Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

Fiebre en adultos

Por

Larry M. Bush

, MD, FACP, Charles E. Schmidt College of Medicine, Florida Atlantic University

Última revisión completa jul. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
Recursos de temas

La fiebre es una temperatura corporal elevada. La temperatura se considera alta si es superior a 38 °C cuando se mide con el termómetro en la boca, o superior a 38,2 °C cuando se mide con un termómetro rectal. Muchas personas utilizan el término fiebre de forma vaga, a menudo para expresar que se sienten demasiado calientes, demasiado fríos o sudorosos, pero en realidad no han medido su temperatura.

A pesar de que se considera como normal una temperatura de 37° C, la temperatura corporal varía a lo largo del día, siendo más baja por la mañana y más alta al finalizar la tarde, cuando puede alcanzar los 37,7° C. De igual forma, cuando hay fiebre la temperatura no se mantiene constante. A veces existen picos de fiebre diarios que vuelven después a la normalidad. Este proceso se denomina fiebre intermitente. En ocasiones la temperatura varía pero no regresa a la normalidad. Este proceso se denomina fiebre remitente. En la actualidad, para el diagnóstico de algunas enfermedades, no se considera que el patrón de ascenso y descenso de la fiebre sea demasiado importante.

Consecuencias de la fiebre

Los síntomas se deben principalmente al trastorno que causa la fiebre más que a la fiebre en sí misma.

Aunque muchas personas se preocupan de que la fiebre pueda ser perjudicial, las típicas elevaciones temporales de la temperatura corporal comprendidas entre 38° C y 40º C que producen la mayoría de las infecciones agudas son bien toleradas por los adultos sanos. Sin embargo, una fiebre moderada puede ser un poco peligrosa en adultos con enfermedades cardíacas o pulmonares debido a que la fiebre hace que aumente la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria. La fiebre también puede empeorar el estado mental en personas con demencia.

Causas

Las sustancias que producen fiebre reciben el nombre de pirógenos. Estos pueden provenir del interior o del exterior del organismo. Los microorganismos y las sustancias que ellos producen (como las toxinas) son ejemplos de pirógenos que se forman en el exterior del cuerpo. Los pirógenos formados dentro del organismo suelen ser producidos por monocitos y macrófagos (dos tipos de glóbulos blancos o leucocitos). Los pirógenos exteriores al organismo provocan fiebre al estimularlo para que produzca sus propios pirógenos, o bien afectando directamente el área del cerebro que controla la temperatura corporal Tanto las barreras naturales como el sistema inmunitario defienden el cuerpo contra los microorganismos que causan infecciones. (Véase también Líneas de defensa.) Las barreras naturales son... obtenga más información .

La infección no es la única causa de fiebre. La fiebre también puede ser consecuencia de la inflamación, una reacción a un fármaco, una reacción alérgica Introducción a las reacciones alérgicas Las reacciones alérgicas (reacciones de hipersensibilidad) son respuestas inadecuadas del sistema inmunitario a una sustancia que en condiciones normales es inofensiva. Por lo general, las alergias... obtenga más información Introducción a las reacciones alérgicas , trastornos autoinmunitarios Trastornos autoinmunitarios Un trastorno autoinmunitario es una disfunción del sistema inmunitario del organismo, que provoca que éste ataque a sus propios tejidos. No se sabe con certeza qué desencadena un trastorno autoinmunitario... obtenga más información (cuando el cuerpo produce anticuerpos anormales que atacan sus propios tejidos) y cáncer no detectado (especialmente leucemia Introducción a la leucemia Las leucemias son cánceres de los glóbulos blancos (leucocitos) o de las células precursoras de estos. Los glóbulos blancos se originan a partir de las células madre (células progenitoras) en... obtenga más información , linfoma Introducción a los linfomas Los linfomas son cánceres de los linfocitos, que residen en el sistema linfático y en los órganos hematopoyéticos (formadores de sangre). Se trata de cánceres de un tipo específico de glóbulos... obtenga más información Introducción a los linfomas , o cáncer de riñón Cáncer de riñón El cáncer de riñón puede causar la aparición de sangre en la orina, dolor en el costado o fiebre. El cáncer suele ser detectado de manera accidental al realizar una prueba de imagen por otra... obtenga más información ).

