Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Otitis media (crónica)

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Indiana University School of Medicine

Información:
para pacientes

La otitis media crónica es una perforación supurativa con secreción persistente y crónica (> 6 semanas) de la membrana timpánica. Los síntomas consisten en otorrea indolora con hipoacusia de conducción. Las complicaciones incluyen el desarrollo de pólipos auriculares, colesteatoma y otras infecciones. El tratamiento consiste en la limpieza completa del conducto auditivo varias veces al día, la eliminación cuidadosa del tejido de granulación y la aplicación de corticoides y antibióticos tópicos. Los antibióticos sistémicos y la cirugía se reservan para los casos graves.

La otitis media crónica puede ser consecuencia de otitis media aguda, obstrucción de la trompa de Eustaquio, traumatismo mecánico, quemaduras térmicas o químicas, lesiones por estallido o causas iatrogénicas (p. ej., después de la colocación de un tubo de timpanostomía). Además, los pacientes con alteraciones craneofaciales (p. ej., síndrome de Down, síndrome del maullido de gato, labio leporino y/o fisura del paladar, síndrome velocardiofacial [síndrome de Shprintzen]) tienen un riesgo mayor.

La otitis media crónica puede exacerbarse tras una infección de las vías respiratorias superiores o si ingresa agua al oído medio a través de la perforación de la membrana timpánica durante el baño o la natación. A menudo, las infecciones son causadas por bacilos gramnegativos o Staphylococcus aureus, que producen otorrea indolora y purulenta, a veces maloliente. La otitis media crónica persistente puede producir cambios destructivos en el oído medio (como necrosis de la apófisis larga del yunque) o pólipos auriculares (tejido de granulación que prolapsa en el conducto auditivo a través de la perforación de la membrana timpánica). Los pólipos auriculares constituyen un signo grave que casi siempre indica la presencia de un colesteatoma.

El colesteatoma consiste en el crecimiento de células epiteliales que se forma en el oído medio, la apófisis mastoidea o el epitímpano después de una otitis media crónica. Las enzimas líticas, como colagenasas, producidas por el colesteatoma pueden destruir el hueso adyacente y el tejido blando. El colesteatoma representa también un sitio apto para la infección; puede aparecer una laberintitis purulenta, una parálisis facial o abscesos intracraneales.

Signos y síntomas

La otitis media crónica suele manifestarse con hipoacusia de conducción y otorrea. El dolor es infrecuente, a menos que haya osteítis asociada del hueso temporal. La membrana timpánica está perforada y hay secreción, y el conducto auditivo está macerado y lleno de tejido de granulación.

El paciente con colesteatoma presenta detritos blancos en el oído medio, una masa polipoide que drena y protruye a través de la perforación de la membrana timpánica y un conducto auditivo que aparece atascado con tejido de granulación mucopurulento.

Diagnóstico

El diagnóstico suele ser clínico. Se realizan cultivos del material de drenaje. Cuando se presume un colesteatoma u otras complicaciones (como en el caso del paciente febril o con vértigo u otalgia), se realiza una TC o una RM. Estos estudios pueden revelar procesos intratemporales o intracraneales (p. ej., laberintitis, erosión temporal o de los huesecillos, abscesos).

Tratamiento

  • Irrigación y gotas antibióticas tópicas

  • Extirpación del tejido de granulación

  • Cirugía para colesteatomas

Se irriga el conducto auditivo con una jeringa de bulbo 3 veces/día con una solución ligeramente tibia de partes iguales de vinagre y agua esteril. Después de drenar el oído, se instilan 10 gotas de solución tópica de ofloxacino en el oído afectado 2 veces/día durante 14 días.

Cuando se observa tejido de granulación, éste se extirpa con microinstrumentos o cauterización con barritas de nitrato de plata. Luego se instilan en el conducto auditivo ciprofloxacino al 0,3% y dexametasona al 0,1% durante 7 a 10 días.

Las exacerbaciones graves requieren antibioticoterapia sistémica con amoxicilina, 250 a 500 mg VO cada 8 h durante 10 días, o una cefalosporina de tercera generación, que pueden modificarse de acuerdo con los resultados del cultivo y la respuesta al tratamiento.

En los pacientes con perforaciones marginales o del fondo del saco timpánico o con perforaciones centrales y crónicas de la membrana timpánica, está indicada la timpanoplastia. Asimismo, la alteración de la cadena de huesecillos puede ser reparada durante la timpanoplastia.

Los colesteatomas deben ser extirpados quirúrgicamente. Dado que la recidiva es frecuente, la reconstrucción del oído medio suele diferirse hasta una segunda intervención de revisión realizada 6 a 8 meses más tarde.

Conceptos clave

  • La otitis media crónica es una perforación persistente de la membrana timpánica con drenaje supurado crónico

  • A menudo se produce daño a las estructuras del oído medio; con menor frecuencia, se ven afectadas las estructuras intratemporales o intracraneales.

  • El tratamiento inicial incluye irrigación y antibióticos tópicos.

  • Las exacerbaciones graves requieren antibióticos sistémicos.

  • La cirugía es necesaria para ciertos tipos de perforación y daño a los huesecillos y para quitar los colesteatomas.

Recursos en este artículo