Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

honeypot link

Dieta terapéutica

Por

Denise Millstine

, MD, Mayo Clinic

Última modificación del contenido sep. 2018
Información: para pacientes

La dietoterapia, una práctica de base biológica, usa regímenes dietéticos especializados (p. ej., terapia Gerson, dietas macrobióticas, dieta Pritikin) para

  • Tratar o prevenir un trastorno específico (p. ej., cáncer, trastornos cardiovasculares)

  • En general promover el bienestar

  • Desintoxicar el cuerpo (es decir, neutralizar o eliminar las toxinas del cuerpo)

Algunas dietas (p. ej., la dieta mediterránea) son ampliamente aceptadas y recomendadas en la medicina convencional e integradora.

Los efectos de la terapia dietética pueden ocurrir lentamente y son intrínsecamente difíciles de estudiar.

Dieta Ornish

Esta dieta vegetariana con muy bajo contenido de grasas intenta ayudar a revertir obstrucciones arteriales que causan coronariopatías y a prevenir o retardar la progresión del cáncer de próstata y de otro tipo. Como componente de un programa de estilo de vida intensivo para participantes con enfermedad coronaria sintomática, la dieta Ornish es eficaz y ahorra costos (1).

Dieta de Gerson

La dieta de Gerson consiste en consumir el equivalente de 7 a 9 kg (15 a 20 libras) de frutas y verduras (en la comida sólida y los jugos) por día, además de tomar suplementos y el uso de enemas de café. Sus defensores afirman que este protocolo es eficaz para tratar el cáncer, enfermedades del corazón, artritis, trastornos autoinmunitarios y diabetes; sin embargo, no hay ensayos clínicos rigurosos para apoyar cualquiera de estas afirmaciones (2). Además, las afirmaciones sobre la desintoxicación no se basan en la identificación y la medición de una toxina específica.

Un riesgo de esta terapia es que sus afirmaciones sin fundamento a favor de la eficacia (p. ej., contra el cáncer) pueden retrasar el tratamiento con terapias convencionales eficaces y empeorar la evolución. Además, la participación en la dieta y la terapia es bastante costosa.

Dieta macrobiótica

Esta dieta se compone principalmente de verduras, granos enteros, frutas y cereales. Algunos defensores alegan que esta dieta puede prevenir y tratar el cáncer y otras enfermedades crónicas; sin embargo, no hay evidencias a favor de la eficacia de una dieta macrobiótica para el tratamiento del cáncer.

Los riesgos de seguir esta dieta son muy pocos, aparte de la falta de eficacia en la prevención o el tratamiento de la enfermedad (3).

Dieta paleo

Esta dieta consiste en los tipos de alimentos consumidos supuestamente durante el Paleolítico, cuando el alimento era cazado o recolectado (es decir, animales salvajes y plantas silvestres). Por lo tanto, la dieta incluye

  • Aumento de la ingesta de proteinas

  • Disminución de la ingesta de hidratos de carbono (con consumo que consiste principalmente en frutas frescas y verduras sin almidón)

  • Un consumo de grasa entre moderado y mayor (sobre todo con la ingesta de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas)

Los alimentos que se cree que no estaban disponibles durante la era paleolítica (p. ej., productos lácteos, granos, legumbres, aceites procesados, azúcar refinada, sal, café) se evitan. Sus defensores afirman que el metabolismo humano no se ha adaptado para manejar muchos de estos alimentos.

Se cree que la dieta Paleo trata o reduce el riesgo de enfermedad coronaria, síndrome metabólico, diabetes tipo 2 y muchos trastornos degenerativos crónicos (4, 5). La dieta paleo también podría promover la pérdida de peso, mejora el rendimiento atlético, el sueño, y la función mental. Sin embargo, existe evidencia limitada en relación con la eficacia de esta dieta.

Los riesgos incluyen una nutrición inadecuada (debido a la disminución de la ingesta de cereales enteros y productos lácteos).

El conocimiento de lo que se comía en el Paleolítico es limitado; sin embargo, algunas evidencias sugieren que la dieta del Paleolítico no fue tan limitada como la dieta Paleo moderna.

Referencias

  • 1. Zeng W, Stason WB, Fournier S, et al: Benefits and costs of intensive lifestyle modification programs for symptomatic coronary disease in Medicare beneficiaries. Am Heart J 165(5):785-92, 2013. doi: 10.1016/j.ahj.2013.01.018.

  • 2. Cassileth B: Gerson regimen. Oncology (Williston Park) 24(2):201, 2010.

  • 3. Harmon BE, Carter M, Hurley TG, et al: Nutrient composition and anti-inflammatory potential of a prescribed macrobiotic diet. Nutr Cancer. 67(6):933-40, 2015. doi: 10.1080/01635581.2015.1055369.

  • 4. Manheimer EW, van Zuuren EJ, Fedorowicz Z, et al: Paleolithic nutrition for metabolic syndrome: systematic review and meta-analysis. Am J Clin Nutr102(4):922-32, 2015. doi: 10.3945/ajcn.115.113613. 

  • 5. Whalen KA, Judd S, McCullough ML, et al: Paleolithic and Mediterranean Diet Pattern Scores Are Inversely Associated with All-Cause and Cause-Specific Mortality in Adults. J Nutr 147(4):612-620, 2017. doi: 10.3945/jn.116.241919. 

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
¡Descargue la aplicación  de los Manuales MSD! ANDROID iOS
ARRIBA