Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Polaquiuria

Por Anuja P. Shah, MD, Assistant Professor;Faculty, Division of Nephrology, David Geffen School of Medicine at UCLA;Harbor-UCLA Medical Center

Información:
para pacientes

1 iOS Android

La polaquiuria es la necesidad de orinar muchas veces durante el día o la noche (nocturia), pero en volúmenes normales o inferiores a lo normal. La polaquiuria puede estar acompañada por una sensación de necesidad urgente de orinar (tenesmo vesical). La polaquiuria es diferente de la poliuria, que es la diuresis de >3 L/día.

Fisiopatología

Por lo general, la polaquiuria se produce por trastornos del tracto urogenital inferior. La inflamación de la vejiga o la uretra causa una sensación de necesidad urgente de orinar. Sin embargo, esta sensación no se alivia con la micción, por lo que una vez que la vejiga está vacía, el paciente sigue intentado orinar, pero sólo logra expulsar pequeños volúmenes de orina.

Etiología

Hay muchas cusas de polaquiuria (ver Algunas causas de polaquiuria), pero las más comunes son

  • Infecciones urinarias

  • Incontinencia urinaria

  • Hiperplasia prostática benigna

  • Cálculos del tracto urinario

Algunas causas de polaquiuria

Causa

Hallazgos sugestivos

Abordaje diagnóstico

Hiperplasia prostática benigna o cáncer de próstata

Aparición progresiva de dificultad para iniciar la micción, incontinencia, chorro de orina débil, sensación de vaciado incompleto

Tacto rectal

Ecografía

Cistometría

Cistocele

Incontinencia urinaria

Sensación de plenitud vaginal

Dolor o pérdidas de orina durante las relaciones sexuales

Examen ginecológico

Cistouretrografía de vaciado

Medicamentos y sustancias

  • Cafeína

  • Alcohol

  • Diuréticos

Polaquiuria en un paciente sano

Eliminación empírica de la sustancia causante (para confirmar que se resuelve el síntoma)

Embarazo

Tercer trimestre del embarazo

Evaluación clínica

Prostatitis

Tenesmo, disuria, nocturia, secreción uretral purulenta con fiebre, escalofríos, dolor lumbar, mialgia, artralgia y plenitud perineal

Dolor de la próstata a la palpación

Tacto rectal

Cultivo de las secreciones después del masaje prostático

Cistitis por radiación

Antecedentes de terapia con radiación en el abdomen inferior, la próstata o el periné para el tratamiento del cáncer

Evaluación clínica

Cistoscopia con biopsia

Artritis reactiva

Artritis asimétrica de las rodillas, los tobillos y las articulaciones metatarsofalángicas

Conjuntivitis uni o bilateral

Úlceras pequeñas e indoloras en boca, lengua, glande, palmas de las manos y plantas de los pies, 1 a 2 semanas después de un contacto sexual

Pruebas para ETS

Lesión de la médula espinal

Debilidad de los miembros inferiores, disminución del tono del esfínter anal, reflejo anal ausente

Pérdida de la sensibilidad a nivel del segmento

En general, la lesión es clínicamente evidente

RM de la columna

Estenosis uretral

Dificultad para iniciar la micción, tenesmo, disminución del calibre y la fuerza del chorro de orina

Uretrografía

Incontinencia urinaria

Escapes de orina al inclinarse, toser o estornudar

Cistometría

Cálculos del tracto urinario

Dolor lumbar o inguinal de tipo cólico

Análisis de orina para detectar hematuria

Ecografía o TC de los riñones, uréteres y vejiga

Infecciones urinarias

Disuria y orina fétida, a veces con fiebre. confusión y dolor lumbar, en especial en mujeres y niñas

Disuria y polaquiuria en hombres jóvenes sexualmente activos (que indica una ETS)

Análisis de orina y urocultivo

Pruebas para ETS

Hiperactividad del detrusor vesical

Nocturia, incontinencia de urgencia, flujo urinario débil, y a veces retención urinaria

Cistometría

ETS = enfermedad de transmisión sexual.