Muchos trastornos pueden causar fiebre. En general se los clasifica como

  • Infecciosos (más común)

  • Neoplásicos (cáncer)

  • Inflamatorios

Es muy probable que una infección sea la causa en los adultos con una fiebre que dura 4 días o menos. Es más probable que una causa no infecciosa sea responsable de la fiebre cuando esta dura mucho tiempo o es recurrente.

Muchos cánceres producen fiebre.

Además, una fiebre aislada, de corta duración (aguda) en personas con cáncer o un trastorno inflamatorio conocido tiene más probabilidades de tener una causa infecciosa. En las personas sanas, es poco probable que la fiebre aguda sea el primer signo de una enfermedad crónica.

Los fármacos causan a veces fiebre. Por ejemplo, los antibióticos beta-lactámicos (como la penicilina Penicilinas Las penicilinas son una subclase de antibióticos llamados antibióticos beta-lactámicos (antibióticos que contienen una estructura química llamada anillo beta-lactámico). Los carbapenémicos,... obtenga más información ) y las sulfamidas pueden desencadenar fiebre. Las sustancias que pueden causar una temperatura extremadamente alta incluyen ciertas drogas ilícitas (como cocaína Cocaína La cocaína es una droga estimulante adictiva elaborada a partir de hojas de la planta de coca. La cocaína es un estimulante potente que aumenta el estado de alerta, provoca euforia y hace que... obtenga más información , anfetaminas Anfetaminas Las anfetaminas son fármacos estimulantes que se utilizan para tratar ciertas afecciones médicas, aunque también son objeto de abuso. Las anfetaminas aumentan el estado de alerta, mejoran el... obtenga más información o fenciclidina Ketamina y fenciclidina La ketamina y la fenciclidina son fármacos químicamente similares utilizados para la anestesia, si bien algunas veces se emplean con fines recreativos. La ketamina se encuentra disponible en... obtenga más información ), anestésicos Anestésicos En algunos casos, tratar la enfermedad subyacente elimina o minimiza el dolor. Por ejemplo, la inmovilización de una fractura o el tratamiento antibiótico para una articulación infectada reducen... obtenga más información y fármacos antipsicóticos Antipsicóticos La esquizofrenia es un trastorno mental caracterizado por la existencia de pérdida de contacto con la realidad (psicosis), alucinaciones (por lo general consistentes en oír voces), falsas creencias... obtenga más información .

Principales causas de fiebre

Factores de riesgo

Ciertas circunstancias (factores de riesgo) hacen que las personas sean más propensas a tener fiebre. Estos factores de riesgo incluyen:

  • El estado de salud del sujeto

  • La edad del sujeto

  • Ciertas ocupaciones

  • El uso de ciertos procedimientos médicos y medicamentos

  • Exposición a las infecciones (por ejemplo, a través de los viajes o el contacto con personas, animales o insectos infectados).

Tabla
icon

Valoración

Por lo general, el médico puede determinar que una infección está presente basándose en una breve historia clínica, la exploración y, en ocasiones, realizando algunas pruebas complementarias simples como la radiografía de tórax y el análisis de orina. A veces, sin embargo, la causa de la fiebre no es fácil de identificar.

Cuando el médico evalúa a un paciente con fiebre aguda, se centra en dos cuestiones básicas:

  • En identificar otros síntomas como dolor de cabeza o tos: estos síntomas ayudan a limitar las posibles causas de la fiebre.

  • En determinar si se presenta una enfermedad grave o crónica: muchas de las posibles infecciones víricas agudas son difíciles de diagnosticar de forma específica (es decir, determinar cuál es exactamente el virus que está causando la infección). Limitar las pruebas únicamente a aquellos que presentan una infección grave o crónica puede ayudar a evitar muchas búsquedas costosas, innecesarias y, a menudo, infructuosas.

Signos de alarma

En las personas con fiebre aguda, algunos signos y características son motivo de preocupación. Entre estos signos se incluyen los siguientes

  • Alteración de la función mental, como confusión

  • Dolor de cabeza, rigidez de cuello o ambos

  • Manchas planas, pequeñas, de color rojo púrpura en la piel (petequias), que indican un sangrado debajo de la piel

  • Hipotensión arterial

  • Frecuencia cardíaca rápida o respiración acelerada

  • Dificultad respiratoria (disnea)

  • Temperatura mayor de 40° C o inferior a 35° C.

  • Viaje reciente a un área donde es común (endémica) alguna enfermedad infecciosa grave, como la malaria.

