Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

honeypot link

Introducción a la hipersensibilidad y los trastornos cutáneos inflamatorios

Por

Julia Benedetti

, MD, Harvard Medical School

Última revisión completa sep. 2020
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

El sistema inmunitario desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la salud de los tejidos de todo el cuerpo. El sistema inmunitario reacciona a los invasores, tales como microorganismos, sustancias extrañas o células cancerosas, y desencadena la inflamación para atacar a los invasores. Por lo general, la reacción del sistema inmunitario protege al cuerpo y contribuye a la curación. Sin embargo, en ocasiones, una reacción del sistema inmunológico se dirige erróneamente a los tejidos sanos, con lo que les provoca una inflamación intensa y los daña. Los trastornos de hipersensibilidad (alérgica) y los trastornos cutáneos inflamatorios están causados por reacciones del sistema inmunológico que afectan la piel. Estos trastornos incluyen:

La piel puede verse involucrada en distintas reacciones del sistema inmunitario, y muchas de éstas causan erupciones. La palabra "erupción" hace referencia a los cambios en el color de la piel (como enrojecimiento), y/o en la textura (tales como protuberancias o hinchazón). Muchas erupciones provocan prurito, tales como las que suelen aparecer después de una reacción alérgica (hipersensibilidad); otras, en cambio, causan dolor, y otras no provocan ningún síntoma. Cuando aparece una reacción de tipo inmunitario, suele deberse a sustancias que se han tocado o comido o por un fármaco que toma la persona afectada pero, por lo general, no se sabe por qué el sistema inmunológico reacciona y produce una erupción.

Determinadas erupciones se producen con mayor frecuencia en los niños, mientras que otras casi siempre se dan en adultos.

El diagnóstico de la mayoría de las erupciones provocadas por una hipersensibilidad se realiza en función del aspecto de la erupción. Con frecuencia no puede determinarse la causa de una erupción mediante análisis de sangre, de modo que no suelen indicarse. Sin embargo, con las erupciones persistentes, sobre todo las que no responden al tratamiento, puede llevarse a cabo una biopsia cutánea en la que se extirpa quirúrgicamente un pequeño fragmento de la piel afectada por la erupción con un bisturí para examinarla al microscopio. Además, si se cree que la causa puede ser una dermatitis de contacto, pueden realizarse pruebas del parche.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Obtenga los

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA