Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Ligamento cruzado anterior
Ligamento cruzado anterior
Ligamento cruzado anterior

El ligamento cruzado anterior, o LCA, se encuentra en el centro de la rodilla junto con el ligamento cruzado posterior, o LCP. Estos ligamentos envuelven estrechamente el fémur y la tibia formando un patrón entrecruzado en la rodilla, lo que evita que la articulación se mueva demasiado hacia delante o hacia atrás.

Las lesiones del ligamento cruzado anterior generalmente están relacionadas con el deporte. Sin embargo, un LAC desgarrado, estirado o roto también puede tener su origen en un esfuerzo físico repetido, como un giro excesivo o una torsión excesiva de la rodilla.

La cirugía artroscópica se puede utilizar para sustituir el ligamento roto. Durante este procedimiento se utiliza un microdebridador artroscópico para eliminar los restos de ligamento desgarrado. Luego se perfora un orificio desde la parte frontal de la tibia hacia la articulación de la rodilla, donde se uniría el ACL. Se perfora un segundo orificio en el fémur que sube desde la articulación hacia el exterior. A continuación, el tejido de sustitución, o injerto, puede tomarse del ligamento patelar (o rotuliano). Se extirpa el tercio medio del ligamento junto con los fragmentos adheridos de rótula y tibia (llamados bloques óseos). Se tira del injerto a través de los dos túneles que se perforaron en la tibia y el fémur. Luego se fija en su lugar con tornillos. Por lo general, la cirugía de reparación artroscópica del ligamento cruzado anterior (LCA) se realiza de forma ambulatoria.

Se necesitará rehabilitación física y el regreso completo a las actividades deportivas puede demorarse durante un periodo de tiempo variable que puede prolongarse hasta 6 meses después de la cirugía. La cirugía de reparación del LAC puede presentar complicaciones, por tanto, hable siempre con su médico sobre la mejor opción de tratamiento para usted.