Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Catéter venoso central/catéter central insertado periféricamente
Catéter venoso central/catéter central insertado periféricamente
Catéter venoso central/catéter central insertado periféricamente

La quimioterapia consiste en el uso de medicamentos para matar las células cancerosas. Estos medicamentos contra el cáncer se suelen administrar en forma de infusión intravenosa (o IV), que permite que goteen en el torrente sanguíneo a una velocidad constante prescrita. El pinchazo repetido de la aguja en las venas puede hacer que estas cicatricen o se debiliten, lo que las hace inutilizables para el uso repetido y prolongado. Una alternativa es la inserción de un catéter venoso central, o CVC. El CVC se implanta quirúrgicamente en una vena grande del tórax o el cuello y se enrosca hasta que llega a la vena cava superior. Seguidamente, el catéter se asegura al tórax. Después de la inserción, el CVC se puede usar para administrar terapia intravenosa o extraer sangre para las pruebas de laboratorio. Por lo general, los CVC permanecen en su lugar durante un período prolongado y benefician a los pacientes que necesitan quimioterapia a largo plazo. Otro tipo de acceso venoso a largo plazo es una vía CCIP, o catéter central de inserción periférica. En comparación con una vía CVC, una vía CCIP se inserta en una vena del brazo o de la mano. Al igual que en el caso del catéter venoso central (CVC), el catéter central de inserción periférica (CCIP) se enrosca a lo largo de las venas cada vez más grandes hasta que alcanza la vena cava superior. Tanto las vías CVC como las vías CCIP permiten el acceso venoso a largo plazo sin someterse a frecuentes pinchazos. Algunos tratamientos se pueden administrar incluso en el propio domicilio con un catéter venoso central (CVC). Tanto las vías CVC como las vías CCIP tienen un riesgo elevado de infección. Se deben utilizar técnicas estériles en todo momento.

En estos temas
Quimioterapia