacerbación. Se diferencia de las infecciones específicas virales y bacterianas de la nariz por la falta de exudado purulento y formación de costras. Se diferencia de la rinitis alérgica por la ausencia de un alérgeno identificable.

Diagnóstico

Las diferentes formas de rinitis se diagnostican por la clínica. Es innecesario realizar estudios complementarios.

Tratamiento

  • Para la rinitis viral, descongestivos o antihistamínicos

  • Para la rinitis atrófica, tratamiento tópico

  • Para la rinitis vasomotora, humidificación y a veces corticoides tópicos y seudoefedrina oral

La rinitis viral puede tratarse en forma sintomática con descongestivos (ya sea para producir vasoconstricción con una amina simpaticomimética tópica, como oximetazolina cada 8 a 12 h o fenilefrina al 0,25% cada 3 a 4 h durante no más de 7 días, o aminas simpaticomiméticas sistémicas, como seudoefedrina 30 mg VO cada 4 a 6 h). Los antihistamínicos (ver Antihistamínicos H1 por vía oral) pueden ser útiles, pero los que tienen propiedades anticolinérgicas secan las mucosas y, en consecuencia, pueden aumentar la irritación. Los descongestivos también pueden aliviar los síntomas de la rinitis bacteriana aguda y de la rinitis crónica, mientras que la infección bacteriana de base requiere la realización de cultivo o biopsia, la identificación del patógeno, el antibiograma y el tratamiento antimicrobiano adecuado.

El tratamiento de la rinitis atrófica está dirigido a reducir la formación de costras y a eliminar el olor con antibióticos tópicos (p. ej., bacitracina, mupirocina), estrógenos tópicos o sistémicos y vitaminas A y D. La oclusión o la reducción de la permeabilidad de las cavidades nasales quirúrgicamente disminuye la formación de costras causada por el efecto de secado del aire que fluye por la mucosa atrófica.

El tratamiento de la rinitis vasomotora se hace por ensayo y error, y no siempre es satisfactorio. Los pacientes se benefician con aire humidificado, que puede ser proporcionado por un sistema de calefacción central humidificado o un vaporizador en el lugar de trabajo o en el dormitorio. Las aminas simpaticomiméticas sistémicas (p. ej., para adultos, seudoefedrina, 30 mg VO cada 4 a 6 h según necesidad) alivian los síntomas, si bien no se recomiendan para el uso a largo plazo pues engrosan el moco y pueden causar taquicardia y nerviosismo. Se trata de evitar los vasoconstrictores tópicos porque hacen que la vasculatura de la mucosa nasal pierda su sensibilidad a otros estímulos vasoconstrictores, como humedad y temperatura del aire inspirado. Los corticoides tópicos (p. ej., mometasona, 2 pulverizaciones 2 veces al día) pueden brindar cierto beneficio.