Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Agentes de guerra química asfixiantes pulmonares sistémicos

Por

James M. Madsen

, MD, MPH, U.S. Army Medical Research Institute of Chemical Defense (USAMRICD)

Última modificación del contenido may. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Recursos de temas

Los asfixiantes sistémicos son un tipo de agente de guerra química e incluyen

  • Los compuestos de cianuro

  • Sulfuro de hidrógeno

Los asfixiantes sistémicas también se han llamado los agentes de la sangre, ya que se distribuyen sistémicamente a través de la sangre. Sin embargo, su sitio de acción no es la sangre, sino más bien a nivel celular en todo el cuerpo.

Las sales de cianuro se han usado para asesinar a través de la ingestión, pero las muertes masivas también podrían ser el resultado de la inhalación de cianuro de hidrógeno o cloruro de cianógeno, que son líquidos altamente volátiles o gases a temperatura ambiente. Los cianuros son también productos de la combustión de numerosos hogares y contenidos industriales, y los pacientes con la inhalación de humo también pueden tener envenenamiento por cianuro. El cianuro tiene una característica de olor amargo-almendras, pero la capacidad para detectar este olor es conferida por un solo gen que está ausente en la mitad de la población.

El sulfuro de hidrógeno es siempre un gas a temperatura ambiente. La exposición es, pues, por lo general por inhalación. El sulfuro de hidrógeno puede ser producido mediante la mezcla de productos químicos domésticos que contienen azufre con ácidos; esta combinación se ha utilizado para el suicidio (denominado suicidio detergente), y el gas residual puede afectar a los equipos de rescate, causando múltiples víctimas. El sulfuro de hidrógeno también se produce cuando el estiércol se descompone. Las grandes fosas de estiércol agrícola a menudo contienen cantidades letales de gas, lo que puede provocar múltiples víctimas como a los posibles rescatadores sin equipo de protección adecuado. El sulfuro de hidrógeno tiene un olor característico a huevo podrido, pero altas concentraciones daña las fibras olfatorias de manera tal que este olor no se percibirá en los entornos más letales.

Perlas y errores

  • El sulfuro en altas concentraciones daña las fibras olfatorias de manera tal que el característico olor a huevo podrido no se percibirá en los entornos más letales.

Fisiopatología

Cianuros y sulfuros de hidrógeno ambos entran en la mitocondria, donde inactivan a la citocromo oxidasa, una enzima necesaria para la fosforilación oxidativa (respiración celular). La supresión de la fosforilación oxidativa conduce a la anoxia celular, con el agotamiento de ATP, la incapacidad para extraer oxígeno de la sangre entregada a los tejidos, y la acidosis láctica resultan de los intentos del cuerpo para generar energía no oxidativa. Todos los órganos y tejidos están afectados, pero las neuronas son más sensibles que los músculos; la apnea central es el mecanismo habitual de muerte. Los cianuros y especialmente el sulfuro de hidrógeno también tienen mecanismos de acción adicionales aún no completamente caracterizados.

Signos y síntomas

El cianuro provoca inicialmente jadeo, taquicardia e hipertensión. La pérdida de la conciencia y las convulsiones pueden ocurrir en tan sólo 30 segundos. Pueden ocurrir signos similares al tétanos, incluyendo el trismo (trismo), risa sardónica (muecas), y opistótonos (arqueando el cuello),. La piel puede estar enrojecida, pero alrededor de la mitad de las víctimas son cianótica. La apnea suele preceder a la bradicardia e hipotensión, y la postura de decorticación puede observarse antes de la muerte.

El sulfuro de hidrógeno en dosis altas también causa la pérdida brusca de conciencia con convulsiones. Los daños directos al miocardio puede ser prominente. La exposición continua a concentraciones subletales inicialmente pueden inducir irritación en los ojos con conjuntivitis y abrasiones y ulceraciones de la córnea del ojo (gas), irritación nasal y faríngea membranas mucosas, dolor de cabeza, debilidad, ataxia, náuseas, vómitos, opresión en el pecho, e hiperventilación. Algunas de estas manifestaciones parecen ser una reacción al olor ofensivo del compuesto. Una decoloración verde o el oscurecimiento de monedas que porta el paciente deben conducir a una sospecha agudizada de envenenamiento por sulfuro de hidrógeno.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

Los pacientes gravemente afectados deben ser tratados antes de que la prueba esté disponible, por lo que el diagnóstico es fundamentalmente clínico. Los hallazgos de laboratorio incluyen una diferencia de oxígeno arteriovenosa (debido a un contenido de oxígeno venoso más alto de lo habitual) y una acidemia con brecha aniónica alta con lactato aumentado.

Triaje

Todos los pacientes inconscientes con un pulso son potencialmente salvable y se le debe realizar un triaje para tratamiento médico inmediato. Dado que los pacientes con exposición por inhalación generalmente no empeoran después de la eliminación del ambiente contaminado, los pacientes conscientes que informan síntomas decrecientes pueden ser evaluados con un triaje como demorados (es decir, capaz de tolerar un breve retraso mientras se tratan las víctimas inmediatas).

Tratamiento

  • Soporte de las vías aéreas y oxígeno al 100%

  • Para el cianuro, antídotos específicos

La atención debe administrarse a las vía aérea, para respiración, y circulación. El agua con o sin jabón es suficiente para la descontaminación de la piel; los pacientes expuestos solamente a vapor o gas normalmente no requieren descontaminación.

Las víctimas de cianuro requieren terapia con antídoto rápido con nitrito de amilo inhalado 0,2 mL (1 ampolla) durante 30 s de cada min; nitrito de sodio al 3% 10 mL a 2,5 a 5 mL/min IV (en los niños, 10 mg/kg), luego tiosulfato de sodio al 25% 25 a 50 mL a 2,5 a 5 mL/min IV. Donde esté disponible, se puede dar hidroxocobalamina 5 a 10 g IV en su lugar. Los antídotos pueden ser eficaces aun en pacientes apneicos. En ausencia de antídotos, la ventilación y la administración de oxígeno al 100% puede salvar vidas. Sin embargo, la respiración boca a boca sin protección puede exponer al rescatador al cianuro en la respiración del paciente. Las víctimas de cianuro resultantes de la inhalación de humo también pueden tener intoxicación por monóxido de carbono; preocupaciones anteriores sobre la administración de nitritos en esta situación son probablemente exagerados. No se demostró que el oxígeno hiperbárico mejore los resultados de los pacientes envenenados con cianuro.

Las víctimas de sulfuro de hidrógeno se tratan con la atención de apoyo, incluyendo la administración de oxígeno al 100%. Los nitritos, el tiosulfato de sodio, la hidroxocobalamina y el oxígeno hiperbárico (como se usan en el cianuro) no son beneficiosos. Sin embargo, el empleo de bicarbonato intravenoso más glucosa redujo la letalidad y la duración del coma en un modelo de rata y puede probarse en seres humanos (1).

Referencia del tratamiento

  • Guidotti TL: Hydrogen sulfide: Advances in understanding human toxicity. Int J Toxicol, 29(6):569-581, 2010.

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan la política oficial del Departamento del Ejército, Departamento de Defensa, o el Gobierno de los EE.UU..

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

También de interés

Videos

Ver todo
Cómo aplicar un inmovilizador de rodilla
Video
Cómo aplicar un inmovilizador de rodilla
Modelos 3D
Ver todo
Tejidos fibroconectivos de la rodilla derecha
Modelo 3D
Tejidos fibroconectivos de la rodilla derecha

REDES SOCIALES

ARRIBA