Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Trastorno de conducta

Por

Josephine Elia

, MD, Sidney Kimmel Medical College of Thomas Jefferson University

Última modificación del contenido may. 2019
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

El trastorno de conducta es un patrón de conducta recurrente o persistente que viola los derechos de otros o viola normas o reglas sociales apropiadas para la edad. El diagnóstico se basa en la anamnesis. El tratamiento de los trastornos concomitantes y la psicoterapia pueden ser útiles; sin embargo, muchos niños requieren supervisión considerable.

La prevalencia de cierto nivel de trastorno de conducta es de alrededor del 10%. Por lo general, comienza durante etapas tardías de la infancia o tempranas de la adolescencia, y el trastorno es mucho más frecuente en varones que en niñas.

Es probable que la etiología sea un interjuego complejo de factores genéticos y ambientales. Los padres de adolescentes con trastorno de conducta suelen tener antecedentes de abuso de sustancias y comportamientos antisociales, y con frecuencia se les ha diagnosticado trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastornos del estado de ánimo, esquizofrenia, trastorno de la personalidad antisocial. Sin embargo, el trastorno de conducta puede afectar a niños de familias sanas, de alto nivel funcional.

Signos y síntomas

Los niños o los adolescentes con trastorno de conducta carecen de sensibilidad hacia los sentimientos y el bienestar de los demás y, en ocasiones, perciben erróneamente la conducta de otros como una amenaza. Pueden actuar de manera agresiva acosando o amenazando, blandiendo o usando un arma, cometiendo actos de crueldad física o forzando a alguien a mantener relaciones sexuales, y no tienen sentimientos de remordimiento o son muy leves. En ocasiones, su agresión y crueldad se dirige a los animales. Estos niños y adolescentes pueden destruir propiedad, mentir y robar. Tienen escasa tolerancia a la frustración, suelen ser temerarios y violan reglas y prohibiciones parentales (p. ej., huyendo del hogar, faltando con frecuencia a la escuela).

Los comportamientos aberrantes difieren entre los sexos: los varones tienden a pelear, robar y adoptar conductas vandálicas; es probable que las niñas mientan, huyan del hogar y se prostituyan. Probablemente, ambos sexos usan y abusan de drogas ilícitas y tengan dificultades escolares. La ideación suicida es frecuente, y los intentos de suicidio deben tomarse en serio.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

El trastorno de conducta se diagnostica en niños y adolescentes que han demostrado 3 de los siguientes comportamientos en los 12 meses previos más por lo menos 1 en los 6 meses previos:

  • Agresión hacia personas y animales

  • Destrucción de la propiedad

  • Falsedad, mentiras o robos

  • Violaciones graves de las reglas parentales

Los síntomas o comportamientos deben ser lo suficientemente significativos para alterar el funcionamiento en las relaciones, la escuela o en el trabajo.

Pronóstico

Por lo general, los comportamientos disruptivos desaparecen durante etapas tempranas de la adultez, pero persisten en alrededor de un tercio de los casos. Muchos de estos casos cumplen los criterios de trastorno de la personalidad antisocial. El comienzo temprano se asocia con peor pronóstico.

Algunos niños y adolescentes presentan después trastornos del estado de ánimo o de ansiedad, trastornos con síntomas somáticos o relacionados, trastornos relacionados con sustancias o trastornos psicóticos de inicio adulto temprano. Los niños y adolescentes con trastorno de conducta tienden a tener tasas más altas de trastornos físicos o de otros trastornos mentales.

Tratamiento

  • Fármacos para tratar trastornos concomitantes

  • Psicoterapia

  • En ocasiones, institucionalización en un centro residencial

El tratamiento de los trastornos concomitantes con fármacos y psicoterapia puede mejorar la autoestina y el autocontrol, y finalmente mejorar el control del trastorno de conducta. Los fármacos pueden ser estimulantes, estabilizadores del estado de ánimo y antipsicóticos atípicos, en especial, uso a corto plazo de risperidona.

La moralización y advertir sobre las consecuencias resultan ineficaces y deben evitarse. La psicoterapia individual, incluida terapia cognitiva y modificación de la conducta, puede ser útil. A menudo, los niños y adolescentes con alteraciones graves deben ser institucionalizados en centros residenciales, donde pueda manejarse apropiadamente su conducta, lo que los separa del entorno que puede contribuir a su conducta aberrante.

Conceptos clave

  • Los niños con desorden de conducta actúan repetidamente de forma agresiva, violando los derechos de los demás y/o las normas o reglas sociales; tienen pocos o ningún sentimiento de remordimiento.

  • Los comportamientos disruptivos continúan hasta la edad adulta en aproximadamente un tercio de los pacientes; muchos de estos casos cumplen los criterios para el trastorno de personalidad antisocial.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Circulación cardíaca prenatal
Video
Circulación cardíaca prenatal
El corazón y el sistema circulatorio de un feto comienzan a formarse poco después de la concepción...
Modelos 3D
Ver todo
Fibrosis quística: defecto del transporte de cloruro
Modelo 3D
Fibrosis quística: defecto del transporte de cloruro

REDES SOCIALES

ARRIBA