Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Cáncer nasofaríngeo

Por Bradley A. Schiff, MD, Assistant Professor, Department of Otorhinolaryngology - Head and Neck Surgery, Albert Einstein College of Medicine

Información:
para pacientes

Los cánceres nasofaríngeos son raros en los Estados Unidos, pero frecuentes en la región sur del Mar de China. Los síntomas aparecen en forma tardía y consisten en secreción nasal sanguinolenta unilateral, obstrucción nasal, hipoacusia, dolor de oído, edema y entumecimiento facial . El diagnóstico se basa en la inspección y la biopsia, con TC, RM o PET para evaluar la extensión. El tratamiento es con radiación, quimioterapia y, en raras ocasiones, cirugía.

El carcinoma epidermoide es el tumor maligno más común de la nasofaringe. Puede afectar a todos los grupos etarios y es raro en América del Norte. Es uno de los cánceres más comunes de los oriundos de China, sobre todo del sur de dicho país y el sudeste asiático, incluidos los inmigrantes chinos de América del Norte. Después de varias generaciones, la prevalencia entre los chinos estadounidenses disminuye gradualmente hasta equipararse con la del resto de los estadounidenses, lo que sugiere un componente medioambiental en la etiología. Se considera que la exposición por la dieta a los nitritos y al pescado salado aumenta el riesgo. El virus de Epstein-Barr virus es un factor de riesgo importante y existe predisposición hereditaria. Otros cánceres nasofaríngeos son los carcinomas adenoide quístico y mucoepidermoideo, tumores malignos mixtos, adenocarcinomas, linfomas, fibrosarcomas, osteosarcomas, condrosarcomas y melanomas.

Signos y síntomas

El primer síntoma suele ser la obstrucción nasal o de la trompa de Eustaquio, que causa hipoacusia por derrame en el oído medio. Otros síntomas son dolor de oído, rinorrea sanguinolenta y purulenta, epistaxis franca, parálisis de los nervios craneales y adenopatía cervical. La parálisis de los pares craneales afecta sobre todo al VI, IV y III par, debido a su localización en el seno cavernoso, en estrecha proximidad al foramen lacerum, que es la vía más común de diseminación intracraneal para estos tumores. Dado que los linfáticos de la nasofaringe se comunican en la línea media, son frecuentes las metástasis bilaterales.

Diagnóstico

  • Endoscopia y biopsia nasofaríngeas

  • Estudios por imágenes para la estadificación

A los pacientes en los que se sospecha un cáncer nasofaríngeo se les debe realizar la exploración con un espejo nasofaríngeo o un endoscopio y deben tomarse muestras para biopsia de las lesiones. La biopsia a cielo abierto del ganglio cervical no debe realizarse como procedimiento inicial (ver Masa cervical), si bien es aceptable, y a menudo recomendable, la biopsia con aguja. Se solicita RM con gadolinio (con supresión grasa) de la cabeza con atención a la nasofaringe y base del cráneo; esta última se encuentra afectada en cerca del 25% de los pacientes. La TC también se solicita para evaluar con exactitud los cambios óseos de la base del cráneo, que se visualizan menos en la RM. Con frecuencia, se realiza una PET para evaluar la extensión de la enfermedad, así como los ganglios linfáticos cervicales.

Pronóstico

Los pacientes con enfermedad en estadio temprano (ver Estadificación del cáncer de cabeza y cuello) suelen tener un buen resultado (la supervivencia a los 5 años es de 60 a 75%), mientras que los pacientes con enfermedad en estadio IV tienen un mal resultado (la supervivencia a los 5 años es < 40%).

Tratamiento

  • Quimioterapia más radioterapia

Dada la localización y la extensión del compromiso, los cánceres nasofaríngeos a menudo no son aptos para la resección quirúrgica En general se tratan con quimioterapia y radioterapia, que suelen ser seguidas por quimioterapia adyuvante.

Los tumores recidivantes pueden tratarse con otro ciclo de radiación, por lo general, con braquiterapia; se corre el riesgo de producir radionecrosis de la base de cráneo. Una alternativa a la radiación es la resección de la base de cráneo. La resección se realiza eliminando parte del maxilar superior para el acceso, o por vía endoscópica.