  • Tratamiento reciente con fármacos que inhiben el sistema inmunitario (inmunosupresores)

Cuándo acudir al médico

Si existe algúnos signos de alarma se debe ver a un médico de inmediato. En estos casos suele ser necesario realizar pruebas complementarias de forma inmediata y, a menudo, es necesario el ingreso en el hospital.

Si no existen signos de alarma se debe llamar al médico si la fiebre dura más de 24 a 48 horas. Dependiendo de la edad de la persona, la presencia de otros síntomas y enfermedades conocidas, el médico puede querer valorarla en la consulta o recomendarle un tratamiento en su domicilio. Por lo general, es necesario consultar con un médico si la fiebre dura más de 3 o 4 días, independientemente de otros síntomas.

Actuación del médico

En primer lugar, el médico pregunta acerca de los síntomas del paciente y su historial médico. A continuación, realiza una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física a menudo sugieren la causa de la fiebre y las pruebas que pueden ser necesarias.

El médico comienza preguntando al paciente por los síntomas y las enfermedades presentes y previas, la medicación que está tomando, si ha recibido transfusiones de sangre, si ha estado expuesto a infecciones, los viajes recientes, a vacunas y las hospitalizaciones, intervenciones quirúrgicas u otros procedimientos médicos a los que se haya sometido. El patrón de la fiebre rara vez ayuda a hacer el diagnóstico. Sin embargo, una fiebre que se repite cada dos o tres días es característica de la malaria. Se considera que la malaria es una posible causa de la fiebre únicamente si se ha viajado a un área donde la malaria es frecuente.

Los viajes recientes orientan a veces sobre la causa de la fiebre, ya que algunas infecciones solo se presentan en áreas determinadas. Por ejemplo, la coccidioidomicosis (una infección por hongos) aparece casi exclusivamente en las regiones desérticas del sudoeste de Estados Unidos, América Central y del Sur.

Las exposiciones recientes también son importantes. Por ejemplo, los sujetos que trabajan en un matadero o en una planta envasadora de carne son más propensos a desarrollar brucelosis (una infección bacteriana transmitida a través del contacto con animales domésticos). Otros ejemplos incluyen agua o alimentos inseguros (como leche y productos lácteos no pasteurizados y carne, pescado y marisco crudos o poco cocidos), picaduras de insectos (como garrapatas o mosquitos), relaciones sexuales sin protección y exposiciones ocupacionales o recreativas (como la caza, el senderismo y los deportes acuáticos).

El dolor es una clave importante para el posible origen de la fiebre, por lo que el médico pregunta acerca de cualquier dolor de oídos, cabeza, cuello, dientes, garganta, tórax, abdomen, flancos, recto, o cualquier dolor muscular y articular.

Otros síntomas que ayudan a determinar la causa de la fiebre incluyen congestión y/o secreción nasal, tos, diarrea y síntomas urinarios (frecuencia, urgencia y dolor al orinar). Saber si el paciente presenta un aumento de volumen de los ganglios linfáticos o una erupción cutánea (incluyendo el aspecto, localización y el momento de aparición en relación con otros síntomas) puede ayudar al médico a identificar la causa. Cuando existe fiebre recurrente, sudoración nocturna y pérdida de peso, las personas afectadas pueden tener una infección crónica como la tuberculosis o la endocarditis (infección del revestimiento interno del corazón y, por lo general, de las válvulas cardíacas).

El médico también puede preguntar acerca de lo siguiente:

  • Contacto con cualquier persona que tenga una infección

  • Cualquier patología conocida que predisponga a la infección, como la infección por VIH, diabetes, cáncer, trasplante de órganos, anemia de células falciformes o lesiones de las válvulas cardíacas, sobre todo si se tiene implantada una válvula artificial

  • Cualquier trastorno conocido que predisponga a la fiebre en ausencia de infección como el lupus, gota, sarcoidosis, hipertiroidismo (glándula tiroidea hiperactiva) o cáncer

  • El uso de cualquier fármaco que predisponga a la infección, como los medicamentos para la quimioterapia del cáncer, corticoesteroides u otros fármacos que inhiben el sistema inmunitario

  • La adicción a drogas intravenosas

La exploración comienza confirmando que el paciente presenta fiebre. La fiebre se determina con mayor precisión mediante la medición de la temperatura rectal. A continuación el médico realiza una exploración completa para comprobar si hay una fuente de infección o datos que sugieran la presencia de una enfermedad.

