Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Distrofia muscular de Duchenne y distrofia muscular de Becker

Distrofia muscular de Duchenne; distrofia muscular de Becker

Por

Michael Rubin

, MDCM, New York Presbyterian Hospital-Cornell Medical Center

Última modificación del contenido jul. 2020
Información: para pacientes

La distrofia muscular de Duchenne y la distrofia muscular de Becker son trastornos recesivos ligados al cromosoma X caracterizados por debilidad muscular proximal causada por degeneración de las fibras musculares. La distrofia de Becker tiene comienzo más tardío y causa síntomas más leves. El cuadro clínico sugiere el diagnóstico, que se confirma con pruebas genéticas o mediante el análisis del producto proteico (distrofina) del gen mutado. El tratamiento se centra en mantener la función mediante terapia física, y uso de ortesis y aparatos ortopédicos. A los pacientes con distrofia de Duchenne se les debe ofrecer prednisona o deflazacort y a veces tratamientos de omisión de exón con oligonucleótidos antisentido.

Las distrofias musculares son trastornos musculares progresivos, hereditarios, que se deben a defectos de uno o más genes necesarios para la estructura y función musculares normales; se observan cambios distróficos (p. ej., necrosis y regeneración de las fibras musculares) en las muestras de biopsia.

La distrofia de Duchenne y la distrofia de Becker son la segunda forma más frecuente de distrofia muscular (después de la distrofia muscular fascioescapulohumeral). Ambas son causadas por mutaciones del gen de la dystrophin, el gen humano más grande conocido, en el locus Xp21.2. Alrededor del 70% de los casos de distrofia de Duchenne son causados por una deleción o una duplicación de uno o varios multiexones. En la distrofia de Becker, el 85% de los pacientes tiene una deleción, y el 10% tiene una duplicación.

En la distrofia de Duchenne, estas mutaciones determina la ausencia grave de distrofina (< 5%), una proteína de la membrana de las células musculares. En la distrofia de Becker, la mutación induce la formación de distrofina anormal o insuficiente.

La distrofia de Duchenne y la distrofia de Becker afectan en conjunto a 5/1000 personas; la mayoría tiene Duchenne. Las mujeres portadoras pueden tener aumento asintomático de los niveles de CK (creatina cinasa) y, quizá, hipertrofia de las pantorrillas.

Signos y síntomas

Distrofia de Duchenne

Este trastorno suele manifestarse entre los 2 y 3 años de edad. La debilidad afecta los músculos proximales, en general de los miembros inferiores en las etapas iniciales. Los niños suelen caminar en puntas de pie, y tienen marcha de pato y lordosis. Tienen dificultad para correr, saltar, subir escaleras y levantarse del suelo. Los niños se caen con frecuencia, lo que causa a menudo fracturas de brazos o piernas (en aproximadamente 20% de los pacientes). La progresión de la debilidad es sostenida, y en casi todos los niños aparecen contracturas en flexión de los miembros y escoliosis. Se observa seudohipertrofia firme (reemplazo adiposo y fibrosis de ciertos grupos musculares agrandados, en particular las pantorrilas). La mayoría de los niños necesitan una silla de ruedas a los 12 años de edad y mueren por complicaciones respiratorias a los 20 años.

Las consecuencias de la afectación del músculo cardiaco incluyen miocardiopatía dilatada, trastornos de la conducción y arritmias. Estas complicaciones se presentan en aproximadamente un tercio de los pacientes a los 14 años de edad y en todos los pacientes mayores de 18 años; sin embargo, debido a que estos pacientes no son capaces de realizar ejercicios, la afectación cardíaca suele ser asintomática hasta etapas tardías de la enfermedad. Alrededor de un tercio tiene deterioro intelectual leve, no progresivo, que afecta la capacidad verbal más que el rendimiento.

Distrofia de Becker

En comparación con la distrofia de Duchenne, la distrofia de Becker suele producir síntomas mucho más tarde y es más leve. La deambulación suele estar preservada hasta por lo menos los 15 años de edad, y muchos niños siguen caminando hasta la adultez. La mayoría de los niños afectados sobreviven hasta la cuarta o la quinta década de la vida.

Diagnóstico

  • Análisis de mutaciones del DNA

  • A veces biopsia muscular con análisis de distrofina por inmunotinción

Los hallazgos clínicos característicos, la edad de comienzo y los antecedentes familiares sugestivos de herencia recesiva ligada al cromosoma X hacen sospechar el diagnóstico. Se observan alteraciones miopáticas en la electromiografía (potenciales de la unidad motora de baja amplitud, breve duración y reclutamiento rápido) y, cuando se realiza, la biopsia muscular muestra necrosis y marcada variación del tamaño de las fibras musculares no segregada por unidad motora. Los niveles de creatina cinasa se elevan hasta 100 veces el valor normal.

