Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Esclerosis lateral amiotrófica
Esclerosis lateral amiotrófica
Esclerosis lateral amiotrófica

Todo movimiento voluntario del cuerpo está controlado por el cerebro. Las células nerviosas del cerebro, llamadas neuronas motoras superiores, inician el movimiento a través de la liberación de señales químicas llamadas neurotransmisores. La señal pasa de las neuronas motoras superiores a las neuronas motoras inferiores de la columna vertebral.

Las fibras nerviosas que se extienden desde la columna vertebral, llamadas axones, se extienden hacia los músculos. El punto donde se conectan los axones y las fibras musculares se denomina unión neuromuscular. Cuando la señal llega a la unión neuromuscular, hace que el músculo se contraiga, lo que da como resultado un movimiento muscular voluntario.

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), a menudo denominada enfermedad de Lou Gehrig, es una enfermedad degenerativa tanto de las neuronas motoras superiores como de las inferiores. A medida que aumenta el número de neuronas motoras afectadas, no pueden enviar señales de movimiento a los músculos. Aparece una pérdida de movimiento muscular voluntario y coordinación.

Con el tiempo, aparece debilidad muscular y espasticidad. Los pacientes no pueden realizar actividades rutinarias, como caminar y levantarse de una silla.

Finalmente, se desarrolla una parálisis que afecta la capacidad de tragar, hablar y respirar. Desafortunadamente, no existe una cura para la ELA. La muerte por esclerosis lateral amiotrófica generalmente ocurre dentro de los 3 a 5 años posteriores al diagnóstico.