Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Administración de insulina
Administración de insulina
Administración de insulina

La diabetes es una enfermedad que aparece a causa de las elevadas concentraciones de glucosa, o azúcar, en el torrente sanguíneo. Muchas personas con diabetes toman insulina para mantener sus concentraciones de azúcar en la sangre a un nivel normal y saludable. Existen varios métodos de administración de insulina: jeringa, pluma, inyector de chorro y bomba.

El tipo de administración de insulina más frecuente es mediante una jeringa. Se extrae una dosis de insulina procedente de un vial con la jeringa y se inyecta directamente en la piel. La jeringa debe desecharse en un contenedor a prueba de pinchazos diseñado específicamente para desechos médicos. Las plumas de insulina contienen cartuchos precargados de dosis variables que se inyectan directamente en la piel.

Un inyector de chorro no emplea una aguja para inyectar insulina. En lugar de ello, se emplea un mecanismo de aire a alta presión para introducir una fina capa de insulina en la piel.

Cada uno de estos métodos de administración de insulina puede usarse para inyectar insulina en varias zonas del cuerpo, como los muslos, las caderas, el abdomen y la parte superior de los brazos. Se suelen emplear varias veces al día. Sin embargo, una bomba de insulina administra insulina continuamente durante todo el día y se puede llevar en un cinturón o en un bolsillo. Las bombas de insulina permiten que las personas afectadas controlen más estrictamente sus concentraciones de glucosa.

Sea cual sea el método de administración de insulina elegido, es importante que la persona con diabetes siga controlando su nivel de glucosa en sangre entre 3 y 4 veces al día.