Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Lesión del menisco medial
Lesión del menisco medial
Lesión del menisco medial

La articulación de la rodilla se compone de tres huesos principales: el fémur (o hueso del muslo), la tibia (o espinilla) y la rótula. Todas estas estructuras están rodeadas por cartílagos y ligamentos que sostienen la articulación de la rodilla y la protegen de lesiones. El menisco medial es una estructura de cartílago en forma de C que se adhiere a la tibia y actúa como un amortiguador para la rodilla.

El menisco medial se puede desgarrar al torcer la rodilla violentamente o por el proceso de envejecimiento normal. En cualquier caso, el resultado de un desgarro de menisco medial es dolor, hinchazón de la rodilla e incapacidad para enderezar la pierna.

La reparación del menisco medial generalmente implica cirugía. En el procedimiento denominado menistectomía se extirpa la porción desgarrada del cartílago y se suavizan las áreas restantes. Después de la cirugía se recomienda fisioterapia para recuperar la fuerza y la flexibilidad.

Existen diversas complicaciones asociadas con este procedimiento, que deben analizarse con el médico antes de la cirugía.