Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Epidural
Epidural
Epidural

Cuando se cumplen aproximadamente 40 semanas de embarazo, la mujer comienza a experimentar síntomas de parto. El trabajo de parto significa la expulsión inminente del bebé.

Para ayudar a aliviar la incomodidad del parto, muchas mujeres optan por un procedimiento llamado epidural para adormecer la parte inferior del cuerpo. Antes de este procedimiento, la mujer puede recibir una infusión intravenosa de líquidos para ayudar a mantener la presión arterial. También se coloca un monitor fetal en el abdomen de la mujer para controlar la frecuencia cardíaca del bebé. La mujer se coloca de lado o sentada con la espalda encorvada. Una vez que está en posición, el anestesista localiza la sección apropiada de la columna vertebral, limpia la zona e inyecta una pequeña cantidad de anestésico local para adormecer la piel en el lugar de la inyección. Con independencia de cuál sea su postura, la mujer debe permanecer muy quieta mientras el profesional de la salud inserta lenta y cuidadosamente una aguja larga en su columna vertebral.

La aguja atraviesa la piel y pasa entre las vértebras hasta que alcanza el espacio situado justo fuera de la membrana que rodea los nervios espinales. Esta membrana se llama duramadre, de ahí el nombre, epidural. Una vez que la aguja está en posición, el anestesista se asegura de que no pase a la duramadre o a un vaso sanguíneo. A continuación, se pasa un catéter fino a través de la aguja hacia el espacio epidural. La medicación se administra a través de este catéter, adormeciendo la mitad inferior del cuerpo de la mujer y reduciendo la incomodidad del parto.

Al igual que sucede con cualquier procedimiento, existen posibles complicaciones que deben discutirse con el anestesista antes del procedimiento.

En estos temas
Trabajo de parto