El análisis de mutaciones del DNA en los leucocitos de sangre periférica usando amplificación de la sonda dependiente de la ligadura múltiple (MLPA) es la prueba de confirmación primaria; puede identificar anomalías en el gen de la distrofina. Si la MLPA no detecta una anormalidad pero aún se sospecha distrofia de Duchenne o de Becker, puede indicarse una secuenciación completa del gen de la distrofina para detectar pequeños cambios genéticos, como mutaciones puntuales.

Si la prueba genética no confirma el diagnóstico, entonces se debe llevar a cabo un análisis de distrofina mediante inmunotinción de muestras de biopsia musculares. La distrofina es indetectable en pacientes con distrofia de Duchenne. En pacientes con distrofia de Becker, la distrofina suele ser anormal (peso molecular más bajo) o su concentración es baja.

En pacientes con distrofia Duchenne se debe hacer una evaluación inicial de la función cardiaca con ECG y la ecocardiografía en el momento del diagnóstico o a la edad de 6 años.

La detección de portadores y el diagnóstico prenatal son posibles mediante estudios convencionales (p. ej., análisis del árbol genealógico, determinaciones de CK, determinación del sexo del feto) combinados con análisis de DNA recombinante e inmunotinción de distrofina en tejido muscular.

Tratamiento

  • Medidas sintomáticas

  • En ocasiones, prednisona o deflazacort

  • A veces, oligonucleótidos antisentido (terapias que evitan exones)

  • A veces, en casos de miocardiopatía, un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) o un beta-bloqueante

  • En ocasiones, cirugía correctiva

No existe tratamiento específico. Se debe estimular el ejercicio activo suave (es decir, submáximo) durante el mayor tiempo posible para evitar la atrofia por desuso o las complicaciones de la inactividad. Los ejercicios pasivos pueden prolongar el período de deambulación. Las intervenciones ortopédicas deben estar dirigidas a mantener la función y prevenir contracturas. El uso de ortesis de tobillo-pie durante el sueño pueden ayudar a prevenir contracturas de flexión. Las ortesis de las piernas pueden preservar de manera transitoria la deambulación o la bipedestación. En ocasiones, se requiere cirugía correctiva, en particular por escoliosis. Debe evitarse la obesidad; es probable que los requerimientos calóricos sean inferiores a los normales, debido a la poca actividad física.

La insuficiencia respiratoria puede tratarse con apoyo ventilatorio no invasivo (p. ej., mascarilla nasal; ver Estado asmático (mal asmático)). La traqueotomía programada está ganando aceptación y permite que los niños con distrofia de Duchenne vivan hasta alrededor de su tercera década de vida.

En niños con miocardiopatía dilatada, un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) o un beta-bloqueante pueden ayudar a prevenir o disminuir la progresión de la enfermedad.

En la distrofia de Duchenne, se considera el uso diario de prednisona o deflazacort para los pacientes > 5 años de edad en los que no hay progresión o se deterioraron las habilidades motoras. El efecto de estos medicamentos comienza a los 10 días después del inicio del tratamiento; tiene un pico de eficacia a los 3 meses y persiste durante 6 meses. El uso a largo plazo mejora la fuerza, retrasa la edad en la que se pierde la deambulación por 1,4 a 2,5 años, mejora las pruebas de función temporizada (una medida de la rapidez con que un niño completa una tarea funcional, como caminar o levantarse desde el suelo), mejora la función pulmonar, reduce las complicaciones ortopédicas (p. ej., la necesidad de cirugía para la escoliosis), estabiliza la función cardíaca (p. ej., retrasa el establecimiento de la miocardiopatía hasta los 18 años) e incrementa la supervivencia entre 5 y 15 años (1). El uso de prednisona en días alternos no es eficaz. El aumento de peso y la facies cushingoide son efectos adversos comunes después de 6 a 18 meses. El riesgo de compresión vertebral y fracturas de huesos largos también se incrementa. Deflazacort puede estar asociado con un mayor riesgo de cataratas que la prednisona. El uso de prednisona o deflazacort en la distrofia de Becker no ha sido estudiado en forma adecuada.