Pruebas complementarias

La necesidad de realizar pruebas complementarias depende de los hallazgos efectuados durante la anamnesis y la exploración.

Los sujetos sanos que tienen un episodio de fiebre agudo y síntomas vagos y generales (por ejemplo, con malestar o dolor generalizado) probablemente sufran una enfermedad vírica que va a desaparecer sin necesidad de tratamiento. Por lo tanto, no requieren pruebas complementarias. La excepción son aquellos que han estado expuestos a un animal o insecto (llamado vector) que transportan y transmiten una enfermedad específica, como los sujetos con una picadura de garrapata, y las personas que han estado recientemente en un área donde un trastorno en particular (como la malaria) es común.

Si el sujeto, por otro lado sano, tiene algún hallazgo que sugiera un trastorno particular, puede ser necesario realizar pruebas complementarias. El médico selecciona las pruebas necesarias en función de los hallazgos. Por ejemplo, si se tiene dolor de cabeza y rigidez en el cuello, se realiza una punción lumbar para buscar una meningitis. Si se presenta tos y congestión pulmonar, se realiza una radiografía de tórax para detectar si existe una neumonía.

Los sujetos que presentan un riesgo elevado de infección, aquellos que tienen una afectación importante y aquellos con una edad avanzada, a menudo necesitan pruebas complementarias, incluso cuando los hallazgos no sugieran un trastorno particular. En estos casos a menudo se practican las siguientes pruebas:

  • Un hemograma completo (incluyendo el número y la proporción de los diferentes tipos de glóbulos blancos o leucocitos)

  • Radiografía de tórax

  • Un análisis de orina

El aumento en el número de glóbulos blancos (leucocitos) suele indicar infección. La proporción de los diferentes tipos de glóbulos blancos o leucocitos (recuento diferencial) facilita más pistas. Un aumento de neutrófilos, por ejemplo, sugiere una infección relativamente reciente por bacterias. Un aumento de eosinófilos indica la presencia de parásitos, por ejemplo tenias o gusanos nematelmintos. También se pueden remitir muestras de sangre y otros fluidos corporales al laboratorio para intentar identificar el microorganismo en un cultivo. Se pueden realizar otros tipos de análisis de sangre para detectar anticuerpos contra microorganismos específicos.

Fiebre de origen desconocido (FOD)

La fiebre de origen desconocido se puede diagnosticar cuando

  • La persona afectada presenta fiebre de 38,3° C como mínimo durante varias semanas

