Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Otitis media (secretora)

(Otitis media serosa)

Por Richard T. Miyamoto, MD, MS, Indiana University School of Medicine

Información:
para pacientes

La otitis media secretora es un derrame en el oído medio como resultado de la resolución incompleta de la otitis media aguda o de la obstrucción de la trompa de Eustaquio sin infección. Los síntomas consisten en hipoacusia y sensación de plenitud o presión en el oído. El diagnóstico se basa en el aspecto de la membrana timpánica y a veces con la timpanometría. La mayoría de los casos se resuelven en 2 a 3 semanas. Si no hay mejoría en 1 a 3 meses, está indicada alguna forma de miringotomía, en general con colocación de un tubo de timpanostomía. Los antibióticos y los descongestivos no son eficaces.

Normalmente, el oído medio se ventila 3 a 4 veces/min cuando se abre la trompa de Eustaquio durante la deglución y el O2 es absorbido por la sangre de los vasos sanguíneos de la mucosa del oído medio. Si se deteriora la permeabilidad de la trompa de Eustaquio, se desarrolla una presión negativa relativa dentro del oído medio que puede conducir a la acumulación de líquido. Este líquido puede causar hipoacusia.

La otitis media secretora es una secuela común de la otitis media aguda en niños (a menudo, identificada en la revisión habitual de los oídos) y puede persistir durante semanas a meses. En otros casos, la obstrucción de la trompa de Eustaquio puede ser secundaria a procesos inflamatorios de la nasofaringe, alergias, hipertrofia de las adenoides u otras agregaciones linfoideas obstructivas en el rodete de la trompa de Eustaquio y en la fosa de Rosenmüller o a tumores benignos o malignos. El derrame puede ser estéril o, con mayor frecuencia, contener bacterias patógenas, a veces como una película biológica, a pesar de que no se observa inflamación.

Signos y síntomas

Los pacientes pueden no referir síntomas, si bien algunos (o sus familiares) informan hipoacusia. Asimismo, pueden experimentar sensación de plenitud, presión o un ruido seco en el oído al tragar. La otalgia es rara.

Hay diferentes cambios posibles de la membrana timpánica, como el color ámbar o gris, el desplazamiento del reflejo luminoso, la retracción leve a intensa y sus marcas acentuadas. Al insuflar aire, la membrana timpánica puede estar inmóvil. A través de la membrana timpánica, puede observarse nivel hidroaéreo o burbujas.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico. La timpanometría puede realizarse para confirmar el derrame del oído medio. A los adultos y a los adolescentes se les debe realizar un examen nasofaríngeo para descartar la presencia de tumores malignos o benignos.

Tratamiento

  • Observación

  • Si no se resuelve, miringotomía con colocación de un tubo de timpanostomía

  • Si es recurrente en la niñez, a veces adenoidectomía

En la mayoría de los pacientes, lo único que se requiere es observar y esperar. Los antibióticos y los descongestivos no son útiles. En los pacientes en quienes no cabe duda la presencia de alergia, puede ser de utilidad la administración de antihistamínicos y corticoides tópicos.

Si no se produce mejoría en 1 a 3 meses, puede realizarse una miringotomía para la aspiración de líquido y la colocación de un tubo de timpanostomía, que permite el drenaje del oído medio y mejora en forma transitoria la obstrucción de la trompa de Eustaquio, independientemente de la causa. Los tubos de timpanostomía pueden colocarse en caso de hipoacusia de conducción persistente o para ayudar a evitar la recidiva de la otitis media aguda.

A veces puede realizarse transitoriamente el drenaje del oído medio con la maniobra de Valsalva o la politzerización. Para realizar la maniobra de Valsalva, el paciente debe mantener su boca cerrada y tratar de expulsar aire a la fuerza a través de sus narinas apretadas (es decir, intenta echar el aire por los oídos). Para realizar la politzerización, el médico insufla aire con una jeringa especial (insuflador del oído medio) en una de las narinas del paciente y bloquea la otra mientras el paciente traga saliva. Esto fuerza el aire en la trompa de Eustaquio y el oído medio. Ninguno de los procedimientos puede hacerse si el paciente está resfriado y tiene rinorrea.

La otitis media secretora recurrente y persistente necesita la corrección de las alteraciones nasofaríngeas de base. Los niños pueden beneficiarse con la adenoidectomía, que incluye la extirpación de la masa adenoidea central, así como de las agregaciones linfoideas del rodete de la trompa de Eustaquio y de la fosa de Rosenmüller. Deben administrarse antibióticos en caso de rinitis, sinusitis y nasofaringitis bacterianas. Deben eliminarse los alérgenos demostrados del entorno del paciente y considerarse la inmunoterapia.

Conceptos clave

  • La otitis media secretora es un derrame no inflamatorio del oído medio por lo general después de una otitis media aguda.

  • El diagnóstico es clínico; a los adultos y a los adolescentes se les debe realizar un examen nasofaríngeo para descartar la presencia de tumores malignos o benignos.

  • Los antibióticos y los descongestivos no son útiles.

  • Si no se resuelve en 1 a 3 meses, puede ser necesaria la miringotomía con colocación de un tubo de timpanostomía