Evaluación

Anamnesis

Antecedentes de la enfermedad actual: deben apuntar en primer lugar a indicar las cantidades de líquidos consumidas y eliminadas para distinguir entre polaquiuria y poliuria. Si hay polaquiuria, debe preguntarse al paciente sobre la forma de aparición (súbita o no), la presencia o ausencia de síntomas de irritación (irritación, tenesmo, disuria), los síntomas de obstrucción (dificultad para iniciar la micción, chorro de orina débil, sensación de vaciamiento incompleto, nocturia) y los contactos sexuales recientes.

Revisión por aparatos y sistemas: debe cubrir los síntomas que sugieran una causa, como fiebre, dolor lumbar o inguinal y hematuria (infección), la falta de menstruaciones, tumefacción mamaria y malestares matinales (embarazo) y la artritis y conjuntivitis (artritis reactiva).

Antecedentes personales: deben buscarse causas conocidas, incluyendo enfermedad prostática y tratamiento con radioterapia o cirugía de la pelvis. Debe registrarse el consumo de fármacos y las características de la dieta para detectar agentes que causen aumento de la diuresis (diuréticos, alcohol, bebidas con cafeína).

Examen físico

El examen se dirige al aparato urogenital.

Debe notarse cualquier secreción o lesiones que puedan corresponder a enfermedades de transmisión sexual. El tacto rectal en los hombres debe notar el tamaño y la consistencia de la próstata y el tono del recto; el examen ginecológico en las mujeres debe buscar la presencia de cistocele. Es necesario pedir al paciente que tosa mientras se observa la uretra para detectar pérdidas urinarias.

La palpación de la fosa lumbar permite detectar sensibilidad o dolor, y el examen abdominal debe notar la presencia de masas o dolor suprapúbico.

En la evaluación neurológica, debe registrarse la debilidad de los miembros inferiores y la pérdida de sensibilidad.

Signos de alarma

Los siguientes hallazgos de especial interés:

  • Debilidad de las extremidades inferiores o signos de daño de la médula espinal (p. ej., pérdida de la sensibilidad en un nivel segmentario, pérdida del tono del esfínter anal y reflejo de guiño anal)

  • Fiebre y dolor lumbar

Interpretación de los hallazgos

La presencia de disuria sugiere que la polaquiuria puede deberse a una infección urinaria o a cálculos. Las cirugías pelvianas previas sugieren incontinencia. La presencia de chorro de orina débil o la nocturia sugieren una hiperplasia prostática benigna. La polaquiuria en un paciente joven y sano puede deberse a una ingesta excesiva de alcohol o bebidas con cafeína. La hematuria macroscópica indica una infección urinaria o cálculos en pacientes jóvenes y cáncer en los de más edad.

Estudios complementarios

Todos los pacientes deben ser estudiados con análisis de orina y urocultivos, que son fáciles de realizar y permiten detectar infecciones y hematuria.

Los estudios como citoscopia, cistometría y uretrografía pueden realizarse para diagnosticar cistitis, obstrucción vesical inferior y cistocele. Pueden ser necesarias la determinación de la concentración de antígeno prostático específico, una ecografía y una biopsia de la próstata, especialmente en varones de edad avanzada, para diferenciar la hiperplasia prostática benigna del cáncer de próstata.

Tratamiento

El tratamiento varía según la causa.

Geriatría

A menudo, la polaquiuria en varones ancianos se debe a una obstrucción del cuello vesical, debida a una hiperplasia o un cáncer de próstata. En general, estos pacientes requieren una evaluación del volumen de orina residual posmiccional. Las infecciones urinarias o el uso de diuréticos pueden ser causa de polaquiuria en ambos sexos.

Conceptos clave

  • Las infecciones urinarias son la causa más frecuente en niños y mujeres.

  • Las enfermedades de la próstata son una causa común en varones > 50 años.

  • La ingesta excesiva de cafeína puede causar polaquiuria en personas sanas.

Recursos en este artículo