Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Nefritis hereditaria

(Síndrome de Alport)

Por Navin Jaipaul, MD, MHS, Associate Professor of Medicine;Chief, Nephrology, Loma Linda University School of Medicine;VA Loma Linda Healthcare System

Información:
para pacientes

La nefritis hereditaria es un trastorno genéticamente heterogéneo que se caracteriza por hematuria, alteración de la función renal, pérdida de la audición neurosensitiva y anomalías oculares. La causa es una mutación genética que afecta al colágeno de tipo IV. Los signos y síntomas son los de un síndrome nefrítico (es decir, hematuria, proteinuria, hipertensión y finalmente, insuficiencia renal) a menudo acompañado por sordera de origen neurosensitivo y, con menos frecuencia, síntomas oftálmicos. El diagnóstico se establece a partir de la anamnesis, los antecedentes familiares, el análisis de orina y la biopsia (renal o de la piel). El tratamiento es el mismo que para la insuficiencia renal crónica, y a veces incluye el trasplante de riñón.

La nefritis hereditaria es un síndrome nefrítico (ver Generalidades del síndrome nefrítico) causado por una mutación del gen COL4A5 que codifica la cadena α-5 del colágeno de tipo IV; este gen mutado produce hebras de colágeno de tipo IV alteradas. No se conoce el mecanismo por el cual la alteración del colágeno causa el trastorno glomerular, pero se supone que se basa en la alteración de la estructura y la función; en la mayoría de las familias, se observa engrosamiento y adelgazamiento de las membranas basales glomerular y tubular, con multilaminación de la lámina densa en forma focal o local (patrón en esterilla). Finalmente, se producen nefroesclerosis y fibrosis intersticial.

El trastorno se hereda más frecuentemente en forma ligada al X, aunque existen variedades autosómicas recesivas y dominantes. Los pacientes pueden desarrollar insuficiencia renal entre los 20 y 30 años (forma juvenil) o después de los 30 (forma adulta).

Signos y síntomas

Debido a la transmisión ligada al X, las mujeres suelen ser asintomáticas y presentar pocas alteraciones funcionales. La mayoría de los varones desarrollan signos y síntomas renales similares a los de un síndrome nefrítico agudo (hematuria microscópica, hipertensión, finalmente hematuria macroscópica con proteinuria) y progresa a la insuficiencia renal entre los 20 y los 30 años (en la forma juvenil).

A menudo aparece una pérdida de la audición neurosensitiva, que afecta las frecuencias más altas; puede no detectarse en la primera infancia. Algunos varones desarrollan una insuficiencia renal después de los 30 años (forma adulta) con pérdida auditiva que aparece posteriormente o es leve. Algunos pacientes presentan pérdida auditiva neurosensitiva sola, sin enfermedad renal, pero pueden transmitir esta última a sus hijos.

Aunque son menos frecuentes que la pérdida de la audición, pueden presentarse también patologías oftálmicas, entre ellas, cataratas (las más comunes), lenticono anterior (una protrusión crónica regular de la cara anterior del cristalino debido al adelgazamiento de su cápsula), esferofaquia, nistagmo, retinitis pigmentaria y ceguera.

Otras manifestaciones no renales son polineuropatía y trombocitopenia.

Diagnóstico

  • Signos clínicos

  • Análisis de orina

  • Biopsia renal

El diagnóstico se sospecha en pacientes que presentan hematuria microscópica en el análisis de orina o episodios recurrentes de hematuria visible, en especial si hay anomalías auditivas o visuales o antecedentes de enfermedad renal crónica.

En general, se realizan análisis de orina y una biopsia renal. Además de hematíes dismórficos, la orina puede contener proteínas, leucocitos y cilindros de varios tipos. En raras ocasiones, se produce síndrome nefrótico. No se observan cambios histológicos distintivos en la microscopia óptica. El diagnóstico puede confirmarse con alguno de los siguientes elementos:

  • Biopsia renal con inmunotinción para los subtipos del colágeno de tipo IV

  • Desorganización característica de la lámina densa con engrosamientos y adelgazamientos variables de los capilares glomerulares, que se observa con el microscopio electrónico

  • Biopsia de piel con inmunotinción para los subtipos de colágeno de tipo IV en un paciente con antecedentes familiares positivos

A menudo, se necesita una combinación de inmunotinción y microscopia electrónica para distinguir entre la nefritis hereditaria y algunas formas de enfermedad de la membrana basal adelgazada. Aunque no están disponible en todos los casos, las técnicas moleculares de evaluación de las mutaciones del DNA o del mRNA pueden ser las técnicas diagnósticas de elección.

Tratamiento

  • Igual que para las otras causas de enfermedad renal crónica

  • Trasplante de riñón

El tratamiento está indicado solamente si hay uremia; el abordaje es el mismo que para otras causas de enfermedad renal crónica (ver Insuficiencia renal crónica : Tratamiento). Algunos informes anecdóticos sugieren que los inhibidores de la ECA o los bloqueantes de los receptores de angiotensina II pueden hacer más lenta la progresión de la enfermedad renal. El trasplante ha sido exitoso, pero puede producirse una enfermedad por anticuerpos contra la membrana basal glomerular en el riñón trasplantado. Está indicado el asesoramiento genético.

Conceptos clave

  • Considerar la nefritis hereditaria si los pacientes tienen hematuria más una anomalía de la audición o de la visión, o antecedentes familiares de enfermedad renal crónica.

  • Confirmar el diagnóstico mediante una biopsia del riñón o, a veces, de la piel y la inmunotinción para los subtipos de colágeno del tipo IV.

  • Tratar la enfermedad renal crónica y considerar la posibilidad del trasplante.

Recursos en este artículo