Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Trastorno por estrés agudo

Por

John W. Barnhill

, MD, Weill Cornell Medical College and New York Presbyterian Hospital

Última modificación del contenido abr. 2020
Información: para pacientes

El trastorno por estrés agudo es un período breve de recuerdos molestos que se produce 4 semanas después de haber sido testigo o de haber experimentado un episodio traumático insoportable.

En el caso del trastorno por estrés agudo, las personas han atravesado un evento traumático, experimentado directamente (p. ej., una lesión grave o amenaza de muerte) o indirectamente (p. ej., ser testigo de acontecimientos que les suceden a otros, enterarse de hechos que les ocurrieron a familiares o amigos cercanos). Las personas tienen recuerdos recurrentes del trauma, evitan los estímulos que les recuerdan el trauma y aumentan su estado de alerta. Los síntomas comenzarán en las 4 semanas siguientes al episodio traumático y durarán un mínimo de 3 días pero, a diferencia del trastorno por estrés postraumático, no duran más de 1 mes. Las personas que experimentan este trastorno pueden presentar síntomas disociativos.

Diagnóstico

  • Criterios clínicos

El diagnóstico se basa en los criterios recomendados por el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, quinta edición (DSM-5); estos criterios incluyen síntomas intrusivos, estado de ánimo negativo, y síntomas de disociación, evitación y alerta.

Para cumplir con los criterios diagnósticos, los pacientes deben haber estado expuestos directa o indirectamente a un evento traumático, y deben estar presentes ≥ 9 de los siguientes síntomas durante un período entre 3 días y 1 mes:

  • Recuerdos angustiantes, recurrentes, involuntarios e intrusivos del evento

  • Sueños angustiantes recurrentes sobre el evento

  • Reacciones disociativas (p. ej., flashbacks) en las que los pacientes sienten como si el evento traumático se estuviese repitiendo

  • Intensa angustia psicológica o fisiológica cuando recuerda el episodio (p. ej., por ingresar a un sitio similar, por sonidos similares a los que escuchó durante el evento)

  • Incapacidad persistente de sentir emociones positivas (p. ej., felicidad, satisfacción, sentimientos amorosos)

  • Un sentido de la realidad distorsionado (p. ej., sentirse confundido, el tiempo enlentecido, percepciones distorsionadas)

  • Incapacidad de recordar una parte importante del evento traumático

  • Esfuerzos para evitar recuerdos angustiantes, pensamientos o sentimientos asociados con el evento

  • Esfuerzos para evitar factores externos que rememoran el suceso (personas, lugares, conversaciones, actividades, objetos, situaciones)

  • Trastorno del sueño

  • Irritabilidad o crisis de enojo

  • Hipervigilancia

  • Dificultades para concentrarse

  • Respuesta de sobresalto exagerada

Además, las manifestaciones deben provocar malestar intenso o deteriorar significativamente el funcionamiento social u ocupacional, y no deben ser atribuibles a los efectos fisiológicos de una sustancia o de otro trastorno médico.

Tratamiento

  • Autocuidado
  • Análisis o entrevista de apoyo a cargo de profesionales

  • Tratamiento con medicamentos

Muchas personas se recuperan cuando son retiradas de la situación traumática, se les muestra comprensión y empatía y se les da la oportunidad de describir lo que ha sucedido y su reacción ante ello.

Para prevenir o minimizar este trastorno en las personas que participaron o presenciaron un evento traumático, algunos expertos recomiendan su análisis sistemático para ayudar a guiar el proceso. Otros expertos han expresado preocupación acerca del análisis generalizado, en especial porque varios estudios demuestran que el análisis podría ser bastante estresante para algunos pacientes y podría impedir una recuperación natural.

Los fármacos ayudan a dormir, pero normalmente no está indicado utilizar otros tratamientos.

Autocuidado

El autocuidado es crucial durante y después de una crisis o un traumatismo. El autocuidado puede dividirse en 3 componentes:

  • Seguridad personal

  • Salud física

  • Mindfulness

La seguridad personal es fundamental. Después de un solo episodio traumático, las personas están en mejores condiciones para procesar la experiencia cuando saben que ellos y sus seres queridos están a salvo. Sin embargo, puede ser difícil obtener una seguridad completa durante las crisis en curso, como el abuso doméstico, la guerra o una pandemia infecciosa. Durante estas dificultades, las personas deben buscar la guía de expertos para determinar el modo en que tanto ellos como sus seres queridos pueden estar tan seguros como sea posible.

La salud física puede ponerse en riesgo durante y después de experiencias traumáticas. En la medida de lo posible, la persona en riesgo debe tratar de mantener un horario saludable de alimentación, sueño y ejercicio. Los fármacos que sedan e intoxican (p. ej., alcohol) deben usarse con moderación, si es que lo hacen.

An abordaje atento al autocuidado tiene como objetivo reducir el estrés, el aburrimiento, la ira, la tristeza y el aislamiento que las personas traumatizadas normalmente experimentan. Si las circunstancias lo permiten, las personas en riesgo deben hacer y seguir un horario diario normal, por ejemplo, levantarse, ducharse, vestirse, salir y caminar, prepararse y comer comidas en forma regular.

La participación de la comunidad puede ser crucial, incluso si el mantenimiento de la conexión humana es difícil durante una crisis.

Es útil practicar pasatiempos familiares, así como actividades que suenan divertidas y distractoras: hacer un dibujo, ver una película, cocinar.

El estiramiento y el ejercicio son fabulosos, pero puede ser igualmente útil sentarse quieto y contar las propias respiraciones o escuchar cuidadosamente los sonidos circundantes. Las personas pueden preocuparse por el trauma o la crisis, por lo que es útil elegir pensar en otras cosas: leer una novela o involucrarse en un acertijo. Por lo general, las emociones desagradables pueden sentirse "congeladas" durante y después de un trauma, y puede ser un alivio encontrar actividades que cambian el estado de ánimo: reír, ver una película divertida, hacer algo tonto, dibujar con crayones.

Bajo estrés, las personas pueden tener mal genio, incluso con las personas que les importan. La amabilidad espontánea puede ser una solución beneficiosa para todos: enviar una buena nota, hacer galletas a alguien y ofrecer una sonrisa no solo puede ser una agradable sorpresa para el receptor, sino que tales acciones pueden reducir la desesperanza y la pasividad que tienden a ser parte de la experiencia traumática del emisor del mensaje.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción al trastorno por ansiedad generalizada
Video
Introducción al trastorno por ansiedad generalizada
Introducción a las fobias
Video
Introducción a las fobias

REDES SOCIALES

ARRIBA