Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cáncer de vejiga
Cáncer de vejiga
Cáncer de vejiga

El aparato urinario se compone de dos riñones, dos uréteres, la vejiga y la uretra. Los riñones eliminan los productos de desecho de la sangre y forman la orina. La orina viaja a través de los uréteres (que tienen forma de tubo) y se almacena en la vejiga antes de que se elimine del cuerpo a través de la uretra.

La vejiga es el órgano hueco que se expande y se contrae para recoger y eliminar la orina. Como sucede con todos los órganos del aparato urinario, la vejiga es propensa a desarrollar cáncer, el crecimiento incontrolado de células anormales. La pared de la vejiga está formada por varias capas. El tipo de cáncer de vejiga depende de los tipos de células y las capas de tejido afectadas.

Existen 3 tipos de cáncer de vejiga:

  • Célula de transición: este tipo de cáncer comienza en las células de transición. Estas células forman la capa más interna de la vejiga, lo que le permite estirarse cuando se llena y contraerse cuando se vacía. Es la ubicación más frecuente del cáncer de vejiga.

  • Célula escamosa: este tipo de cáncer es un cáncer de crecimiento lento de las células delgadas y planas que recubren la superficie de la vejiga.

  • Adenocarcinoma: cáncer que comienza en las células glandulares o secretoras de la vejiga.

Los síntomas del cáncer de vejiga consisten en

  • Sangre en la orina

  • Micción frecuente o necesidad de orinar sin poder hacerlo

  • Dolor al orinar

Los hombres son más propensos que las mujeres a desarrollar cáncer de vejiga. El cáncer de vejiga es más frecuente en las personas de origen caucásico que en las de origen africano.

Los factores de riesgo del cáncer de vejiga consisten en

  • Tabaco para fumar

  • Exposición a largo plazo a ciertas sustancias químicas en el lugar de trabajo, o carcinógenos, como los que se usan en la fabricación de caucho, textiles, pinturas y ropa teñida

  • Una dieta alta en grasas y fritos

  • Tener un historial de infecciones vesicales recurrentes

  • Empleo a largo plazo de catéteres urinarios

  • Tener más de 60 años de edad

Si se sospecha cáncer, los estudios diagnósticos pueden consistir en

  • Cistoscopia: un estudio de imágenes en el que se coloca una sonda con una lente en la vejiga a través de la uretra.

  • Cultivo de orina y citología: estudios de laboratorio que analizan la orina en busca de bacterias y células cancerosas.

  • Biopsia: extracción de células de la vejiga para su examen al microscopio.

  • Estudios de imágenes: estudios como la RMN (resonancia magnética nuclear), la TC (tomografía computarizada) y la IVU (urografía intravenosa), que proporcionan una imagen detallada del aparato urinario.

El tratamiento y el pronóstico dependen del estadio y del grado del cáncer, así como de la localización del tumor. Entre las opciones de tratamiento para el cáncer de vejiga se encuentran la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y la terapia biológica.

En estos temas
Cáncer de vejiga