Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Hepatopatía congestiva

(Congestión hepática pasiva)

Por

Nicholas T. Orfanidis

, MD, Thomas Jefferson University Hospital

Última modificación del contenido abr. 2018
Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.

La hepatopatía congestiva es una congestión venosa intrahepática generalizada secundaria a insuficiencia cardíaca derecha (en general provocada por miocardiopatía, insuficiencia tricuspídea, cor pulmonale o pericarditis constrictiva).

La insuficiencia cardíaca derecha moderada o grave aumenta la presión venosa central, que se transmite al hígado a través de las venas cava inferior y hepática. La congestión crónica produce atrofia de los hepatocitos, distensión de los sinusoides y fibrosis centrozonal que, si es grave, progresa a cirrosis (cirrosis cardíaca). Es probable que la muerte de los hepatocitos sea secundaria a la trombosis de los sinusoides, que se propaga hacia las venas centrales y las ramas de la vena porta y causa isquemia.

La mayoría de los pacientes son asintomáticos. No obstante, la congestión moderada causa molestias en el cuadrante superior derecho del abdomen (secundarias a la distensión de la cápsula hepática) y hepatomegalia dolorosa. La congestión significativa provoca hepatomegalia masiva e ictericia. Puede desarrollarse ascitis en presencia de hipertensión venosa central que, con escasa frecuencia, provoca esplenomegalia. Cuando se evidencia hipertensión venosa central transmitida, se desencadena un reflejo hepatoyugular, a diferencia de lo que sucede en la congestión hepática causada por el síndrome de Budd-Chiari.

Diagnóstico

  • Evaluación clínica

La hepatopatía congestiva se sospecha en pacientes con insuficiencia cardíaca derecha, ictericia y hepatomegalia dolorosa. Los resultados de las pruebas de laboratorio son levemente anormales, con hiperbilirrubinemia no conjugada (bilirrubina total < 3 mg/dL), aumento de la concentración de aminotransferasas (en general < 2-3 veces el valor normal) y prolongación del TP y el RIN. El líquido ascítico, si está presente, tiene un alto contenido de albúmina (normalmente > 2,5 g/dL). Por el contrario, sólo el 10% de los pacientes con ascitis cirrótica tienen niveles ascìticos de albúmina tan altos. También hay un alto gradiente de concentración seroascítica de albúmina, que es la concentración de albúmina sérica menos la concentración de albúmina ascítica. Los gradientes ≥ 1,1 g/dL son relativamente específicos para la ascitis secundaria a hipertensión portal (incluida la cirrosis), pero en la hepatopatía congestiva, los valores tienden a ser aún más altos.

Como las alteraciones de las pruebas de laboratorio son inespecíficas, la detección de la hepatopatía congestiva se realiza, en definitiva, en forma clínica. El hallazgo del trastorno hepático posee mayor relevancia para indicar la gravedad de la insuficiencia cardíaca que para el diagnóstico propiamente dicho.

Tratamiento

  • Se centra en la insuficiencia cardíaca subyacente

El tratamiento se centra en la insuficiencia cardíaca subyacente.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Generalidades sobre la colecistitis crónica
Video
Generalidades sobre la colecistitis crónica
Modelos 3D
Ver todo
Lobulillos hepáticos
Modelo 3D
Lobulillos hepáticos

REDES SOCIALES

ARRIBA