  • Una investigación exhaustiva no detecta una causa

En tales casos, la causa puede ser una infección crónica poco frecuente (como tuberculosis Tuberculosis (TB) La tuberculosis es una infección contagiosa crónica causada por una bacteria, transportada por el aire, denominada Mycobacterium tuberculosis. Generalmente afecta los pulmones. La tuberculosis... obtenga más información Tuberculosis (TB) , infección cardíaca bacteriana Endocarditis infecciosa La endocarditis infecciosa es una infección del revestimiento interno del corazón (endocardio), que también suele afectar a las válvulas cardíacas. La endocarditis infecciosa se produce cuando... obtenga más información Endocarditis infecciosa , Infección por VIH Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) La infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un trastorno vírico que, progresivamente, destruye ciertos glóbulos blancos (leucocitos) y puede causar el síndrome de inmunodeficiencia... obtenga más información Infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) , citomegalovirus Infección por citomegalovirus (CMV) La infección por citomegalovirus es una infección frecuente por un virus herpes que presenta una gran variedad de síntomas: desde una evolución asintomática hasta la aparición de fiebre y fatiga... obtenga más información o virus de Epstein Barr Mononucleosis infecciosa El virus de Epstein-Barr (VEB) es el causante de algunas enfermedades, entre ellas la mononucleosis infecciosa. El virus se contagia a través de los besos. Los síntomas varían, pero los más... obtenga más información Mononucleosis infecciosa ) o algo más que una infección, como un trastorno del tejido conjuntivo (como lupus Lupus eritematoso sistémico (LES) El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria autoinmunitaria crónica del tejido conjuntivo que afecta las articulaciones, los riñones, la piel, las membranas mucosas y las paredes... obtenga más información Lupus eritematoso sistémico (LES) o artritis reumatoide Artritis reumatoide La artritis reumatoide es una artritis inflamatoria en la que las articulaciones, entre las que se suelen incluir las de manos y pies, se inflaman, dando lugar a hinchazón, dolor y frecuentemente... obtenga más información Artritis reumatoide ) o cáncer (como linfoma Introducción a los linfomas Los linfomas son cánceres de los linfocitos, que residen en el sistema linfático y en los órganos hematopoyéticos (formadores de sangre). Se trata de cánceres de un tipo específico de glóbulos... obtenga más información Introducción a los linfomas o leucemia Introducción a la leucemia Las leucemias son cánceres de los glóbulos blancos (leucocitos) o de las células precursoras de estos. Los glóbulos blancos se originan a partir de las células madre (células progenitoras) en... obtenga más información ). Otras causas incluyen reacciones a medicamentos, coágulos sanguíneos (trombosis venosa profunda Trombosis venosa profunda La trombosis venosa profunda consiste en la formación de coágulos de sangre (trombos) en las venas profundas, por lo general en las piernas. Estos trombos se forman cuando las venas están lesionadas... obtenga más información Trombosis venosa profunda ), inflamación de los tejidos orgánicos (sarcoidosis Sarcoidosis La sarcoidosis es una enfermedad en la que se forman acúmulos anormales de células inflamatorias (granulomas) en muchos órganos del cuerpo. La sarcoidosis se suele desarrollar en personas de... obtenga más información Sarcoidosis ) y enfermedad inflamatoria intestinal Introducción a la enfermedad inflamatoria intestinal En la enfermedad inflamatoria intestinal, se inflama el intestino, lo que ocasiona con frecuencia retortijones abdominales y diarrea recurrentes. Los dos tipos principales de enfermedad inflamatoria... obtenga más información . En las personas mayores, las causas más frecuentes de la fiebre de origen desconocido son arteritis de células gigantes Arteritis de células gigantes La arteritis de células gigantes es una inflamación crónica de las grandes y medianas arterias de la cabeza, el cuello y la parte superior del cuerpo. Se afectan de modo característico las arterias... obtenga más información , linfomas, abscesos y tuberculosis Tuberculosis (TB) La tuberculosis es una infección contagiosa crónica causada por una bacteria, transportada por el aire, denominada Mycobacterium tuberculosis. Generalmente afecta los pulmones. La tuberculosis... obtenga más información Tuberculosis (TB) .

Los médicos suelen efectuar análisis de sangre, incluyendo un hemograma completo, hemocultivos, pruebas hepáticas Pruebas hepáticas en sangre Las pruebas hepáticas son unos análisis de sangre que representan una técnica no invasiva para detectar la presencia de una enfermedad hepática (por ejemplo, la hepatitis en la sangre procedente... obtenga más información ), y pruebas para comprobar si hay trastornos del tejido conjuntivo. También se pueden hacer otras pruebas, como una radiografía de tórax, análisis de orina y urocultivo.

Si los resultados de todas las pruebas anteriores son negativos, el médico necesita obtener una muestra de tejido del hígado, de la médula ósea o de otra zona en la que sospeche que pueda localizarse la infección para su estudio (biopsia). La muestra se examina al microscopio, se hace un cultivo y se analiza.

El tratamiento de la fiebre de origen desconocido se centra en el tratamiento del trastorno que causa la fiebre, si se conoce. Los médicos pueden administrar medicamentos para bajar la temperatura corporal (véase tratamiento de la fiebre Tratamiento La fiebre es una temperatura corporal elevada. La temperatura se considera alta si es superior a 38 °C cuando se mide con el termómetro en la boca, o superior a 38,2 °C cuando se mide con un... obtenga más información ).

Tratamiento

Dado que la fiebre ayuda al organismo a defenderse contra la infección, y dado que la fiebre en sí no representa un peligro (a menos de que sobrepase los 41,1º C), no está claro si se debe reducir la temperatura en todas las personas con fiebre. Sin embargo, un paciente con fiebre alta suele sentirse mucho mejor cuando se trata la fiebre. Además, se considera que los pacientes con una enfermedad cardíaca o pulmonar, y aquellos con demencia tienen mayor riesgo de presentar complicaciones peligrosas, por lo que en estos casos se debe tratar la fiebre.

Los fármacos utilizados para bajar la temperatura del cuerpo se llaman antipiréticos.

