Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Parche anticonceptivo
Parche anticonceptivo
Parche anticonceptivo

El aparato reproductor femenino está compuesto por el útero, las trompas de Falopio y los ovarios. Los ovarios son unas glándulas en forma de almendra localizadas a ambos lados del útero. Producen las hormonas sexuales estrógeno y progesterona, que regulan el ciclo menstrual femenino.

Los ovarios, además de producir hormonas, contienen cientos de miles de óvulos. Cada mes, las hormonas estimulan los ovarios para desarrollar óvulos maduros. Por lo general, solo uno de estos óvulos alcanza la madurez y puede ser ovulado y, después, fecundado. La fecundación solo puede tener lugar durante la ovulación (la etapa del ciclo menstrual femenino en la que el ovario libera un óvulo maduro y este viaja a través de la trompa de Falopio).

Para que se produzca la concepción, un espermatozoide debe fertilizar el óvulo maduro mientras se encuentra en la trompa de Falopio. Una señal de que se ha producido la fecundación es cuando el óvulo comienza a romperse, o dividirse, en múltiples células que forman un blastocisto. El blastocisto desciende por la trompa de Falopio y entra en el útero. La implantación del blastocisto debe producirse dentro de la mucosa uterina, para el desarrollo posterior de un embrión.

El parche anticonceptivo es un método utilizado para prevenir el embarazo. El pequeño parche cuadrado puede estar compuesto por varias capas. Las hormonas estrógeno y progestina (la forma sintética de la progesterona) suelen encontrarse en la capa adhesiva inferior. Esta capa se coloca directamente sobre la piel, por lo general en las nalgas, el estómago o la parte superior del brazo. Se considera un tipo de control de natalidad hormonal, lo que significa que libera hormonas sintéticas en el torrente sanguíneo para modificar el ciclo menstrual normal de una mujer.

Estas hormonas evitan el embarazo

  • Impidiendo que los óvulos salgan de los ovarios

  • Engrosando el moco cervical y evitando así que el esperma llegue al óvulo, y

  • Adelgazando la mucosa uterina (el endometrio), lo que evitará que se implante un óvulo

Cada parche se puede usar durante 1 semana antes de que sea necesario reemplazarlo. Debe reemplazarse el mismo día de la semana durante 3 semanas seguidas. El parche no se usa durante la cuarta semana, momento en el cual la mujer tendrá su período menstrual.

El parche anticonceptivo es un medicamento recetado, y los riesgos asociados con su uso son similares a los de las píldoras anticonceptivas orales.