Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Preocupaciones relacionadas con el calendario de vacunación

Por

Michael J. Smith

, MD, MSCE, Duke University

Última revisión completa sep. 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

A pesar de los fuertes sistemas de seguridad a los que se someten las vacunas en Estados Unidos, algunos padres siguen preocupados por la seguridad de las vacunas infantiles y el calendario de vacunación. Estas preocupaciones han llevado a algunos padres a no permitir que a sus hijos se les administren algunas o todas las vacunas recomendadas. Las enfermedades que se pueden prevenir con vacunas son mucho más frecuentes entre los niños cuyos padres se han negado a la administración de una o más vacunas. En concreto, los niños no vacunados son

En Estados Unidos todavía mueren niños a causa de enfermedades prevenibles por vacunación. En 2008, cinco niños desarrollaron la infección por Haemophilus influenza tipo B, potencialmente mortal, en Minnesota, el mayor número desde 1992. A tres de los niños infectados, incluyendo un niño que murió, no se les había administrado la vacuna porque sus padres se habían retrasado en la administración o se habían negado a ella.

Vacuna triple vírica y preocupación relacionada con el autismo

La prensa pública ha informado de la preocupación de que la vacuna triple vírica pueda causar autismo. Estas preocupaciones se basan en un informe médico escrito en el 1998 sobre 12 niños con trastornos del desarrollo como el autismo. Sus padres informaron de que ocho de los niños habían recibido la vacuna triple vírica dentro del mes anterior al desarrollo de los síntomas. Dado que esta cadena de acontecimientos también podría haber ocurrido por casualidad, los médicos ya han hecho muchos estudios para buscar una conexión entre la vacuna y el autismo. No se ha encontrado esta conexión en ninguno estudio.

En el más exhaustivo de estos estudios se examinaron 537 303 niños daneses nacidos entre 1991 y 1998. La mayoría (82%) de estos niños habían recibido la vacuna triple vírica. Los médicos encontraron que

  • Los niños que habían sido vacunados no eran más propensos a desarrollar autismo que los que no fueron vacunados.

El autismo o un trastorno relacionado ocurrió en 608 de 440 655 (0,138%) niños que fueron vacunados y en 130 de 96 648 (0,135%) de los que no fueron vacunados. El porcentaje de niños que se volvieron autistas es casi idéntico en el grupo que fue vacunado y en el grupo que no fue vacunado.

Otros estudios similares de todo el mundo han llegado a conclusiones semejantes. Además, se ha encontrado que la investigación realizada en el estudio original, ampliamente publicado, que vincula el autismo y la vacuna MMR tiene importantes fallos científicos y ha sido desacreditada por las comunidades médicas y científicas.

Timerosal y preocupación sobre el autismo

La gente también se ha preocupado por los posibles efectos secundarios del timerosal. El timerosal se utilizaba anteriormente como conservante en viales que contienen más de una dosis de una vacuna (viales multidosis). Los conservantes no son necesarios en viales que contienen una sola dosis (viales de dosis única), y no pueden ser utilizados en vacunas de virus vivos (tales como la rubéola y la varicela). El timerosal, que contiene mercurio, es degradado por el cuerpo en etilmercurio, que se elimina rápidamente del organismo. Como el metilmercurio (un compuesto diferente que no se elimina del cuerpo tan rápido) es tóxico para los seres humanos, existía la preocupación de que las cantidades, muy pequeñas, de timerosal utilizadas en las vacunas pudieran causar problemas neurológicos en los niños, en particular el autismo.

Debido a estas preocupaciones teóricas y aunque no hay estudios que hayan demostrado evidencia de daño, el timerosal fue retirado de las vacunas infantiles sistemáticas en Estados Unidos, Europa y otros países en el año 2001. (El timerosal se utiliza todavía en viales que contienen más de una dosis de la vacuna contra la gripe y en otras diversas vacunas para uso en adultos). La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha recomendado su eliminación de cualquier vacuna porque no hay pruebas de que el uso sistemático cause algún daño. La eliminación del timerosal en las vacunas infantiles no ha tenido ningún efecto sobre el número de niños que han desarrollado autismo. Varios estudios han demostrado que las tasas de autismo han seguido aumentando a pesar de la eliminación del timerosal de las vacunas infantiles sistemáticas. Este incremento, que se produjo a pesar de la eliminación del timerosal, respalda aún más la idea de que el timerosal de las vacunas no causa autismo.

Sin embargo, las personas que aún están preocupadas por el timerosal en la vacuna de la gripe pueden pedir a su médico que utilice viales de dosis única que no contengan timerosal.

Uso de varias vacunas al mismo tiempo

De acuerdo con el calendario recomendado, los niños deben recibir varias dosis de vacunas contra 15 infecciones diferentes a la edad de 6 años. Debido a que algunos padres se han preocupado por el número de inyecciones y visitas al médico, se han desarrollado vacunas combinadas (como la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tosferina y otras vacunas) para que los niños puedan recibir más vacunas con un menor número de inyecciones y visitas.

Sin embargo, algunos padres se preocupan por la posibilidad de que el sistema inmunitario de los niños no pueda manejar tantos antígenos administrados a la vez. Los antígenos son sustancias en las vacunas que se derivan de la bacteria o virus y que provocan que el sistema inmunitario produzca anticuerpos para combatir la enfermedad. A veces los padres preocupados solicitan un calendario de vacunas diferente o retrasar o excluir ciertas vacunas. Sin embargo, el calendario recomendado está diseñado para administrar las diversas vacunas a las edades en las que los niños comienzan a necesitar protección frente a las enfermedades. Por lo tanto, no seguir el calendario pone a los niños en mayor riesgo de infección.

Además, las vacunas, incluso las vacunas de combinación, contienen muy pocos antígenos. Comenzando en el nacimiento, los niños se encuentran ante decenas y posiblemente cientos de antígenos durante un solo día corriente. Su sistema inmunitario se encarga de estos antígenos sin dificultad. Incluso con un leve resfriado un niño queda expuesto a un número de antígenos del virus que puede ir de 4 a 10. El sistema inmunitario de los niños no está estresado o abrumado por las vacunas de combinación.

Efectos del rechazo a la vacuna en la salud pública

El retraso o la exclusión de las vacunas afecta a la salud pública. Cuando hay menos personas vacunadas, el porcentaje de la población que es inmune a la enfermedad disminuye. Entonces, la enfermedad se vuelve más frecuente, sobre todo entre las personas que corren un mayor riesgo de contraer una enfermedad.

Pueden tener un riesgo aumentado debido a que

  • Fueron vacunadas, pero no desarrollaron inmunidad.

  • Fueron vacunadas, pero su inmunidad ha disminuido con el tiempo, como puede ocurrir con la edad.

  • Su sistema inmunitario está afectado por un trastorno o un fármaco (como los fármacos utilizados para prevenir el cáncer o el rechazo de un trasplante) y no se les pueden administrar vacunas de virus vivos, como la triple vírica o la vacuna contra la varicela.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo tomar la temperatura a un lactante o a un niño
Video
Cómo tomar la temperatura a un lactante o a un niño
Modelos 3D
Ver todo
Cifosis
Modelo 3D
Cifosis

REDES SOCIALES

ARRIBA