Extraviado
Ubicaciones

Busque información sobre temas médicos, síntomas, fármacos, procedimientos, noticias y mucho más, escrita para el profesional de cuidado de la salud.

Anatomía y desarrollo de los dientes

Por Linda P. Nelson, DMD, MScD, Assistant Professor of Pediatric Dentistry;Associate Pediatric Dentist, Harvard School of Dental Medicine;Children's Hospital

Información:
para pacientes

1 iOS Android

Dientes

Los dientes se clasifican en incisivos, caninos, premolares y molares y convencionalmente se numeran comenzando por el tercer molar del maxilar derecho (véase ver figura Identificación de los dientes.).

Identificación de los dientes.

El sistema de numeración mostrado es el usado comúnmente en los Estados Unidos.

Cada diente tiene una corona y una raíz. Los caninos tienen las raíces más grandes y fuertes. La pulpa interior contiene vasos sanguíneos, linfáticos y nervios, rodeados por una dentina dura pero porosa, y una cubierta de esmalte dura sobre la corona. Un cemento similar al hueso se halla sobre la raíz, el cual, cuando se encuentra sano, es cubierto por la encía (véase ver figura Sección de un diente canino.). Los dientes temporarios son 20 , y comienzan a aparecer a los 6 meses de edad. Hacia los 30 meses ya se encuentran todos en su lugar Períodos de erupción dentaria). Éstos son reemplazados por 32 dientes permanentes que comienzan a aparecer a los 6 años. El período entre los 6 y los 11 años se llama etapa de dentición mixta, en la que se encuentran presentes tanto dientes temporarios como permanentes. El momento de la erupción dental es un indicador de la edad esquelética y permite identificar retraso de crecimiento o establecer la edad del sujeto para propósitos forenses.

Sección de un diente canino.

Tejidos de sostén

La encía rodea a los dientes en la base de su corona. Los bordes alveolares son hueso trabecular que contiene los orificios (alvéolos) para los dientes. El periodonto está formado por los tejidos que sostienen los dientes: las encías, las fijaciones epiteliales, las fijaciones de tejido conectivo, los ligamentos periodontales y el hueso alveolar. La mandíbula y el maxilar superior sostienen las crestas alveolares y albergan los dientes. La saliva de las glándulas salivares baña y protege a los dientes. La lengua dirige la comida entre las superficies de corte y masticación y ayuda a limpiar las piezas dentales. El maxilar superior recibe inervación del nervio maxilar, la segunda división del nervio trigémico (el 5º nervio craneal). El nervio mandibular, que es la tercera y más inferior división del trigémino, inerva la mandíbula.

En los ancianos o en algunas enfermedades periodontales, la recesión gingival expone las raíces dentarias cerca de la corona, lo que predispone a las caries de cuello. Si el diente se destruye y debe extraerse, cesa la estimulación mecánica necesaria para mantener la integridad ósea . Así comienza la atrofia de las crestas alveolares (atrofia senil) cuando falta un diente.

Boca

Normalmente, sobre la cara facial de los labios, el dorso de la lengua, el paladar duro y las encías alrededor de los dientes hay epitelio queratinizado. Cuando están sanas, las encías se extienden 5 a 7 mm sobre los dientes. Sobre el hueso alveolar más allá de los dientes, en el interior de los labios y en las mejillas, a los lados y en la parte inferior de la lengua, sobre el paladar blando y cubriendo el suelo de la boca, hay epitelio no queratinizado. La piel y la mucosa de los labios están delimitadas por el borde bermellón.

La mucosa bucal, incluido el vestíbulo y la mucosa alveolar no queratinizada, es suave, está húmeda y tiene un color rojo (en comparación con las encías sanas). Entre las entidades inocuas de esta región, está la línea alba (una fina línea blanca, en general bilateral, sobre el plano oclusal, donde se muerde la mejilla), los gránulos de Fordyce (glándulas sebáceas aberrantes que aparecen como puntos amarillos < 1 mm que también están sobre los labios) y el nevo blanco esponjoso (pliegues gruesos blancos bilaterales sobre la mucosa yugal). Es importante reconocer estas estructuras para evitar preocupación y la realización de biopsias innecesarias. Los orificios de los conductos de las glándulas parótidas (de Stensen) se encuentran en el nivel del primer molar superior en la cara interna de cada mejilla y no deben confundirse con una anomalía.

La superficie dorsal de la lengua está cubierta por múltiples elevaciones blanquecinas llamadas papilas filiformes. Diseminadas entre ellas, hay prominencias rosadas llamadas papilas fungiformes, en su mayoría sobre la parte anterior de la lengua. Las papilas circunvaladas, entre 8 y 12, son considerablemente más grandes y se encuentran en un patrón de V. Las papilas circunvaladas no se proyectan directamente desde la lengua, sino que están rodeadas por una depresión. Las papilas foliadas aparecen como una serie de pliegues en forma de hendidura sobre el borde lateral de la lengua, cerca de los pilares anteriores de las fauces. Varían en longitud y pueden confundirse fácilmente con lesiones malignas, al igual que el foramen o agujero ciego, la glositis romboidea mediana y, rara vez, un nódulo tiroideo lingual. Las amígdalas linguales son parte del anillo de Waldeyer, se encuentran en el dorso de la lengua y no deben confundirse con lesiones. Si la aparente anomalía es bilateral, en general es una variante normal.

La inervación depende de los nervios linguales (ramos del quinto nervio craneal) para la inervación sensitiva general y de fibras de la cuerda del tímpano (de los séptimos nervios craneales), que inerva las papilas gustativas en los dos tercios anteriores de la lengua. Detrás de las papilas circunvaladas, los nervios glosofaríngeos (9º nervio craneal) proporcionan las sensaciones del tacto y el gusto. La lengua tiene receptores para los gustos dulce, salado, agrio, amargo y umami (un sabor disparado por el ácido glutámico natural y glutamatos como el agente glutamato monosódico). Aunque antes se pensaba que se encontraban circunscritos a porciones particulares de la lengua, hoy se sabe que estos receptores están distribuidos sobre toda su superficie. Los nervios hipoglosos (12º nervio craneal) controlan el movimiento de la lengua.

Las glándulas salivales principales son las parótidas, las submaxilares o submandibulares y las sublinguales. La mayor parte de la mucosa yugal contiene muchas glándulas salivales menores que segregan moco. Por delante y cerca de la línea media a cada lado del suelo de la boca, desembocan las aberturas de los conductos de Wharton, que drenan las glándulas submaxilar y sublingual homolaterales. Las glándulas parótidas drenan en las mejillas a través de los conductos de Stensen .

Recursos en este artículo