Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Fertilización in vitro
Fertilización in vitro
Fertilización in vitro

Los testículos de un hombre adulto producen alrededor de 500 millones de espermatozoides al día. Por el contrario, los ovarios de una mujer se estimulan para que se desarrollen tan solo unos pocos óvulos cada mes. Por lo general, solo uno de estos óvulos alcanza la madurez y puede ser fecundado.

La fecundación solo puede tener lugar durante la ovulación: el momento del ciclo mensual de una mujer en que el óvulo maduro se libera del ovario y viaja a través de la trompa de Falopio. Para que tenga lugar la concepción, un espermatozoide debe fecundar el óvulo maduro mientras éste se encuentra en la trompa de Falopio. El óvulo fecundado debe implantarse después en el útero, creando así un embrión.

La infertilidad se define como la incapacidad de producir un embrión de forma natural a pesar de tratar de concebir durante 1 año al menos. Esta condición puede tener su origen tanto en factores masculinos como femeninos.

La fertilización in vitro, o FIV, es una técnica altamente sofisticada que se utiliza para ayudar a las parejas infértiles a lograr el embarazo. En un procedimiento convencional de FIV, la mujer recibe en primer lugar un tratamiento con medicamentos para la fertilidad con objeto de estimular la producción de numerosos óvulos maduros. Cuando estos óvulos han madurado, se inserta una aguja a través de la vagina para extraerlos. Los óvulos se colocan a continuación en una placa de laboratorio especialmente preparada.

Después de un proceso llamado lavado de esperma, los espermatozoides se mezclan con los óvulos recuperados. Esto se puede lograr usando otra aguja para inyectar el esperma en el núcleo de un óvulo. O bien se puede colocar el esperma junto con los óvulos en una placa de laboratorio. El hecho de que los óvulos comiencen a dividirse en múltiples células es una señal de que la fecundación ha tenido lugar. Los embriones deben colocarse en el útero, aproximadamente 72 horas después de la fecundación.

En el procedimiento de transferencia de embriones se inserta en la vagina un tubo flexible, llamado catéter, que sigue a través del cuello uterino y llega al interior del útero. Los embriones se colocan en el útero a través del catéter. Se pueden administrar medicamentos adicionales para aumentar la probabilidad de que los embriones se implanten en el útero. Generalmente se transfiere más de un embrión a fin de aumentar las posibilidades de un embarazo exitoso. Esto a veces puede dar lugar a nacimientos múltiples.