Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

Aprovechamiento óptimo de la visita médica

Por

Michael R. Wasserman

, MD, Los Angeles Jewish Home

Última revisión completa may. 2021
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

La primera visita

La primera vez que una persona acude a la consulta de su médico de atención primaria debe plantear las preguntas que son relevantes para la elección de médico y que todavía no haya hecho o que necesite preguntar (véase la barra lateral ¿Este médico es el adecuado? ¿Este médico es el adecuado? ¿Este médico es el adecuado? ). Las siguientes preguntas pueden ser especialmente útiles:

Si el paciente ya ha dispuesto sus voluntades anticipadas, deberá proporcionar una copia (o el original para que pueda ser fotocopiado) con el fin de incorporarlo a su expediente médico. También debe reunir todos los fármacos que está tomando actualmente, incluidos los de venta sin receta, hierbas medicinales y vitaminas, y llevarlos a la consulta médica.

En la primera visita, el médico hace preguntas sobre los antecedentes médicos y el estado de salud actual, la salud de los familiares próximos, tratamientos, pruebas y estilo de vida. Incluso si el médico no lo pregunta, el paciente debe asegurarse de proporcionarle determinada información, como

  • Información sobre hospitalizaciones anteriores, atención médica domiciliaria o atenciones recibidas de algún otro especialista o profesional de la salud (incluyendo medicina alternativa), con los nombres, las direcciones y los números de teléfono correspondientes

  • Información sobre pruebas diagnósticas y tratamientos que ya estén previstos

  • Hábitos de ejercicio, sueño, dieta (incluido el consumo de cafeína), actividad sexual y consumo de tabaco, drogas y fármacos no prescritos por los profesionales de la salud (incluidos el alcohol, los fármacos sin receta, las vitaminas y las hierbas medicinales)

  • Alergias o intolerancias farmacológicas previas documentadas o sospechadas

  • Cualquier dato importante sobre la situación personal, espiritual o cultural que pueda afectar a las decisiones sobre la atención médica

  • La farmacia a la que suelen acudir (por lo que las recetas se pueden gestionar por teléfono o electrónicamente)

Proporcionar esta información contribuye a mejorar la calidad de la atención y permite que los cambios en los profesionales que atienden al paciente se produzcan sin problemas. Por ejemplo, el paciente debe proporcionar a su médico de atención primaria los datos de contacto de otros profesionales de la salud e instituciones sanitarias donde ha sido atendido, además de proporcionarle un consentimiento por escrito para la revelación de información. para que los profesionales involucrados puedan comunicarse entre sí más fácilmente. Facilitar esta información de contacto también permite al médico de atención primaria obtener copias de información pertinente para incorporarla al historial médico del paciente.

Visitas posteriores

Cada vez que el paciente visita a su médico, debe preparar una lista para estar seguro de que el médico recibe toda la información relevante para su salud. La lista debe incluir lo siguiente:

  • Todas las preguntas relacionadas con la salud

  • Todos los síntomas y problemas médicos, incluidos los relacionados con la salud mental

  • Cualquier efecto secundario reciente experimentado mientras tomaba medicamentos

  • Las pruebas diagnósticas o los nuevos tratamientos recomendados por otros profesionales de la salud

  • Situaciones en las que no ha tomado el medicamento prescrito y el motivo de no haberlo hecho (por ejemplo, «creo que me produce cólicos» o «no puedo pagarlo»)

  • Cualquier cambio importante que se hayan producido en su situación personal (jubilación, estado civil, muerte de un familiar o cambio de domicilio)

La lista se ha de redactar con tiempo antes de la visita. Durante una visita concurrida al consultorio, las personas pueden distraerse fácilmente y olvidar lo que planeaban decir. La lista también debe marcar las prioridades, empezando por los temas más importantes. Los síntomas deben describirse de modo tan claro y preciso como sea posible, procurando no reducirlos ni exagerarlos. La lectura sobre el tema, o la conversación con alguien que haya tenido la misma enfermedad o le hayan recomendado una prueba o un tratamiento, puede permitir plantear al médico preguntas más específicas y útiles.

También hay que llevar a la consulta cualquier formulario que deba rellenar el médico o algún miembro del centro de salud (para la compañía aseguradora, para la escuela o algún requisito relacionado con la situación laboral del paciente). No debe olvidarse tampoco la tarjeta del seguro médico actual, las referencias médicas adecuadas o lo necesario para pagar los honorarios por la atención recibida.

Llegar a la consulta unos 10 o 15 minutos antes de la hora concertada (sobre todo en la primera visita) permite al personal de administración comprobar que la información del seguro médico está actualizada y que se cumple cualquier otro requisito necesario. Algunos médicos solicitan a los pacientes que actualicen las revisiones de salud en línea o en persona antes de cada visita o en el mismo momento de la visita. Estas actualizaciones pueden proporcionar hojas de ruta útiles para los temas que se discutirán en la visita.

Durante la visita, es muy importante escuchar atentamente al médico y responder a sus preguntas con sinceridad y con la mayor exactitud posible, incluso sobre aspectos delicados (como el control de la vejiga o la actividad sexual). Si se considera la posibilidad de una prueba diagnóstica invasiva, el paciente debe preguntar lo siguiente:

  • ¿Qué efectividad tiene el tratamiento y qué grado de fiabilidad tiene la prueba diagnóstica?

  • ¿Cómo influirán los resultados de la prueba en el tratamiento?

  • ¿Qué efectos secundarios puede tener?

  • ¿Hay otras opciones posibles? ¿Cuáles?

  • ¿Cuáles son los objetivos específicos del tratamiento?

  • ¿Cómo se hará el seguimiento o el control de la respuesta al tratamiento?

  • Otras preguntas que el paciente considere necesarias sobre el tratamiento o la prueba

El paciente debe solicitar una explicación sobre cualquier cosa que no entienda y pedir, si está disponible, un enlace en línea o un folleto informativo sobre el tema. Una forma útil de asegurarse de que se han entendido correctamente las instrucciones es solicitar al médico que las escriba y leerlas en voz alta al finalizar la consulta. Esto permite al médico corregir cualquier malentendido. Tomar notas durante la visita también es útil. Si el paciente no puede utilizar el material escrito, o tiene dificultades de visión, de expresión o de audición, serán necesarios otros procedimientos para el seguimiento de la información. Por ejemplo, se pueden grabar las instrucciones en un fichero de audio o hacer que un pariente o un amigo le lean las instrucciones cuando sea necesario. El paciente puede comportarse de manera similar en la farmacia, cuando va a buscar sus medicamentos.

Antes de acabar la consulta, la persona debe comprobar su lista de preguntas y síntomas, y comentar con el médico cualquier punto que no se haya aclarado. En caso de que queden muchos temas pendientes, es posible que el médico programe otra cita, o bien que remita al paciente a otro profesional de la salud, como una enfermera, un farmacéutico o un dietista, para información e instrucciones adicionales.

Después de la visita, deben programarse todas las visitas médicas que el médico haya recomendado. Toda receta debe rellenarse y debe leerse cualquier material escrito proporcionado por el médico o el farmacéutico, incluido un resumen impreso de la visita al consultorio.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ANDROID iOS
ARRIBA