Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Trastorno de voyeurismo

(Voyeurismo)

Por George R. Brown, MD, Mountain home VAMC, Johnson City, TN;East Tennessee State University

Información:
para pacientes

El voyeurismo consiste en alcanzar la excitación sexual observando a las personas que están desnudas, sin ropa o que participan en una actividad sexual. Cuando se observa a personas que están desprevenidas, esta conducta sexual suele ser causa de problemas con la ley y las relaciones. El trastorno de voyeurismo implica actuar sobre los impulsos y fantasías voyeuristas sin el consentimiento de la otra persona o experimentar malestar significativo o deterioro funcional debido a tales deseos e impulsos.

El voyeurismo es una forma de parafilia, pero la mayoría de personas que tienen intereses voyeuristas no cumplen los criterios clínicos de un trastorno parafílico, que requieren que el comportamiento, las fantasías o los deseos irrefrenables de la persona conducen a un malestar clínicamente significativo o el deterioro funcional o causan daño a otros (que en el voyeurismo es llevar a cabo los impulsos sin el consentimiento de otra persona). La afección también debe haber estado presente durante ≥ 6 meses.

El deseo de observar a los demás en situaciones sexuales es frecuente y no es anormal en sí mismo. El voyeurismo suele comenzar en la adolescencia o a comienzos de la vida adulta. El voyeurismo adolescente suele verse con una mayor tolerancia; pocos son los adolescentes detenidos. Cuando el voyeurismo es patológico, los voyeuristas pasan un tiempo considerable buscando oportunidades para mirar, a menudo a expensas de no cumplir con las responsabilidades importantes en sus vidas. El orgasmo se consigue habitualmente masturbándose durante o después de la actividad voyeurista. Los voyeuristas no buscan el contacto sexual con aquellos a los que observan.

En muchas culturas, los voyeuristas tienen amplias oportunidades legales de observar la actividad sexual. Sin embargo, los comportamientos voyeuristas son los más comunes dentro de las conductas sexuales que pueden resultar en un roce con la ley.

Hasta un 12% de varones y un 4% de mujeres pueden cumplir los criterios clínicos para el trastorno voyeurista; la mayoría no busca evaluación ni tratamiento médico.

Tratamiento del trastorno de voyeurismo

  • Psicoterapia, grupos de apoyo e ISRS

  • A veces medicamentos antiandrógenos

Cando se infringen las leyes y se consideran agresores sexuales, el tratamiento comienza con terapia, grupos de apoyo e ISRS.

Si estos medicamentos son ineficaces y si el trastorno es grave, los medicamentos que reducen los niveles de testosterona y por ende reducen la líbido deben ser considerados. Estos medicamentos se conocen como antiandrógenos, aunque las drogas utilizadas con mayor frecuencia en realidad no bloquean los efectos de la testosterona. Las drogas incluyen agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) (p. ej., leuprolide) y acetato de medroxiprogesterona de depósito; ambos disminuyen la producción pituitaria de la hormona luteinizante (LH) y la hormona folículo-estimulante (FSH) y por lo tanto reducen la producción de testosterona. Se requieren el pleno consentimiento informado y el control apropiado de la función hepática y las concentraciones séricas de testosterona.