Los fármacos antitérmicos (o antipiréticos) más eficaces y usados son el paracetamol (acetaminofeno) y los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como aspirina (ácido acetilsalicílico), ibuprofeno y naproxeno.

Por lo general, las personas pueden recibir tratamiento con una de las siguientes opciones:

  • 650 mg de paracetamol (acetaminofeno) cada 6 horas (no se debe exceder de 4000 mg en 1 día).

  • 200 a 400 mg de ibuprofeno cada 6 horas.

Debido a que muchos medicamentos sin receta para el resfriado o la gripe contienen paracetamol (acetaminofeno), se debe tener cuidado de no tomar al mismo tiempo varios fármacos que contengan paracetamol.

Únicamente si la temperatura sobrepasa los 41,1º C es preciso aplicar otras medidas para reducir la temperatura del afectado (como rociarle con agua tibia o utilizar toallas húmedas). Se debe evitar utilizar una esponja con alcohol porque el alcohol puede ser absorbido por la piel y puede tener efectos perjudiciales.

Las personas que sufren una infección de la sangre (septicemia) o presentan una alteración de los signos vitales (como tensión arterial baja, pulso rápido y frecuencia respiratoria elevada) necesitan ingreso hospitalario.

Aspectos esenciales para las personas mayores: fiebre

La fiebre puede ser problemática en las personas mayores, porque el cuerpo no responde de la manera que lo haría en una persona más joven. Por ejemplo, en los ancianos frágiles, es menos probable que una infección cause fiebre. Incluso cuando la temperatura esté aumentada debido a una infección, esta puede ser más baja que la definición convencional de fiebre, y la elevación de la temperatura puede no corresponder a la gravedad de la enfermedad. Del mismo modo, otros síntomas, como el dolor, pueden ser menos evidentes. Con frecuencia, un deterioro en el funcionamiento físico y/o mental habitual es el único signo inicial de neumonía Neumonía adquirida en el hospital La neumonía nosocomial (o intrahospitalaria) es una infección pulmonar que se desarrolla en personas hospitalizadas, por lo general, después de 2 o más días a partir del ingreso. Son muchas... obtenga más información o de infección de las vías urinarias Introducción a las infecciones urinarias (IU) En las personas sanas, la orina de la vejiga es estéril, no hay en ella bacterias ni otros microorganismos infecciosos. El conducto que lleva la orina desde la vejiga hacia el exterior del cuerpo... obtenga más información que acompañan a la fiebre.

Sin embargo, las personas mayores con fiebre son más propensas a tener una infección bacteriana grave que los adultos jóvenes con fiebre. Al igual que en los adultos jóvenes, la causa más frecuente suele ser una infección de las vías respiratorias o urinarias. Las infecciones de la piel y de las partes blandas son también causas frecuentes de fiebre en las personas mayores. Las personas mayores son más propensas a presentar manifestaciones graves de infecciones víricas respiratorias, como la gripe Gripe La gripe es una infección viral de los pulmones y de las vías respiratorias producida por uno de los virus de la gripe. Provoca fiebre, secreción nasal, dolor de garganta, tos, cefalea, dolores... obtenga más información y la COVID-19 COVID-19 Los coronavirus son una gran familia de virus que causan enfermedades respiratorias que van desde el resfriado común hasta la neumonía mortal. Existen muchos coronavirus diferentes. La mayoría... obtenga más información .

El diagnóstico de fiebre en personas mayores es similar al de los adultos jóvenes, salvo que en los ancianos suelen realizarse análisis de orina (incluyendo cultivos) y una radiografía de tórax. Las muestras de sangre se cultivan (hemocultivos) para descartar una infección en la sangre (bacteriemia Bacteriemia La bacteriemia se define como la presencia de bacterias en el torrente sanguíneo. Puede ser consecuencia de actividades diarias (como un cepillado de dientes vigoroso), procedimientos dentales... obtenga más información ).

Conceptos clave

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS

Evalúe sus conocimientos

Infección por el virus respiratorio sincitial (VRS) e infección por el metaneumovirus humano
La infección por el virus respiratorio sincitial (VRS) y la infección por metaneumovirus humano (MNVh) causan infecciones de las vías respiratorias superiores y a veces inferiores. Los síntomas de ambos virus son similares, aunque los virus son diferentes. ¿En cuál de los siguientes grupos de edad es el VRS una causa muy frecuente de infecciones de las vías respiratorias?
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA