Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Introducción a los miembros protésicos

Por

Jan J. Stokosa

, CP, Stokosa Prosthetic Clinic

Última revisión completa dic. 2019
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

Una prótesis de un miembro es un miembro artificial que reemplaza una parte ausente del cuerpo, generalmente porque ha sido amputada.

Las principales causas de amputación de los miembros son

  • Enfermedad de los vasos sanguíneos (vascular), particularmente debida a diabetes o a enfermedad arterial periférica

  • Cáncer

  • Lesiones (por ejemplo, de un accidente de tráfico, un accidente laboral o un combate militar)

  • Defecto de nacimiento

En Estados Unidos, alrededor de 1 de cada 200 personas viven con la pérdida de un miembro y se realizan alrededor de 500 amputaciones por día. Es probable que este porcentaje aumente porque, a medida que la población envejece, más personas desarrollarán diabetes y enfermedades vasculares.

A las personas que se han sometido a una amputación a menudo se les recomienda una prótesis (miembro artificial) para reemplazar esa parte del cuerpo. Una prótesis debe permitir al usuario realizar, como mínimo, las actividades cotidianas (como caminar, comer y vestirse) de forma independiente y cómoda. En el mejor de los casos, una prótesis puede permitir al usuario funcionar tan bien o casi tan bien como antes de la amputación.

Las probabilidades de éxito de una prótesis aumentan cuando el equipo clínico involucrado está formado por muchos tipos diferentes de profesionales, dependiendo de las necesidades de la persona. Como mínimo, los miembros del equipo central comprenden el cirujano, el protésico y el fisioterapeuta. Los protésicos son expertos que evalúan las capacidades funcionales generales de la persona amputada y desarrollan un plan de tratamiento protésico, que incluye el diseño, ajuste, fabricación y calzado de la prótesis, además de proporcionar atención de seguimiento de por vida para mantener la prótesis y brindar asesoramiento e instrucciones sobre su cuidado. Para casos más complejos, el equipo también podría incluir un fisiatra, un terapeuta ocupacional, un trabajador social, un psicólogo y miembros de la familia.

A las personas que llevan una prótesis les puede preocupar el hecho de pasar por la seguridad de un aeropuerto. Por regla general, el personal de seguridad no indica a una persona que se quite una prótesis. Si lo hacen, están obligados a hacerlo en un entorno privado porque generalmente requiere quitarse algo de ropa. Puede ser útil que el protésico redacte una carta que indique que la prótesis tiene componentes metálicos y de microprocesador y que retirar la prótesis durante más de 10 a 15 minutos podría dificultar su colocación porque el volumen del líquido del muñón aumentaría.

Objetivos

Los objetivos van desde la simple movilidad hasta la capacidad de realizar actividades de alto impacto, como correr y saltar. Los componentes de la prótesis están personalizados para ayudar a los usuarios a alcanzar sus diferentes objetivos. Los avances en los materiales de amortiguación, el diseño protésico del receptáculo y la tecnología de componentes para pies, tobillos, rodillas, manos, muñecas y codos han mejorado significativamente la comodidad y la funcionalidad de las prótesis. Cuando el protésico ajusta una prótesis, trabaja para asegurarse de que el amputado esté cómodo, se mantenga estable mientras está de pie y caminando y sea capaz de alcanzar objetivos individuales.

Las personas muy motivadas y por lo demás sanas con una prótesis pueden lograr muchas hazañas extraordinarias (por ejemplo, pueden hacer paracaidismo, escalar montañas, completar triatlones, participar plenamente en deportes o regresar a trabajos exigentes o al servicio activo en el ejército). Una prótesis, ya se use únicamente para movilidad básica o bien para actividades más exigentes, puede ofrecer profundos beneficios psicológicos y mejorar la calidad de vida.

El éxito en el uso de una prótesis depende de lo siguiente:

  • Las demás afecciones médicas de la persona afectada

  • Las capacidades físicas y cognitivas de la persona afectada

  • Las características del muñón de la amputación

  • Lo bien que se calza el receptáculo de la prótesis y se conecta al cuerpo

El ajuste de la prótesis es una habilidad especializada. Los ajustes físicos y mentales necesarios para funcionar con la prótesis también pueden ser difíciles para las personas amputadas. Por lo tanto, todo el proceso de selección y ajuste de los componentes y evaluación de la funcionalidad general de la prótesis es un reto y lleva mucho tiempo. No todos los pacientes son candidatos para todo tipo de prótesis.

