Manual Merck

Please confirm that you are a health care professional

Cargando

Cáncer de pene

Por

J. Ryan Mark

, MD, Sidney Kimmel Cancer Center at Thomas Jefferson University

Última modificación del contenido sep. 2019
Información: para pacientes
Recursos de temas

La mayoría de los cánceres de pene son carcinomas epidermoides; generalmente aparecen en hombres no circuncidados, en especial con mala higiene local. El diagnóstico se realiza por biopsia. El tratamiento es su extirpación.

El cáncer de pene es raro, con alrededor de 2000 casos y 400 muertes en los Estados Unidos y tasas más altas en regiones como América del Sur. El papilomavirus humano (HPV), en especial los tipos 16 y 18, tiene un papel en la etiología. Las lesiones premalignas incluyen la eritroplasia de Queyrat, la enfermedad de Bowen y la papulosis bowenoide. La eritroplasia de Queyrat (que afecta al glande o al interior del prepucio) y la enfermedad de Bowen (que afecta el cuerpo del pene) progresan a un carcinoma epidermoide invasor en el 5 a 10% de los pacientes; la papulosis bowenoide no parece hacerlo. Las 3 lesiones tienen manifestaciones clínicas y efectos biológicos diferentes, pero histológicamente son casi iguales; puede llamárselas más apropiadamente neoplasia intraepitelial o carcinoma in situ.

Signos y síntomas

La mayoría de los carcinomas epidermoides se originan en el glande, en el surco coronal o debajo del prepucio. Por lo general, comienzan como una lesión eritematosa pequeña, que puede estar confinada a la piel durante mucho tiempo. Estos carcinomas pueden ser fungosos y exofíticos, o ulcerativos e infiltrantes. Este último tipo produce metástasis con más frecuencia, generalmente en los ganglios linfáticos inguinofemorales superficiales y profundos, y en los ganglios pelvianos. Las metástasis en sitios distantes (p. ej., pulmones, hígado, hueso, cerebro) son raras hasta las etapas avanzadas de la enfermedad.

La mayoría de los pacientes consultan por una úlcera que no se cura, una induración leve de la piel o, a veces, un crecimiento verrugoso o purulento. La úlcera puede ser superficial o profunda, con márgenes elevados. Muchos pacientes no notan el cáncer o no consultan rápidamente. El dolor es infrecuente. Los ganglios linfáticos inguinales pueden agrandarse debido a la inflamación y la infección secundaria.

Diagnóstico

  • Biopsia

Si se sospecha un cáncer, es necesario hacer una biopsia; si es posible, debe tomarse una muestra de los tejidos que están por debajo de la lesión. Las imágenes por TC o RM ayudan a estadificar un cáncer localizado, ya que muestran la invasión de los cuerpos y evalúan los ganglios linfáticos.

Tratamiento

  • Por lo general, escisión

El cáncer de pene no tratado progresa, y típicamente causa la muerte dentro de los 2 años. Si se trata en forma temprana, en general puede curarse.

El tratamiento tópico con 5-fluorouracilo o imiquimod y la ablación con láser son eficaces para las lesiones superficiales pequeñas. La circuncisión se realiza debido a lesiones del prepucio. Se prefiere la escisión amplia para lesiones recurrentes o en pacientes que no pueden realizar un seguimiento fiable. La cirugía de Mohs, cuando esté disponible, puede realizarse en lugar de una escisión amplia.

Las lesiones invasivas y de alto grado requieren una resección más radical. La penectomía parcial es adecuada si el tumor no puede extirparse completamente con los márgenes adecuados, y deja una parte del pene que permite la micción y la función sexual. La penectomía total es necesaria si hay lesiones infiltrativas grandes. Si los tumores son de alto grado o invaden el cuerpo cavernoso, es necesario el vaciamiento ganglionar (linfadenectomía) ilioinguinal bilateral. Si existe sospecha de enfermedad ganglionar bilateral positiva o adenopatía unilateral voluminosa, se recomienda la quimioterapia neoadyuvante antes de la linfadenectomía. El papel de la radioterapia en estos cuadros no se ha establecido. Para los cánceres invasores avanzados, el tratamiento paliativo puede incluir cirugía y radioterapia, pero es poco probable que se logre la curación. La quimioterapia para el cáncer avanzado ha mostrado un éxito limitado. La terapia dirigida y la inmunoterapia utilizada para los cánceres epidermoides de cabeza y cuello pueden resultar útiles en pacientes con cáncer de pene, pero no hay estudios definitivos que respalden su uso en la práctica clínica habitual.

Prevención

Las medidas que pueden ayudar en la prevención incluyen la circuncisión en la vida temprana y la vacunación recomendada contra el virus del papiloma humano (HPV) en adolescentes.

Conceptos clave

  • El cáncer de pene suele ser de tipo epidermoide o de otro tipo de cáncer de piel.

  • Considerar la posibilidad de cáncer de pene cuando se presente una llaga que no sana, induración o crecimiento purulento o verrugoso, especialmente en hombres no circuncidados.

  • Diagnosticar el cáncer de pene mediante biopsia y tratarlo mediante su extirpación.

  • El estado de los ganglios linfáticos es el que determina la supervivencia. El uso apropiado de la linfadenectomía en pacientes con riesgo intermedio y alto es un componente esencial del manejo de esta enfermedad.

Información: para pacientes
NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: Hacer clic aquí para obtener la versión para público general.
Obtenga los

También de interés

Videos

Ver todo
Introducción a la lesión renal aguda intrarrenal
Video
Introducción a la lesión renal aguda intrarrenal
Modelos 3D
Ver todo
Aparato reproductor masculino
Modelo 3D
Aparato reproductor masculino

REDES SOCIALES

ARRIBA