Se han aprobado terapias de omisión de exón para el tratamiento de la distrofia de Duchenne. Dos de estas terapias son eteplirsen y golodirsen. Estos fármacos se denominan oligonucleótidos antisentido y actúan como parches moleculares contra el gen anormal de la distrofina en el que faltan uno o más exones (los exones faltantes evitan que se ensamble la proteína completa, lo que causa síntomas graves). Los fármacos enmascaran un exón para que se omita e ignore durante la producción de proteínas, lo que permite la producción de una proteína distrofina que, aunque no es normal, es funcional y puede disminuir los síntomas para que sean más parecidos a los de los niños con la distrofia muscular de Becker, que es menos grave.

Eteplirsen omite el exón 51. Datos limitados sugieren que el eteplirsen conduce a un aumento de la distrofina en el músculo y a un mejor rendimiento en pruebas de marcha cronometradas en el 13% de los pacientes con distrofia de Duchenne que tienen una mutación en el gen de la distrofina susceptible de omisión del exón 51. La aprobación del fármaco ha sido criticada porque se basó en un pequeño ensayo con un resultado extrapolado en otro dato (distrofina en la biopsia muscular), y el beneficio clínico sigue sin demostrarse. La dosis recomendada de eteplirsen es de 30 mg/kg en infusión IV durante 35 a 60 minutos una vez por semana.

Golodirsen omite el exón 53. Puede usarse en el 8% de los pacientes con distrofia de Duchenne que tienen una mutación en el gen de la distrofina capaz de provocar una omisión del exón 53. El beneficio clínico sigue sin comprobarse. La dosis recomendada de golodirsen es de 30 mg/kg en infusión IV durante 35 a 60 minutos una vez por semana.

Ataluren (PTC124) es un fármaco administrado por vía oral disponible en la Unión Europea y el Reino Unido para el tratamiento de defectos genéticos causados por mutaciones sin sentido (detención prematura). Es una opción para los pacientes con distrofia de Duchenne de 2 años de edad y mayores, que deambulan y cuya enfermedad es causada por mutaciones sin sentido, que hacen que la producción de la proteína distrofina en la célula se detenga demasiado pronto, lo que resulta en una proteína que no puede funcionar normalmente. El beneficio clínico tampoco está probado y aún no está aprobado en los Estados Unidos (2).

Las terapias en investigación para la distrofia de Duchenne y la distrofia de Becker incluyen terapia génica, creatina, inactivación de miostatina, progenitores del músculo esquelético y el antioxidante idebenona.

Está indicado el asesoramiento genético.

Referencias del tratamiento

  • 1. Gloss D, Moxley RT 3rd, Ashwal S, Oskoui M: Practice guideline update summary: Corticosteroid treatment of Duchenne muscular dystrophy: Report of the Guideline Development Subcommittee of the American Academy of Neurology. Neurology 86:465–472, 2016. doi: 10.1212/WNL.0000000000002337

  • 2. McDonald CM, Campbell C, Torricelli RE, et al: Ataluren in patients with nonsense mutation Duchenne muscular dystrophy (ACT DMD): A multicentre, randomised, double-blind, placebo-controlled, phase 3 trial. Lancet 390:(10101):1489–1498, 2017. doi: 10.1016/S0140-6736(17)31611-2

Conceptos clave

  • La distrofia de Duchenne y la distrofia de Becker son trastornos recesivos ligados al cromosoma X que causan una disminución de distrofina, una proteína de las membranas de la célula muscular.

  • Los pacientes tienen debilidad significativa y progresiva que provoca discapacidad grave, incluyendo dificultad para caminar, caídas frecuentes, miocardiopatía dilatada, y la muerte prematura debido a una insuficiencia respiratoria.

  • El ejercicio activo y pasivo es útil, junto con aparatos ortopédicos y ortesis para tobillo y pie.

  • En la distrofia de Duchenne, el uso diario de prednisona o deflazacort pueden mejorar la fuerza y la masa muscular, mejorar la función pulmonar y ayudar a retrasar el establecimiento de la miocardiopatía, aunque los efectos adversos son comunes.

  • Para los pacientes con ciertas mutaciones, también pueden usarse eteplirsen o golodirsen, a pesar de la evidencia limitada de beneficio clínico.

  • El uso de un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) o un beta-bloqueante puede ayudar a prevenir o retardar la progresión de la miocardiopatía.

  • El soporte ventilatorio (no invasivo y, más tarde, invasivo) puede ayudar a prolongar la vida.

Más información

El siguiente es un recurso en inglés que puede ser útil. Tenga en cuenta que el MANUAL no es responsable por el contenido de estos recursos.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA