Manual Merck

Please confirm that you are not located inside the Russian Federation

Cargando

Trasplante pulmonar y de corazón y pulmón

Por

Martin Hertl

, MD, PhD, Rush University Medical Center

Última revisión completa dic. 2018
Hacer clic aquí para la versión para profesionales
NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

El trasplante de pulmón consiste en la extracción quirúrgica de un pulmón sano o de parte de un pulmón de una persona viva que luego se transfiere a alguien cuyos pulmones ya no funcionan. El trasplante de corazón y pulmón consiste en la extracción quirúrgica del corazón y los pulmones de una persona fallecida recientemente y su posterior transferencia a alguien cuyo corazón y pulmones ya no funcionan.

El trasplante de pulmón es adecuado cuando este órgano ha dejado de funcionar. La mayoría de los receptores son personas que sufren uno de los trastornos siguientes:

Se puede trasplantar un solo pulmón o ambos. Cuando una afección pulmonar también ha lesionado el corazón, se pueden trasplantar al mismo tiempo uno o ambos pulmones y el corazón. Los procedimientos de pulmón único y doble son casi igual de frecuentes, y son como mínimo 8 veces más frecuentes que el trasplante de corazón y pulmón.

Dado que es difícil conservar un pulmón para un trasplante, este se debe realizar lo más pronto posible después de haberse obtenido la donación.

El porcentaje de personas que sobreviven tras un trasplante de riñón es

  • Al cabo de 1 año: más del 80%

  • Al cabo de 5 años: más del 50%

Un trasplante de corazón y pulmón se lleva a cabo para

  • Ciertas anomalías cardíacas que están presentes desde el nacimiento (por ejemplo, síndrome de Eisenmenger)

  • Un trastorno pulmonar grave que también ha causado daño cardíaco

Donantes

Los trasplantes de pulmón pueden provenir de un donante vivo o de alguien que acabe de fallecer. Los donantes deben tener menos de 65 años, no haber fumado nunca, y no tener ningún trastorno pulmonar. El tamaño de los pulmones del donante y del receptor debe ser compatible.

Los donantes vivos no pueden donar más de un pulmón entero; normalmente solo donan un lóbulo. Cuando el donante ha fallecido, se pueden trasplantar los dos pulmones o el corazón y los pulmones.

Procedimiento

Antes del procedimiento a menudo se administran antibióticos al receptor para prevenir el desarrollo de infecciones.

El pulmón o los pulmones del receptor se extraen a través de una incisión en el tórax y se reemplazan por los del donante. Los vasos sanguíneos que entran y salen de los pulmones (las arterias y las venas pulmonares) y las vías respiratorias principales (los bronquios) se conectan al pulmón o los pulmones trasplantados. En un trasplante de corazón y pulmón, el corazón dañado del receptor también se extrae y se reemplaza por el corazón del donante.

La operación dura entre 4 y 8 horas si se trasplanta un solo pulmón, y entre 6 y 12 horas si se trasplantan ambos. El corazón y los pulmones pueden trasplantarse al mismo tiempo. La permanencia en el hospital después de estas intervenciones oscila entre 7 y 14 días.

Medicamentos para inhibir el sistema inmunitario (inmunosupresores), incluyendo corticosteroides, que empiezan a tomarse el mismo día del trasplante. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir el riesgo de que el receptor rechace el pulmón trasplantado.

Complicaciones

El trasplante puede causar distintas complicaciones.

Infecciones

El riesgo de infección después de un trasplante de pulmón es alto, como consecuencia de lo siguiente:

  • Los pulmones están expuestos constantemente al aire, que contiene bacterias y otros microorganismos que pueden causar infecciones.

  • Los inmunosupresores, que son necesarios para ayudar a prevenir el rechazo del pulmón trasplantado, reducen la capacidad del cuerpo de defenderse contra las infecciones.

Mala cicatrización

En ocasiones, la zona en la que se conecta la vía respiratoria cicatriza mal. La formación de tejido cicatricial produce un angostamiento de la vía respiratoria, lo que reduce el flujo de aire y dificulta la respiración. El tratamiento de esta complicación consiste en ensanchar (dilatar) las vías respiratorias, por ejemplo, colocando un stent (tubo de malla de alambre) en las vías respiratorias para mantenerlas abiertas.

Rechazo

El rechazo de un trasplante de pulmón puede ser difícil de detectar, evaluar y tratar. El médico utiliza un tubo de visión flexible (broncoscopio) para examinar periódicamente las vías respiratorias y extraer una muestra de tejido pulmonar. Este procedimiento facilita al médico la identificación del rechazo y la detección de infecciones.

La mayoría de los receptores de trasplantes pulmonares presentan algún síntoma de rechazo durante el primer mes posterior al trasplante, algunos de los cuales son fiebre, disnea, tos y fatiga. Esta última se debe a que el pulmón trasplantado no puede proporcionar suficiente oxígeno para suministrar al organismo.

Cerca de la mitad de las personas desarrollan gradualmente síntomas de rechazo crónico más de un año después del trasplante. En tales casos, el médico suele detectar el tejido cicatricial que se ha formado en las pequeñas vías aéreas y las ha bloqueado gradualmente.

NOTA: Esta es la versión para el público general. MÉDICOS: Hacer clic aquí para la versión para profesionales
Hacer clic aquí para la versión para profesionales

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al sistema inmunitario
Video
Introducción al sistema inmunitario
Terapia alogénica de células madre
Video
Terapia alogénica de células madre
Las células madre son unas células de características especiales ubicadas en la médula ósea...

REDES SOCIALES

ARRIBA