Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Quistes renales adquiridos

Por Navin Jaipaul, MD, MHS, Associate Professor of Medicine;Chief, Nephrology, Loma Linda University School of Medicine;VA Loma Linda Healthcare System

Información:
para pacientes

Los quistes renales adquiridos son quistes simples, que deben distinguirse de causas más graves de enfermedad quística.

Los quistes adquiridos suelen ser simples, es decir que son redondeados y bien delimitados, con paredes lisas. Pueden ser solitarios o múltiples.

Quistes solitarios

Los quistes aislados a menudo se detectan en forma incidental en los estudios por la imagen; se distinguen de otros trastornos quísticos renales y masas renales, como el carcinoma renal que, típicamente, es irregular o multiloculado características complejas como paredes irregulares, tabiques y áreas mal delimitadas o calcificadas. Su causa se desconoce. Suelen no ser clínicamente significativos, pero a veces causan hematuria o se infectan.

Quistes múltiples

Los quistes múltiples son más comunes en pacientes con enfermedad renal crónica, especialmente aquellos sometidos a diálisis durante muchos años. Su causa se desconoce, pero pueden estar ocasionados por una hiperplasia de compensación de nefronas funcionales residuales. Más del 50 a 80% de los pacientes que reciben diálisis durante > 10 años desarrollan enfermedad quística adquirida (con múltiples quistes adquiridos). El criterio habitual de diagnóstico es la presencia de 4 quistes en cada riñón detectados por ecografía o TC. Este trastorno por lo general puede diferenciarse de la enfermedad renal poliquística autosómica dominante por la ausencia de antecedentes familiares y por el tamaño pequeño o normal de los riñones.

Usualmente, los quistes adquiridos son asintomáticos, pero en ocasiones los pacientes presentan hematuria, hemorragia renal o perirrenal, infección o dolor lumbar. Los quistes adquiridos son importantes principalmente porque los pacientes tienen una alta incidencia de carcinoma renal; se desconoce si los quistes pueden transformarse en malignos. Por este motivo, algunos médicos controlan periódicamente a los pacientes con quistes adquiridos, para detectar carcinoma renal con ecografía o TC. Los quistes que causan sangrado persistente o infección pueden requerir drenaje percutáneo o, rara vez, nefrectomía parcial o total.