Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Toracoscopia y cirugía toracoscópica asistida por video

Por Noah Lechtzin, MD, MHS, Associate Professor, Department of Medicine, Division of Pulmonary and Critical Care Medicine, Johns Hopkins University School of Medicine

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La toracoscopia es la introducción de un endoscopio en el espacio pleural. Puede utilizarse para la visualización (pleuroscopia) o para procedimientos quirúrgicos. La toracoscopia quirúrgica se conoce con mayor frecuencia como cirugía toracoscópica asistida por video (CTAV, o VATS en inglés, video-assisted thoracoscopic surgery). La pleuroscopia puede realizarse con el paciente con sedación consciente en una sala de endoscopia, mientras que la CTAV requiere anestesia general y se realiza en el quirófano. Ambos procedimientos inducen un neumotórax para poder tener una imagen nítida.

La toracoscopia se utiliza para evaluar los derrames exudativos y varias lesiones pleurales y pulmonares cuando las pruebas no invasivas no son concluyentes. La precisión diagnóstica para la enfermedad maligna y la tuberculosa de la pleura es del 95%. El procedimiento también se usa para la pleurodesis en pacientes con derrames malignos recidivantes y para romper los tabiques en pacientes con empiema.

Las indicaciones para la CTAV son la corrección de un neumotórax espontáneo primario, la resección de ampolla y la cirugía de reducción de volumen pulmonar en el enfisema, una resección en cuña y, en algunos centros médicos, una lobectomía e incluso una neumonectomía. Indicaciones menos frecuentes son la extirpación de masas mediastínicas benignas, la biopsia y la estadificación del cáncer de esófago, la simpatectomía por hiperhidrosis o causalgia grave, y la reparación de lesiones traumáticas del pulmón, la pleura y el diafragma.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones son las mismas de las de la toracocentesis; la obliteración adhesiva del espacio pleural es una contraindicación absoluta. La biopsia está contraindicada en pacientes con cánceres muy vascularizados, hipertensión pulmonar grave y enfermedad pulmonar ampollosa grave.

Procedimiento

Aunque algunos neumólogos realizan la pleuroscopia, la CTAV es realizada por cirujanos torácicos. Ambos procedimientos son similares a la introducción de un tubo de tórax; se introduce un trócar en el espacio intercostal a través de una incisión de la piel, por el cual se coloca un toracoscopio. Otras incisiones permiten el uso de cámaras de video e instrumentos accesorios.

Después de la toracoscopia, en general se necesita un tubo de tórax durante 1 a 2 días.

Complicaciones

Las complicaciones son similares a las de la toracocentesis. Es frecuente la fiebre posterior a la realización del procedimiento (16%); menos comunes son los desgarros pleurales que causan la fuga de aire y el enfisema subcutáneo (2% cada uno). La hemorragia, la perforación pulmonar y la embolia gaseosa son graves pero raras.