Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Algunos trastornos autoinmunitarios

Algunos trastornos autoinmunitarios

Trastorno

Principales tejidos afectados

Consecuencias

Glóbulos rojos (eritrocitos)

Anemia (disminución del número de glóbulos rojos o eritrocitos), que produce fatiga, debilidad y mareo.

El bazo puede aumentar de tamaño.

La anemia puede ser grave e incluso mortal.

Piel

Se forman ampollas grandes, rodeadas de zonas inflamadas, de color rojo, en la piel. Suele haber prurito.

El trastorno afecta principalmente a personas de edad avanzada, y puede ser mortal, especialmente en las personas mayores que tienen otros trastornos.

Células beta del páncreas (que producen insulina)

Los síntomas incluyen exceso de sed, de micción y de apetito, así como diversas complicaciones a largo plazo.

Se requiere tratamiento de por vida con insulina, incluso si se detiene la destrucción de las células pancreáticas, ya que no quedan las suficientes para producir una cantidad adecuada de insulina.

El pronóstico varía considerablemente, pero tiende a ser peor cuando la enfermedad es grave y persiste durante mucho tiempo.

Pulmones y riñones

Los síntomas incluyen dificultad respiratoria, tos con sangre, fatiga e hinchazón.

El pronóstico es bueno si el tratamiento comienza antes de que haya daño pulmonar o renal grave.

Glándula tiroidea

La glándula tiroidea se ve estimulada y aumenta de tamaño, por lo que produce concentraciones altas de hormonas tiroideas (hipertiroidismo).

Los síntomas incluyen taquicardia, intolerancia al calor, temblores, adelgazamiento y nerviosismo.

Si se administra tratamiento, el pronóstico es bueno.

Glándula tiroidea

La glándula tiroidea se inflama y resulta dañada, lo que da lugar a concentraciones bajas de hormonas tiroideas (hipotiroidismo).

Los síntomas incluyen aumento de peso, piel gruesa, intolerancia al frío y somnolencia.

Es necesario tomar hormona tiroidea de por vida, lo que suele aliviar los síntomas por completo.

Cerebro y médula espinal

La cubierta de las neuronas afectadas resulta dañada. Como consecuencia, las neuronas no pueden transmitir las señales nerviosas de forma adecuada.

Los síntomas consisten en debilidad, alteraciones de la sensibilidad, vértigo, trastornos de la visión, calambres musculares e incontinencia. Los síntomas varían con el tiempo y son intermitentes.

El pronóstico es variable.

La conexión entre los nervios y los músculos (unión neuromuscular)

Los músculos, en especial los de los ojos, se debilitan y se cansan fácilmente, pero la debilidad varía en intensidad. El patrón de evolución varía considerablemente.

Los fármacos, por lo general, pueden controlar los síntomas.

Piel

Se forman grandes ampollas en la piel y en las membranas mucosas (como la del revestimiento de la boca).

El trastorno es potencialmente mortal si no se trata.

Ciertas células de la mucosa interna del estómago

El daño a las células de la mucosa del estómago dificulta la absorción de vitamina B12. (La vitamina B12 es necesaria para producir células sanguíneas maduras y mantener las neuronas). Anemia, que a menudo provoca fatiga, debilidad y mareo. Puede haber daño neurológico, que da lugar a debilidad e insensibilidad.

Si no se trata, la médula espinal puede dañarse, lo que, con el tiempo, contribuye a la aparición de insensibilidad, debilidad e incontinencia.

Aumenta el riesgo de cáncer de estómago. Si se administra tratamiento, el pronóstico es bueno.

Articulaciones y otros tejidos, como el pulmón, los nervios, la piel y los tejidos cardiacos

Son muchos los síntomas posibles. Incluyen fiebre, fatiga, dolor en las articulaciones (artralgia), rigidez articular, articulaciones deformadas, dificultad respiratoria, insensibilidad, debilidad, erupciones, dolor torácico e inflamación de las articulaciones y los tendones.

El pronóstico es variable.

Articulaciones, riñones, piel, pulmones, corazón, cerebro y células sanguíneas

Las articulaciones, pese a estar inflamadas, no se deforman.

Pueden aparecer síntomas de anemia, como cansancio, debilidad y mareo, y los característicos de trastornos renales, pulmonares o cardíacos, como fatiga, dificultad respiratoria, prurito y dolor torácico.

También pueden aparecer erupciones cutáneas.

La caída del cabello es frecuente.

El pronóstico varía mucho, pero la mayoría de las personas afectadas pueden llevar una vida activa a pesar de los brotes ocasionales de lupus.

Vasos sanguíneos

La vasculitis puede afectar a los vasos sanguíneos de una parte del organismo (como los nervios, la cabeza, la piel, los riñones, los pulmones o los intestinos) o de varias partes. Existen varios tipos.

Los síntomas (como erupción cutánea, dolor abdominal, adelgazamiento, dificultad para respirar, tos, dolor torácico, cefalea, pérdida de visión y síntomas de daño neurológico o de insuficiencia renal) dependen de la parte del organismo afectada.

El pronóstico depende de la causa y del daño producido a los tejidos. Por lo general, el pronóstico mejora cuando se administra tratamiento.