Niveles de amputación

La amputación puede afectar un miembro entero o solo parte de este. Los médicos sopesan muchos factores a la hora de amputar un miembro. Es muy importante

  • Eliminar tejido muerto o infectado

  • Asegúrese de que haya una buena circulación sanguínea en la extremidad residual (muñón)

Otras consideraciones importantes son

  • Preservar los músculos y sus uniones a los huesos tanto como sea posible

  • Estabilizar los huesos

  • Recubrir el extremo del muñón con músculo

Preparándose para una amputación

Sufrir una amputación es difícil para las personas. Perder una extremidad no es solo un desafío físico, sino que la autoimagen de una persona a menudo cambia después de perder una parte de "ella misma". Los médicos intentan preparar a las personas afectadas y a sus familias explicando por qué es necesaria una amputación y qué sucederá antes y después de la misma y durante el proceso de ajuste de la prótesis. Las personas que entienden el proceso y tienen expectativas realistas acerca de las dificultades a las que se pueden enfrentar y los resultados más probables tienen más posibilidades de perseverar y obtener un mejor pronóstico. Algunas veces los médicos organizan una charla entre el paciente y una persona que ya ha sufrido una amputación y se ha adaptado bien a la misma.

Antes de la cirugía, los médicos intentan que los pacientes se encuentren en la mejor condición médica posible. Tratan de aliviar tanto como sea posible los problemas médicos existentes, como la desnutrición, la diabetes y las enfermedades cardíacas o pulmonares. El hábito de fumar afecta a la curación, por tanto las medidas para dejar de fumar son importantes. Si el tiempo lo permite, las personas débiles o debilitadas pueden hacer terapia y ejercicios para hacerlos más fuertes y más flexibles.

Después de la intervención quirúrgica

Inmediatamente después de la cirugía, el equipo médico comienza a tomar medidas para

  • Mantener el grado de amplitud de movimiento de las articulaciones a fin de evitar que se pongan rígidas

  • Mantener o aumentar la fuerza y la condición física general de las personas afectadas

  • Controlar la hinchazón (edema) en el muñón

Cuando la recuperación lo permite, la persona afectada debe comenzar a desensibilizar el extremo de su muñón mediante masajes, golpes suaves y vibraciones, además de comenzar a soportar peso sobre el muñón.

El ajuste de la prótesis puede comenzar cuando la herida quirúrgica está lo suficientemente cicatrizada y la hinchazón ha disminuido lo bastante, siempre y cuando la persona afectada tenga suficiente fuerza general y amplitud de movimiento articular. El ajuste de la prótesis se suele producir alrededor de 7 a 10 semanas después de la amputación.

El muñón de la amputación continúa cambiando durante 6 a 18 meses después de la amputación a medida que sale más líquido del muñón y los músculos reestructuran su forma. Mientras estos cambios están en curso, los protésicos pueden ajustar uno o más receptáculos temporales hasta que el muñón de la amputación se estabilice. Cuando el muñón de la amputación parece estar cerca de su tamaño y forma finales, los protésicos le colocan a la persona afectada una prótesis definitiva. Una prótesis temporal permite a la persona afectada acostumbrarse a las presiones y fuerzas implicadas en el uso de una prótesis.

La rehabilitación temprana facilita la recuperación y el éxito futuro en el uso de una prótesis. Siempre que sea posible, la rehabilitación de las personas cuya amputación está programada comienza antes de la amputación. Para las personas cuya amputación se realiza de forma repentina (por ejemplo, debido a una lesión sufrida en un accidente de tráfico o en combate), la rehabilitación se inicia desde el primer día después de la cirugía. (Véase también Rehabilitación tras la amputación de un miembro.)

Complicaciones después de la amputación

Las complicaciones pueden consistir en dolor en el miembro residual persistente, retraso en la curación debido a menudo a la mala circulación, erosión de la piel, infección en la piel e hinchazón del miembro residual. Pueden ser consecuencia de un problema relacionado con el miembro residual o con la prótesis y/o el receptáculo.

Más información

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo proteger su salud cuando usted viaja al extranjero
Video
Cómo proteger su salud cuando usted viaja al extranjero
Ecocardiografía transtorácica
Video
Ecocardiografía transtorácica
La ecocardiografía Doppler a color proporciona una imagen bidimensional en movimiento del...

REDES SOCIALES

ARRIBA