Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Espasmos infantiles

(Convulsiones de Salaam)

Por

M. Cristina Victorio

, MD, Northeast Ohio Medical University

Última revisión completa mar. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Datos clave
Recursos de temas

En los espasmos infantiles, los niños se incorporan súbitamente y doblan los brazos, doblan el cuello y el tronco hacia delante y estiran las piernas.

  • Los espasmos suelen estar causados por trastornos encefálicos graves.

  • Muchos niños con espasmos infantiles también se desarrollan de manera anómala o tienen una discapacidad intelectual.

  • Se realiza una electroencefalografía (EEG) para diagnosticar el trastorno y el análisis de muestras de sangre, de orina y del líquido que rodea la médula espinal, así como las pruebas de diagnóstico por la imagen del encéfalo, ayudan a los médicos a identificar la causa.

  • La inyección intramuscular de hormona adrenocorticotrófica (corticotropina) o la administración de un corticoesteroide o vigabatrin (un anticonvulsivo) por vía oral suele ayudar a controlar los espasmos.

Los espasmos del lactante son un tipo de convulsión. Las convulsiones son una descarga eléctrica anómala y no regulada que se produce en el interior del encéfalo y que interrumpe temporalmente su funcionamiento normal.

Los espasmos infantiles duran solo unos segundos, pero suelen suceder de forma muy seguida, en una serie ininterrumpida que dura varios minutos. Los niños pueden tener muchas series de espasmos al día. Los espasmos suelen empezar cuando los niños tienen menos de 1 año. Pueden detenerse a la edad de 5 años, pero a menudo a continuación se desarrolla otro tipo de convulsiones.

Causas

Por lo general, los espasmos infantiles se producen en los niños que tienen un trastorno cerebral grave o un problema de desarrollo, que puede que ya haya sido diagnosticado. Estos trastornos incluyen

La esclerosis tuberosa compleja, una enfermedad hereditaria, es una causa relativamente frecuente de los espasmos infantiles. Las personas con este trastorno presentan crecimientos cerebrales largos y estrechos, parecidos a raíces o tubérculos.

Algunas veces no se puede identificar la causa de los espasmos infantiles.

Síntomas

Los espasmos suelen consistir en una sacudida repentina (espasmo) del tronco y de los miembros que se puede confundir fácilmente con un sobresalto. A veces los espasmos consisten en una ligera inclinación de la cabeza. Los espasmos pueden durar varios segundos, y los niños generalmente tienen muchos espasmos en racimos, uno después del otro.

Los espasmos por lo general ocurren poco después de que los niños se despierten, y no suelen aparecer durante el sueño.

En los niños más afectados, el desarrollo intelectual, incluyendo el desarrollo de las habilidades lingüísticas, es lento, y se observa discapacidad intelectual. Al empezar los espasmos infantiles, es posible que los niños afectados (por lo menos de forma temporal) dejen de sonreír o pierdan habilidades de desarrollo ya aprendidas, como la de sentarse o rodar sobre sí mismos.

Diagnóstico

  • Electroencefalograma

  • Resonancia magnética nuclear

  • A veces, análisis de sangre y orina y una punción lumbar

El médico diagnostica los espasmos infantiles basándose en los síntomas y en los resultados de una electroencefalografía (EEG), que se realiza para detectar patrones específicos de actividad eléctrica anómala en el cerebro. La EEG se hace mientras el niño está dormido y mientras está despierto.

Se realiza una resonancia magnética nuclear (RMN) del encéfalo para detectar signos de daño o malformaciones en el encéfalo.

Se realizan otras pruebas para determinar la causa:

  • Se pueden analizar muestras de sangre, de orina y del líquido que rodea la médula espinal (líquido cefalorraquídeo) para descartar trastornos que pueden ser causa de los espasmos, como los trastornos metabólicos. El líquido cefalorraquídeo se obtiene mediante una punción en la médula (punción lumbar).

Si la causa de los espasmos infantiles todavía no está clara, pueden realizarse análisis genéticos.

Tratamiento

  • Hormona adrenocorticotrófica

  • Un corticosteroide

  • Vigabatrin (un anticonvulsivante)

Dado que el control temprano de los espasmos infantiles se asocia a un desarrollo mejor, es esencial identificar y tratar de forma temprana dichos espasmos.

El tratamiento más eficaz para espasmos infantiles es la hormona adrenocorticotrópica (ACTH), administrada mediante inyección intramuscular una vez al día. La terapia con ACTH generalmente se continúa durante 2 a 3 semanas y luego se reduce progresivamente a lo largo de 6 a 9 semanas. Un corticoesteroide (como la prednisona), administrado por vía oral, también puede ser eficaz como alternativa a la ACTH.

El anticonvulsivo vigabatrina administrado por vía oral es el otro fármaco que se ha demostrado claramente que contribuye a detener los espasmos. Es particularmente útil cuando la causa es la esclerosis tuberosa compleja. No se dispone de pruebas suficientes para respaldar la eficacia de cualquier otro medicamento anticonvulsivo o de una dieta cetogénica.

A veces, se realiza la cirugía de la epilepsia para eliminar la causa de los espasmos. Se puede extirpar quirúrgicamente un área del cerebro si los ataques son causados únicamente por este área, y si se puede extirpar sin afectar significativamente a la capacidad funcional del niño.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo tomar la temperatura a un lactante o a un niño
Video
Cómo tomar la temperatura a un lactante o a un niño
Modelos 3D
Ver todo
Cifosis
Modelo 3D
Cifosis

REDES SOCIALES

ARRIBA